EL RÉGIMEN ORTEGUISTA NICARAGUENSE: LA ANTÍTESIS DE LA DEMOCRACIA

Diego Acuña Picado
Asistente técnico e investigador de FUNPADEM
Estudiante de Relaciones Internacionales en la Universidad Nacional de Costa Rica (UNA)

EL RÉGIMEN ORTEGUISTA NICARAGUENSE: LA ANTÍTESIS DE LA DEMOCRACIA

Desde el pasado 17 de abril a raíz de una serie de reformas a los aportes a la Seguridad Social del país, una serie de protestas y manifestaciones se han realizado en diferentes partes del país centroamericano. La cifra de muertos y heridos hoy es incierta. El Centro Nicaragüense de Derechos Humanos contabiliza 63 muertos y una cifra hasta el momento desconocida de heridos (La Prensa; 2018).

El pasado 16 de abril, el Consejo Directivo del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS), anunció una serie de medidas que implicaban un incremento sustantivo a los aportes que la población nicaragüense realiza a la Seguridad Social, a través de la Resolución 1/317 bajo la “necesidad de mejorar el balance financiero del sistema de pensiones del INSS”. Con estas medidas, el Gobierno esperaba recaudar 250 millones de dólares, para ayudar a subsanar el déficit con el que el INSS cuenta actualmente. No obstante estas medidas fueron revocadas el pasado 22 de abril (El Nuevo Diario; 2018).

Población Medidas propuestas
Empleadores Aumenta la contribución en un 3,5%. En julio sube un 2%, un 1% en el 2019, y un 05,% en el 2020.
Trabajadores Aumenta el aporte laboral en un 0,75%.
Jubilados Se recorta en un 5% el monto de su pensión.
Futuras pensiones Se reducen en promedio un 11,8%.

Fuente: El Confidencial, 2018.

¿Cómo inició?

Los nuevos aportes que el sector trabajador debe realizar según lo establecía la Resolución 1/137, podían haber eventualmente conllevado a un aumento exponencial de informalidad y despidos en razón de los altos costos de mantener las exigencias establecidas, lo cual representa también un desincentivo para el sector privado nicaragüense, y de inversión, más allá de las reformas al INSS.

Las represiones por parte de la Policía Nacional Civil (PNC) no se hicieron esperar. El Gobierno de Daniel Ortega ordenó enviar tropas del Ejército a la ciudad de Estelí (a 185 kilómetros de Managua). Los enfrentamientos entre la PNC y el Ejército, contra la ciudadanía, continuarán, entretanto no se llegue a un acuerdo fructífero con el COSEP (Consejo Superior de la Empresa Privada). Este órgano, externó su disconformidad ante la decisión aprobada por el Gobierno a través de la Resolución 1/317. A pesar de que Daniel Ortega extendió una oportunidad de diálogo con el COSEP, esta entidad la rechazó, mientras no se cumplieran una serie de requisitos, entre ellos, el cese inmediato de la represión de la PNC, como de los grupos afines al FSLN, la liberación inmediata de los apresados durante las protestas, y reestablecer en Nicaragua la irrestricta  libertad de prensa y expresión.

¿El principio del fin?

Las circunstancias actuales del país nicaragüense, son apenas un reflejo fehaciente de síntomas evidentes de disconformidad social, y de un régimen antidemocrático corroído y endeble ante las exigencias de su población. De finalizar su período presidencial el siguiente 10 de enero de 2022, Daniel Ortega habría ostentado el poder durante más tiempo que Anastasio Somoza García, Anastacio Somoza Debayle y a Luis Somoza Debayle. Ciertamente, el régimen orteguista, a diferencia de otras latitudes, no ha tenido que recurrir a la opresión – hasta hoy – para defender su régimen, pero si ha manipulado los diferentes poderes del Estado y sus instituciones para mantenerse en el poder. En el 2010,  se declaró “inaplicable” el artículo 147 de la Constitución de Nicaragua que no permitía la reelección de sus presidentes. Daniel Ortega fue reelecto por tercera vez consecutiva el pasado 26 de noviembre de 2016, negándose a que estos comicios fueran sujetos a observación  internacional, y aun existiendo en el padrón electoral, personas fallecidas para votar ¿son estas prácticas de un régimen democrático legítimo? (ver ‘‘El día en que Nicaragua repitió su historia’’, en: https://pensandodesdecentroamerica.wordpress.com/2016/11/09/el-dia-en-que-nicaragua-repitio-su-historia/)

La cantidad contabilizada de muertos y heridos, y las acciones del régimen orteguista, antagonizan los principios de pluralismo político, transparencia y universalidad que suponen regir a una democracia estable. El presidente Daniel Ortega, se encuentra sujeto ahora a distintas presiones, por lo que le quedan solamente dos caminos. Ceder ante las presiones sociales y del COSEP, y revocar, o modificar la Resolución 1/317, o ejercer aún más medidas de naturaleza coercitiva a su población para reprimirla, lo que generaría una mayor cifra de muertes, heridos, e inestabilidad social. Aun así, la disconformidad social, no solo entorno a este tema, sino ante muchos otros se encuentra presente, y el régimen orteguista se muestra endeble y fraccionado ante las exigencias de su población[1].

Nicaragua urge de una oposición robusta que sirva como contrapeso al Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), de una población involucrada, con capacidad de incidir políticamente, de que su Constitución Política sea aplicada, y no modificada según decisiones antojadizas del presidente o vicepresidenta para mantenerse en el poder, de una separación entre los tres poderes del Estado, y de un ente electoral independiente capaz de llevar a cabo procesos electorales participativos y transparentes.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Olivares, I. (17 de abril de 2018). Gobierno impone “paquetazo” de aumentos al INSS. El Confidencial. Recuperado de: https://confidencial.com.ni/gobierno-impone-paquetazo-de-aumentos-al-inss/

Resolución del Consejo Directivo del INSS. (16 de abril de 2018). La nueva radio ya. Recuperado de: https://nuevaya.com.ni/resolucion-del-consejo-directivo-del-inss/

Salinas, C. (22 de abril de 2018). Aumenta la tensión en Nicaragua en la cuarta jornada de protestas contra el Gobierno de Ortega. El País. Recuperado de: https://elpais.com/internacional/2018/04/22/america/1524366151_556411.html?id_externo_rsoc=TW_CM

Salinas, C. (22 de abril de 2018). Los empresarios de Nicaragua rechazan la oferta de diálogo de Ortega. El País. Recuperado de: https://elpais.com/internacional/2018/04/22/america/1524356795_072762.html?id_externo_rsoc=TW_CM

Loáisiga, L. (22 de abril de 2018). Daniel Ortega anuncia que revoca reformas al INSS. El Nuevo Diario. Recuperado de: https://www.elnuevodiario.com.ni/nacionales/461829-daniel-ortega-inss-protestas-nicaragua/

[1] La población lo ha evidenciado derribando “árboles de la vida”, o cantando “Daniel; Somoza, son la misma cosa”, quemando imágenes de Rosario Murillo y Daniel Ortega y derribando la estatúa de Hugo Chávez.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: