Índice de Desempeño Ambiental. Calificación del mundo en Desarrollo Sostenible en el 2018

Por Dayana Espinosa Patti
Pasante de FUNPADEM
Bachiller en Relaciones Internacionales

La medición cuidadosa de las tendencias de protección al medioambiente y su progreso proporcionan una base para la formulación de políticas efectivas. En la búsqueda por alcanzar los objetivos descritos en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) 2015 de las Naciones Unidas y el Acuerdo Climático de París, se ha visto que el desarrollo sostenible ha ido evolucionando para entrar en una nueva era de formulación de políticas ambientales basadas en datos, porque el tener un enfoque más empírico de la protección ambiental permite facilitar la detección de problemas, rastrear tendencias, destacar los éxitos y fracasos de las políticas, identificar las mejores prácticas y optimizar los beneficios de las inversiones en gestión ambiental. Partiendo de lo anterior, nace el Índice de Desempeño Ambiental (EPI) elaborado por la Universidad de Yale, que clasifica a 180 países en 24 indicadores de desempeño en diez categorías de temas que cubren la salud ambiental y la vitalidad del ecosistema. (EPI, 2018)

Figura 1. Muestra las categorías e indicadores del EPI

Screen Shot 2018-02-21 at 2.25.33 PM

Fuente: Yale Environmental Index

Estas métricas proporcionan un indicador a nivel nacional de cuán cerca están los países de los objetivos de política ambiental establecidos en el Acuerdo de París y la Agenda 2030 para el desarrollo sostenible. El EPI, por lo tanto, ofrece una tarjeta de puntuación que destaca a los líderes y rezagados en el desempeño ambiental, brinda información sobre las mejores prácticas y brinda orientación a los países que aspiran a ser líderes en sostenibilidad.

Principales hallazgos:

Dentro de los principales hallazgos publicados este año, se evidenció que la calidad del aire sigue siendo la principal amenaza ambiental para la salud pública. En 2016, el Instituto de Métricas y Evaluación de la Salud (IHME) estimó que las enfermedades relacionadas con los contaminantes transportados por el aire contribuyeron a dos tercios de todos los años de vida perdidos por muertes y discapacidades relacionadas con el medio ambiente. Los problemas de contaminación del aire son especialmente graves en las naciones de rápida industrialización e industrialización como India y China.

Por otro lado, se constató que el mundo ha logrado grandes avances en la protección de los biomas marinos y terrestres, superando el objetivo internacional de protección marina en 2014. Sin embargo, los indicadores adicionales que miden las áreas protegidas terrestres sugieren que se necesita trabajar más para garantizar la presencia de un hábitat de alta calidad libre de las presiones humanas. Además se determinó que la mayoría de los países mejoraron la intensidad de las emisiones de GEI en los últimos diez años. Las tres quintas partes de los países del EPI tienen una intensidad de CO2 decreciente, mientras que entre el 85% y el 90% de los países tienen intensidades decrecientes para el metano, el óxido nitroso y el carbono negro y aunque se considera que estas tendencias son prometedoras se necesitan acelerar para cumplir los ambiciosos objetivos del Acuerdo Climático de París 2015.

2018-figure-es-1

Fuente: Yale Environmental Index

Regiones más destacadas por resultados

Los países europeos lideran los mejores resultados del EPI, ocupando los primeros 20 puestos. Suiza lidera el ranking con un puntaje de 87.42 en el desempeño ambiental general, clasificación que refleja un sólido desempeño en la mayoría de los temas, especialmente clima y energía y contaminación del aire. Además, el país se destaca en agua y saneamiento y en que sus áreas protegidas tienen la puntuación más alta en el índice de representatividad.

Francia (83.95), Dinamarca (81.60), Malta (80.9) y Suecia (80.51) completan los cinco primeros países en el EPI de 2018. Dentro del eje de salud ambiental, Dinamarca, Malta y Suecia se destacan por los puntajes altos en calidad del aire. Además, Malta tiene el rango más alto en agua y saneamiento, y Suecia tiene el puntaje más alto de no exposición al plomo. En el eje de vitalidad el ecosistema, Francia, Dinamarca y Malta obtienen los mejores puntajes en la categoría de biodiversidad y hábitat. Francia y Dinamarca ocupan el primer lugar en áreas marinas protegidas, y Malta se une a ellos en primer lugar en la protección de los biomas terrestres. Suecia ocupa el tercer lugar en clima y energía, y Francia y Dinamarca se destacan en la gestión sostenible del nitrógeno. En general, los altos puntajes exhiben compromisos de larga data para proteger la salud pública, preservar los recursos naturales y desacoplar las emisiones de GEI de la actividad económica.

La distribución dentro del ranking de los países asiáticos es la más desigual que cualquier otra región. Japón (20º), Taiwán (23º) y Singapur (49º) emergen como líderes regionales, mientras que los países Nepal (176º), India (177º) y Bangladesh (179º) se encuentran entre los países de menor rendimiento tanto en su región como en el mundo. La dispersión en los puntajes puede explicarse por los diferentes niveles de desarrollo económico dentro de Asia. Los bajos puntajes de la India están influenciados por el bajo rendimiento en el objetivo de la política de Salud Ambiental. Muertes atribuidas a PM2.5 (material particulado respirable presente en la atmósfera) han aumentado en la última década y se estiman en 1.640.113, anualmente (Instituto de Métricas y Evaluación de la Salud, 2017). A pesar de la acción del gobierno, la contaminación por combustibles sólidos, el carbón y la quema de residuos de cultivos y las emisiones de los vehículos de motor continúan degradando gravemente la calidad del aire de millones de indios.

Las naciones de Latinoamérica están ampliamente distribuidas en la mitad del ranking del EPI. Costa Rica lidera en América Latina en la 30ª posición con una puntuación de 67,85 y Guyana recibió la puntuación más baja quedando de 128º. Dentro del estudio se destacaron las buenas prácticas de México y Perú, del primero la creación de cuatro áreas marinas protegidas (AMP) (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, 2017) y del segundo, que se posicionó como uno de los líderes mundiales en la gestión sostenible de la pesca con la promulgación de leyes que sirvieron para regular la participación extranjera en la pesquería, el control de las cuotas y el establecimiento de temporadas de pesca (Arias Schreiber, 2012). Los niveles de desarrollo varían ampliamente entre los países de la región latinoamericana, lo que resulta en una amplia gama de gobernanza efectiva y, a su vez, diferencias en la prestación de servicios para la salud humana y la protección de los ecosistemas. No obstante, el desempeño ambiental si es de gran interés en la región, ya que ella alberga más del 40% de la biodiversidad de la tierra y más del 25% de sus bosques (Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, 2016).

En el Caribe, Haití (174º) alarmó con sus resultados ya que está muy por debajo de la media de su grupo regional y es el único país fuera de África Subsahariana y Asia que se encuentra en los últimos 20 puestos de clasificación general.

Finalmente el EPI en sus conclusiones destacó una tensión entre las dos dimensiones fundamentales del desarrollo sostenible:

  1. Salud ambiental, que aumenta con el crecimiento económico y la prosperidad
  2. Vitalidad del ecosistema, que sufre la industrialización y la urbanización

Dejando ver que el buen gobierno es un factor crítico requerido para equilibrar estas distintas dimensiones de la sostenibilidad, hecho que a modo de reflexión sigue la línea de lo dicho por Daniel C. Esty, director del Centro de Derecho y Política Ambiental de Yale en el foro de Davos: “A medida que la comunidad mundial persigue nuevos objetivos de desarrollo sostenible, los responsables políticos deben saber quién lidera y quién se está quedando rezagado respecto de los desafíos energéticos y medioambientales. El EPI 2018 confirma que el éxito con respecto al desarrollo sostenible requiere tanto del progreso económico que generan los recursos para invertir en infraestructura ambiental como en una gestión cuidadosa de la industrialización y urbanización porque esta misma puede conducir a una contaminación que amenace la salud pública y los ecosistemas”.

Referencias:

Arias Schreiber, M. (2012). La evolución de los instrumentos legales y la sostenibilidad de la pesquería de anchoa peruana. Marine Policy, 36 (1), 78-89. https://doi.org/10.1016/j.marpol.2011.03.010

EPI (2018) Environmental Performance Index. Yale University. Obtenido de: https://epi.envirocenter.yale.edu/2018/report/category/hlt

Instituto de Métricas y Evaluación de la Salud. (2017). Base de datos de Global Health Data Exchange. Obtenido de http://ghdx.healthdata.org/

Programa del Medio Ambiente de las Naciones Unidas. (2016). El estado de la biodiversidad en América Latina y el Caribe: un examen de mitad de período del progreso hacia las Metas de Aichi para la Diversidad Biológica . PNUMA. Obtenido de https://www.cbd.int/gbo/gbo4/outlook-grulac-en.pdf

Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza. (2017b, 7 de diciembre). México declara cuatro nuevas áreas protegidas. Obtenido de https: https://www.iucn.org/news/secretariat/201612/mexico-declares-four-new-protected-areas

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: