LA DESIGUALDAD DE GÉNERO EN EL CAMPO LABORAL EN LATINOAMÉRICA Y EL CARIBE

Por Asdrúbal Marín Murillo
Profesor de filosofía en la Universidad de Costa Rica (UCR)

El papel de la mujer en el desarrollo familiar, nacional y regional ha sido fundamental a lo largo de la historia. Sin embargo, debido a sociedades patriarcales, la inequidad de género, asuntos políticos, económicos y estructurales, ese aporte tradicionalmente ha sido invisibilizado. Estas desigualdades, unidas a la violencia psicológica, sexual, moral y física, han obstaculizado el desarrollo y la realización personal, disminuido la calidad de vida, y excluido a la mujer del acceso a la educación y al bienestar laboral. Recordemos que ya desde la antigua Grecia, cuna del pensamiento teórico racional, la mujer simplemente se le valoraba para la crianza de los hijos y los oficios domésticos. Un triste ejemplo de esta violencia de género lo fue, siglos después, “la famosa Hipatia de Alejandría, matemática y astrónoma, asesinada por una turba de fanáticos cristianos alrededor del año 415, quienes no le perdonaron su dedicación a una profesión que consideraban exclusiva de varones” (Camacho Naranjo, 2013, p. 77).

Si bien es cierto que situaciones tan extremas, por diferencias de ese tipo, no se dan en nuestras sociedades actualmente, si es del conocimiento general, y muy criticable que la desigualdad y la exclusión de género son fenómenos aún muy presentes en la región latinoamericana. La violencia sexual e intrafamiliar, así como la desigualdad económica y laboral constituyen elementos de discriminación de género muy arraigados y casi, podríamos decir, aceptados en los procesos identitarios y culturales de los países latinoamericanos y del Caribe.

Desde el punto de vista político ha existido, y existe, una inoperancia, ineficiencia y desinterés por parte de los gobiernos de turno. La falta de políticas públicas por parte de los Estados, el incumplimiento de la legislación, el compromiso de una ética empresarial privada, el escaso interés en la mayoría de las instituciones gubernamentales y la carencia de una ética humanista a nivel educativo y social, limitan la posibilidad de incorporación de la mujer al mercado laboral y a erradicar la violencia de género. Esta realidad incide directamente en la obtención de un empleo digno y bien remunerado y en el ejercicio de puestos de alto nivel. Todos los elementos anteriores contribuyen a la desigualdad de género y a la explotación y violación de los derechos económicos y civiles de las mujeres.

En tal sentido, la CEPAL señala que una de cada tres mujeres en la región no tiene ingresos propios y que más de la mitad (55%) no tienen ingresos propios o perciben montos inferiores al salario mínimo mensual de su país. (CEPAL; 2017). En este fenómeno laboral, los hombres no solo acaparan la mayor cantidad de empleos, sino que a la vez obtienen los mejor pagados, o desempeñando el mismo puesto reciben un salario superior al que se le paga a una mujer.

Asimismo, hay un bajo sector de productividad por parte de las mujeres que subyace en el sector laboral, por lo que la CEPAL indica que “en la región, 78,1% de las mujeres que están ocupadas se desempeñan en los tres sectores definidos como de baja productividad (agricultura, comercio y servicios sociales, comunales y personales), lo que implica peores remuneraciones, menor cobertura de la seguridad social y menor contacto con las tecnologías y la innovación” (CEPAL llama a aplicar medidas innovadoras y efectivas para garantizar los derechos de las mujeres en América Latina y el Caribe, 2016, párr. 10).  Además, el documento señala que las mujeres realizan entre el 71% y el 86% del trabajo no remunerado total que demandan los hogares, dependiendo del país.” (CEPAL, 2016).

En cuanto gráfico 1, se aprecia que las diferencias salariales que se dan entre hombres y mujeres entre 1990 y 2014 y que aún teniendo ambos un mismo grado de escolaridad, en ningún momento las mujeres superan la brecha salarial existente entre ambos sexos.

screen-shot-2017-02-17-at-12-18-51-pm

Fuente: Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL)

Existen aproximaciones para disminuir la asimetría aún existente entre hombres y mujeres. A pesar de ello, falta mucho por hacer en América Latina y el Caribe para lograr implementar mecanismos necesarios y eficientes para potenciar una igualdad de género en el ámbito laboral.

Aún existe mucha reserva y desconfianza por ciertos sectores sociales. Solamente mediante un compromiso amplio, integrador e inclusivo en toda la región latinoamericana se pueden lograr avances significativos. La violencia y la explotación de género en todos sus sentidos constituye un mal crónico y deshumanizante, por lo que requiere un gran esfuerzo y un tratamiento colectivo para su erradicación.

 

 

 

 

 

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Camacho Naranjo, L. (2013). La ciencia en su historia. San José, Costa Rica:

Editorial Universidad Estatal a Distancia.

CEPAL: La autonomía de las mujeres es un requisito imprescindible para alcanzar

       la igualdad de género en la región [comunicado de prensa]. (10 de enero 2017).

Recuperado de http://www.cepal.org/es/comunicados/cepal-la-autonomia-

mujeres-es-un-requisito-imprescindible-alcanzar-la-igualdad-genero-la

CEPAL llama a aplicar medidas innovadoras y efectivas para garantizar los

       derechos de las mujeres en América Latina y el Caribe [comunicado de prensa].

(24 de octubre de 2016). Recuperado de http://www.cepal.org/es/comunicados

/cepal-llama-aplicar-medidas-innovadoras-efectivas-garantizar-derechos-

mujeres-america

Comisión Económica para América Latina. (2016). Autonomía de las mujeres e

       igualdad en la agenda de desarrollo sostenible. Recuperado de

http://repositorio.cepal.org/bitstream/handle/11362/40633/4/S1601248_es.pdf

Ferreiro, L. (19 de marzo de 2015).  Porqué las mujeres ganan menos que los

       hombres [noticia]. Recuperado de http://www.bancomundial.org/es/news

/feature/2015/03/19/por-que-las-mujeres-ganan-menos-que-los-hombres

Organización Internacional del Trabajo. (2016). Las Mujeres en el trabajo:

       tendencias 2016 [Resumen ejecutivo]. Recuperado de: http://www.ilo

.org/gender/Informationresources/Publications/WCMS_457094/lang

–es/index.htm

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: