La Alianza para la Prosperidad: ¿para toda Centroamérica?

Por Max Loría Ramírez
Director del Programa de Prevención de la Violencia y Seguridad
FUNPADEM

El Programa “La Alianza para la Prosperidad” ha sido propuesto inicialmente como una ayuda para los países del llamado “Triángulo del Norte”: Honduras, El Salvador y Guatemala. El Programa consiste en un apoyo de más de $ 300 millones de dólares por parte de Los Estados Unidos para la región.

La estrategia se centra en: 1) Promover la prosperidad y la integración económica regional; 2) Mejora de la seguridad; y 3) La promoción de una mejor gobernanza (https://m.whitehouse.gov/the-press-office/2014/11/14/fact-sheet-promoting-prosperity-security-and-good-governance-central-ame)

En cuanto a la prosperidad y la integración regional, Los Estados Unidos se centrarán en promover la facilitación del comercio en virtud de los acuerdos comerciales existentes, promover el transporte y las costumbres, la integración fronteriza, la promoción de la energía más eficiente y sostenible, el desarrollo laboral, facilitando el desarrollo empresarial, la vinculación de los mercados de América Central con los de América del Norte, y el fortalecimiento de las instituciones regionales.

En el campo de la seguridad Los Estados Unidos se centrarán en la promoción de la reforma policial, la mejora de la seguridad de la comunidad, continuar la cooperación en defensa y atacar el crimen organizado. Los ejemplos de las actividades en curso y futuras incluyen:

  • Continuación de la Iniciativa de Seguridad Regional Centroamericana (CARSI), que prevé proyectos de seguridad tales como recintos modelo de policía (MPP) en Guatemala, El Salvador y, más recientemente, en Honduras, que han demostrado éxito en los barrios de Centroamérica. Los MPP proporcionan formación policial, facilitan la participación de la comunidad, y dan prioridad a los delitos que más preocupan a los ciudadanos centroamericanos: la extorsión de pandillas, el robo y la violencia doméstica.
  • La prevención de la violencia a través de los Comités Municipales de Prevención del Delito, que identifican la delincuencia “puntos calientes” y aplicar planes dirigidos por la comunidad para mejorar la seguridad; trabajar con organizaciones basadas en proporcionar a jóvenes en riesgo habilidades para la vida, capacitación laboral y actividades de recreación; apoyar a los grupos cívicos para recuperar espacios públicos controladas por pandillas y mejorar la infraestructura básica, como las luces de la calle; y la prestación de servicios en los centros de asistencia contra la violencia doméstica.
  • Desarrollar la capacidad de investigación y enjuiciamiento de procesar con éxito los casos a través de evaluaciones, capacitación, cooperación judicial y los intercambios.
  • La prestación de asistencia a través de los Departamentos de Defensa, Estado, Justicia y Seguridad de la Patria para construir alianzas que profesionalizar y mejorar la competencia, la capacidad y la rendición de cuentas de las instituciones de seguridad, especialmente en la lucha contra la delincuencia organizada transnacional. Esto se logra a través de actividades que incluyen la educación profesional, la formación táctica y operativa y ejercicios, los programas de derechos humanos y las actividades de reforma institucional.

En cuanto a la mejora de la gobernanza, Los Estados Unidos se centrarán en ayudar a los países del Triángulo del Norte a mejorar la recaudación de ingresos y la gestión fiscal del sector público, aumentar la función y el impacto de la sociedad civil en la gobernanza, reforzar la eficiencia, la rendición de cuentas y la independencia de las instituciones judiciales, reforzar las instituciones democráticas, y apuntar a la corrupción.

No solo programas de represión al delito. Sin duda es un programa ambicioso, que además aún debe pasar por la aprobación de varias instancias dentro del mismo Gobierno de Los Estados Unidos. Tiene también algunos retos.

Un primer reto es entender que el problema de la seguridad ciudadana, estrechamente relacionado al de la migración, debe abordarse desde un enfoque integral. El apoyo en seguridad de Los Estados Unidas tradicionalmente ha recibido muchas quejas por parte de actores de la sociedad civil, que mencionan que únicamente se toman en cuenta acciones represivas, como el fortalecimiento de las policías y de los mismos cuerpos militares. Se habrían dejado de lado los programas de apoyo a los sistemas de justicia y especialmente de prevención de la violencia.

En este caso, parece oportuno resaltar que la propuesta si incluye programas dirigidos a los jóvenes en situación de riesgo y a la participación de las comunidades y la sociedad civil en la prevención. Habrá que observar los presupuestos destinados a cada área, pero al menos la propuesta sí parece mantener un enfoque integral.

Centroamérica es más que el Triángulo del Norte. El segundo reto consiste en entender que nuestra región es más grande que solo Honduras, El Salvador y Guatemala. En particular el problema de la migración puede estar concentrado en esos países, pero está presente en todos.

Centroamérica decidió enfrentar sus problemas de una manera conjunta. Cuenta con la institucionalidad para ello a través del Sistema de Integración Centroamericana (SICA).En materia de seguridad cuenta además con la Estrategia de Seguridad de Centro América (ESCA) que bien define las áreas prioritarias de atención.

Además, el problema de la seguridad en la región en mucho más complejo que el problema de homicidios en el Triángulo de Norte. En algunos países del sur las tasas de delitos contra la propiedad son más altas. Los últimos datos de la Encuesta LAPOP demuestran que en cuanto al sentimiento de inseguridad, el problema es incluso mayor por ejemplo en Nicaragua y Costa Rica, y que en este último país existe una mayor percepción de inseguridad en el barrio o comunidad donde habitan las personas.

El problema de la criminalidad organizada es un problema regional. Poco pueden hacer los Estados para enfrentarlo de manera aislada y solamente nacional. “Frente a un problema regional, la respuesta debe ser también regional” han argumentado por mucho tiempo los expertos en el tema. Sin embargo, parece que el gobierno de los Estados Unidos no comparte este criterio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: