¿Cómo vencer la corrupción: instituciones o cultura?

Por
Randall Arias
Director Ejecutivo FUNPADEM
y Hazel Villalobos
Coordinadora de Asuntos Técnicos FUNPADEM

Las altas tasas de violencia que se presentan en la región latinoamericana, especialmente en el Triángulo Norte de Centroamérica, no solo son efecto directo de la presencia de grupos criminales, particularmente de crimen organizado transnacional relacionado con la narcoactividad, sino que responden a una profunda causa estructural: la histórica debilidad del Estado de Derecho en el marco de Democracias frágiles y en proceso de construcción.

Lamentablemente tenemos Estados en los cuales las “reglas del juego” democrático aún no son claras, y, peor aún, donde éstas no son respetadas por sus habitantes y/o hechas cumplir de forma forzosa y en última instancia por el mismo Estado (fuerzas de policía, Fiscalías y Tribunales de Justicia). Para vencer la corrupción se requiere, por supuesto, una institucionalidad democrática fuerte y sólida, con un Estado de Derecho funcional, cuyo eje central son los órganos de control, junto a órganos jurisdiccionales y acusatorios independientes y con altas capacidades técnicas. Pero, además, se requiere una ciudadanía conciente de sus deberes y obligaciones legales, asentadas en una ética ciudadana de convivencia pacífica y reverencial respeto de la Ley.

Si estos dos factores no operan simultánea y complemetariamente, nuestras sociedades seguirán destinadas a la indigencia institucional, democrática y moral. Y en ese escenario, tanto la criminalidad como la violencia tendrán su caldo de cultivo perfecto.

El caso más dramático hoy, en el Triángulo Norte, es el de Guatemala. Un estudio realizado por Insight Crime (2015) señala que la moneda en el sistema político guatemalteco se llama ““cuotas de poder”, estas cuotas son numerosas y dinámicas. Se negocian cuando el Estado firma un contrato público de obras para construir una carretera; cuando el Instituto de Seguridad Social compra la medicina; cuando la policía reciben nuevos chalecos antibalas; y cuando alguien mueve el contrabando, drogas ilícitas o dinero sucio.” Además, señala que procesos democráticos como la elección de los magistrados de la Corte Suprema de Justicia se han “politizado”, grupos políticos luchan por tener “cuotas de poder” en todas las cúpulas del gobierno, incluido el Poder Judicial.

Según el Índice de Percepción de la Corrupción de Transparencia Internacional (2014) Guatemala está en la posición 115 (en una escala del 1 al 175, donde el 1 es la menor percepción de corrupción), condición nada favorable si le agregamos que según el Índice Global de Competitividad(2011-2012), este país tiene una nota de 2.56 e Independencia Judicial (en una escala del 1 al 7, donde el 1 es “fuertemente influido”).

El caso se ha agravado a tal punto, que Naciones Unidas y el Gobierno de Guatemala firmaron en el 2006 el “Acuerdo relativo a la creación de una Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG)”. Este órgano independiente internacional tiene el mandato de apoyar al Ministerio Publico, la Policía Nacional Civil y a otras instituciones del Estado tanto en la investigación de los delitos cometidos por integrantes de los cuerpos ilegales de seguridad y aparatos clandestinos de seguridad, como en general en las acciones que tiendan al desmantelamiento de estos grupos. Este órgano no tiene precedentes dentro de la comunidad internacional, siendo el primero que se crea en la historia. Recientemente el Gobierno de Guatemala solicitó la tercera prórroga por dos años más, para que la CICIG siga con sus funciones dentro del país.

Parece que la receta diaria que consumimos los centroamericanos tiene como principales ingredientes la corrupción, la impunidad y la violencia. Problemas estructurales que no se solucionarán por intervención de un organismo internacional o por el cambio de un gobierno, sino que exigen medidas drásticas que vienen desde “abajo”.

No se puede exigir a un gobierno que no sea corrupto, cuando sus propios ciudadanos promueven y practican la corrupción en su diario vivir. La corrupción va más allá de los desfalcos de funcionarios públicos, es utilizar cualquier tipo de ventaja de poder (económica, social, política, etc) para obtener un beneficio propio. Es corrupto tanto aquel que ofrece un “regalo” para agilizar algún proceso público o privado o para obtener un favorecimiento sobre los otros, como aquel que lo acepta.

Lamentablemente, nuestra cultura cívica no ha logrado arraigar prácticas ciudadanas plenamente transparentes y apegadas a la Ley, ya que hemos socializado a nuestra niñez bajo lógicas perversas, que pueden ir desde actos tan insignificantes como por ejemplo que para ganarse el “favor” de su maestro(a) debe regalarle manzanas o chocolates, las cuales luego pueden evolucionar hacia prácticas para agilizar gestiones públicas, en las cuales es legítimo dar “regalos” a funcionarios públicos.

Hoy la región requiere una gran cruzada ciudadana por la transparencia y en contra de la corrupción en todas sus manifestaciones. De poco valdrá la ingeniería institucional y la creación de entidades extraordinarias y finalmente temporales si, finalmente, no logramos asentar una cultura cívica apegada al estricto cumplimiento de la Ley.

Hoy las demandas hacia las Democracias son crecientes y cada vez más complejas. Y si a ello le agregamos la decepción creciente por la corrupción y la impunidad, las perspectivas de la Democracia siguen siendo poco favorables. Esperamos Gobiernos transparentes. Sin embargo, si el cambio no opera en el ámbito de las personas individualmente consideradas e interactuando colectivamente, las perspectivas del futuro seguirán siendo poco alentadoras.

No obstante, la creciente conciencia ciudadana y hastío con esta triste realidad, deben ser motivo suficiente para pensar, con esperanza, que una región mejor es posible, una más próspera, democrática y más transparente.

Referencias:

Insight Crime (2014) Justice and the Creation of a Mafia State in Guatemala. Disponible en http://www.insightcrime.org/investigations/justice-and-the-creation-of-a-mafia-state-in-guatemala

Anuncios
Etiquetado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: