¿Armas? Ni de Juguete.

Max Loría Ramírez
Director del Programa de Prevención de la Violencia Armada y Seguridad
FUNPADEM

Y así paso. Un niño de 12 años jugaba con un arma de juguete en un parque de una comunidad en Cleveland, Estados Unidos. Llegó la policía que no identificó claramente que el arma era de juguete, y lo mató. Gracias al Internet y las redes sociales, todos hemos podido conocer más del caso, y hasta ver el triste video donde muere el niño.

Lo primero que pienso, es que las armas deben estar bien lejos de los niños. Debemos insistir mucho más en las campañas de prevención de la violencia armada. En particular debemos seguir enseñando a los niños y jóvenes los riesgos y las consecuencias de las armas. Hay que decirles que son peligrosas, y que sobre todo deben alejarse de ellas en sus casas, en sus escuelas y en sus comunidades.

Armas de juguete. Pero bueno, en este caso el arma era de juguete. ¿Qué hacemos entonces? ¿Las prohibimos y enviamos a la cárcel a quién las venda? En el pasado promovimos una reforma a Ley de Armas que proponía semejante cosa; hoy creo que fue realmente un error. La verdad es que una sociedad democrática debe intentar prohibir lo menos posible, y yo en particular no creo que debemos prohibir totalmente las armas de verdad (las que sí matan), así que menos las de juguete. Por lo demás, las cárceles están suficientemente hacinadas para pensar en meter a quién vende una pistola de juguete.

Una democracia si puede (y debe) promover los valores y principios que quiere enseñar para que dirijan la convivencia de sus habitantes. En Costa Rica queremos una Cultura de Paz, que a todas luces es contraria a una Cultura de Armas. Este tema es de la mayor importancia para la convivencia pacífica de nuestra sociedad, y todos los niños deberían recibir estos valores y principios propios de nuestra cultura democrática y pacífica.

La educación sigue siendo clave. En nuestra educación no debemos enseñar la forma correcta de manipular un arma. Debemos enseñar que son peligrosas, que hay que alejarse de ellas y que pueden producir consecuencias muy graves. Debemos enseñar a que ojalá nunca las tengan. Las armas de juguete podrán ser de juguete, pero son contrarias a la Cultura de Paz que queremos promover en Costa Rica. Son tan peligrosas que, como vemos visto, pueden hacer que las confundan con una verdad, y te maten cometiendo un grave error.

Los programas de sensibilización en centros educativos que se han impulsado deben continuar con más fuerza. En otros países, con problemas mucho más graves, intercambian armas de fuego verdaderas por computadoras, incentivos económicos, comida y hasta bicicletas. En Costa Rica debemos seguir cambiando armas de juguete por cuadernos o libros para estudiar, balones para jugar futbol y otros implementos para la sana recreación.

Información clara es importante. Otras cosas podemos hacer. Cuando usted compra cigarros por ejemplo, la Ley obliga a ubicar mensajes que muy claramente informen de los daños que el fumado causa a su salud, y la de terceros. Los lugares que venden armas de juguetes deberían estar obligados a ubicar leyendas en cada producto que digan: “La Cultura de Armas es contraria a la Cultura de Paz”, o “las armas son peligrosas para todos”. Los padres de familia tendrán entonces mucha mejor información para tomar las decisiones, que libremente les corresponde, sobre los instrumentos con que jugarán sus hijos.

Armas de juguete deben parecer de juguete. Las armas de juguete no deberían ser muy semejantes a las armas de verdad. Para empezar, el objetivo sería divertirse creando situaciones que todos saben son juego, y no que puedan parecer reales. Son muchos los casos donde la misma policía ha informado que se asalta o se cometen otros delitos con armas de juguete, semejantes a una de verdad. Las armas de juguete que parecen reales, acarrean situaciones tan peligrosas como la muerte del niño de 12 años de Comercializar armas que sean de juguete, pero que se asemejen a una de verdad, sí me parece conveniente de no permitir.

Por favor: ¡ las armas lejos de los niños !. La conclusión más importante es que debemos seguir construyendo nuestra sociedad de paz y sana convivencia, donde las personas cuenten la debida información para alejarse de las armas. Sobre todo, debemos seguir alejando nuestra niñez de esta supuesta Cultura de las Armas. Por eso decimos: ¿Armas?, ni de juguete.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: