ANTESALA DE LAS ELECCIONES PARAGUAYAS

Por Diego Acuña Picado
Asistente técnico e investigador
FUNPADEM

El siguiente 22 de abril tendrán lugar las elecciones paraguayas. Se escogerán a: 17 gobernadores, 45 senadores titulares, 30 suplentes, 80 diputados y 18 parlamentarios del MERCOSUR (Infobae; 2018), y para el ejercicio democrático el Tribunal Supremo de Justicia Electoral, indicó que un total de 4.260.816 electores fueron habilitados.  Un 31,7% de los electores (1.350.000) tienen entre 18 y 29 años, el 38,4% (1.635.000) tienen entre 30 y 49 años, mientras que el 29,5% de los votantes (1.256.000) tiene 50 años y más (TSJE; 2018).

En la primera pugna política de los partidos de los actuales candidatos a la presidencia, resultaron ganadores Mario Abdo Benítez, del Partido Colorado, y Efraín Alegre, del Partido Liberal. La disputa del Partido Colorado, giró en torno a los entonces candidatos Mario Abdo Benítez, y Santiago Peña. El primero se sobrepuso al segundo con una diferencia de más de 85.000 votos. En el Partido Liberal, Efraín Alegre resultó electo con una diferencia de más de 175.834 votos (Infobae; 2018).

Por lo señalado hasta ahora por observadores de organismos internacionales, el proceso de este ejercicio democrático en Paraguay, transcurre con rapidez y eficacia, y no deberían existir retrasos o anomalías. La Organización de los Estados Americanos (OEA), firmó un acuerdo con Paraguay para observar las elecciones presidenciales y fungir como garante del proceso electoral. Según Luis Almagro –Secretario General de la OEA- ha asegurado que el objetivo de la observación electoral tiene es promover la “integridad, imparcialidad, transparencia y confianza” del proceso electoral (europapress; 2018). Ante ello, el presidente del TSJE calificó de positivo que existieran garantes del proceso electoral como la Unión Europea (UE) y la Organización de Estados Americanos (OEA) en los siguientes comicios electorales del 22 de abril (La Vanguardia; 2018).

Al igual que otras democracias incipientes en América Latina, la paraguaya es incipiente, y se encuentra sujeta inexorablemente a un proceso de transición y aprendizaje. A grandes rasgos, la política paraguaya estuvo marcada de por bipartidismo durante el Siglo XX, luego de la gestación de los Partidos Colorado y Liberal posterior a la Guerra de la Triple Alianza (Uharte; 2014). Así las cosas, la dictadura del General Stroessner en el periodo de 1951-1989 marcó también las pautas del sistema político paraguayo, controlando instituciones de gran relevancia como las Fuerzas Armadas, hasta febrero 1989, cuando el general Andrés Rodríguez finalizó la dictadura con un golpe de Estado. A pesar de que la dictadura no finalizó con un proceso democrático, ni mucho menos legal, el golpe de Estado contó con validación y legitimidad social, al contar con un amplio apoyo de varios sectores de la población. Varios presidentes de la Asociación Nacional Republicana-Partido Colorado (ANR-PC), sostuvieron el poder durante la década de los noventa, hasta que luego de la presidencia de Nicanor Duarte (2003-2008), el padre Fernando Lugo, ganó los comisios en esa ocasión interrumpiendo los 61 años en el poder del Partido Colorado (López, 2016).

De acuerdo a una encuesta pagada a realizarse por el periódico La República de Paraguay a inicios de abril,  el candidato Efraín Alegre obtuvo un 46,3% de la intensión de voto, mientras que el candidato oficialista del Partido Colorado, Mario Abno Benítez obtuvo un 42,2% (2018). De resultar ganador el candidato opositor Efraín Alegre, sería la segunda vez en la historia de Perú que el Partido Colorado es desplazado del poder – anteriormente fue así en el 2008, cuando Fernando Lugo resultó ganador – (República; 2018).

El sistema político paraguayo muestra indicios de crecimiento y progreso en su democracia. Permitiendo que existan garantes y observadores internacionales en su sufragio,  implementando nuevas tecnologías en el conteo y registro de votos para sus votaciones, y sometiendo a escrutinio a sus candidatos. Si los segundos comicios electorales de la región latinoamericana, llegan a ser un proceso libre, transparente, inclusivo y participativo, representarán de manera ineludible un proceso de grandísima relevancia, demostrando que a pesar de que sus procesos democráticos son incipientes, pueden llegar a ser ejemplares para toda la región.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Benitez, R. (24 de agosto de 2017). Un total de 4.260.816 electores habilitados para las Elecciones Generales 2018. Tribunal Supremo de Justicia Electoral. Recuperado de. http://tsje.gov.py/noticias/leer/6609-un-total-de-4-260-816-electores-habilitados-para-las-elecciones-generales-2018.html

López, M.  (2014). Democracia en Paraguay: la interrupción del proceso del cambio. Cuadernos Sendes. Recuperado de: www.redalyc.org/pdf/403/40331800005.pdf

  1. (24 de marzo de 2018). Tribunal ve “positiva” presencia de observadores en elecciones de Paraguay. La Vanguardia. Recuperado de: http://www.lavanguardia.com/politica/20180324/441905406136/tribunal-ve-positiva-presencia-de-observadores-en-elecciones-de-paraguay.html
  2. (4 de abril de 2018). En Paraguay, sondeos dan ganador a Efraín Alegre para presidente. República. Recuperado de: http://www.republica.com.uy/en-paraguay/
  3. (7 de abril de 2018). La OEA firma un acuerdo con Paraguay para observar las elecciones presidenciales. EuropaPress. Recuperado de: http://www.europapress.es/internacional/noticia-oea-firma-acuerdo-paraguay-observar-elecciones-presidenciales-20180407041734.html

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: