Panorama post-electoral mexicano

Por Amin Bensofia Gurgi 
Estudiante de Relaciones Internacionales en la Universidad Latina – Pasante en FUNPADEM

El pasado 01 de julio  se llevaron a cabo las elecciones presidenciales en México. El generalizado desencanto, lejos de incentivar al abstencionismo, motivó a los mexicanos a movilizarse a las urnas para darle el triunfo a Andrés Manuel López Obrador, líder del partido Movimiento Regeneración Nacional (MORENA) y representante de la alianza política “Juntos Haremos Historia”. López Obrador llega a la presidencia con más de un 50% del total de los votos, más de un 20% que su contendiente, el panista Ricardo Anaya, cabeza de la coalición “Por México al Frente”.

Son diversos los factores que influyeron para llevar a López Obrador a la presidencia de México. La actual fue su tercer campaña presidencial, habiendo sido la del 2006 su primer experiencia. Durante este período, más allá de su, en ocasiones, cuestionable carácter, no se le ha descubierto ningún caso de corrupción a pesar de haber ocupado cargos de suma relevancia (BBC, 2018). Además, durante su período como jefe de Gobierno de la capital entre el 2000 y el 2005 impulsó diversos proyectos sociales e infraestructurales que suman a su credibilidad (ibíd.). Otro factor a considerar es el voto enojado, es decir, el estado generalizado de desaprobación de millones de mexicanos con la política de los últimos tiempos y que exigen un cambio radical. Esto ha llevado a que por primera vez en más de treinta años, México esté dando un giro hacia un gobierno, en teoría, más de izquierda (BBC, 2018).

A pesar de las promesas de un cambio radical, el panorama no es tan sencillo para el nuevo presidente electo de la nación mexicana. Los diversos problemas que hereda López Obrador parecen ir más allá de lo que cualquier gobierno pueda solucionar en seis años. Uno de los retos fundamentales será el de hacerle frente con transparencia a la inseguridad que ha azotado al país durante los últimos tiempos. El 2017 fue el año más violento de la historia reciente de México, contabilizando la escandalosa tasa de homicidios de 29,168 homicidios según el Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP). Esto representa un 22% más que en el 2016, prueba clara de que lejos de mitigar la violencia, los esfuerzos del gobierno de Enrique Peña Nieto han sido fútiles en gran medida. El crimen organizado ha evolucionado de diversas formas y ya no se limita solo al narcotráfico. El Observatorio Nacional Ciudadano de Seguridad, Justicia y Legalidad prevé que este 2018 será aún más violento que el 2017 (BBC, 2018).

Otro problema que hereda el nuevo gobierno es el de la creciente pobreza y desigualdad en las diversas esferas de la sociedad mexicana. Según el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), en México hay casi 55 millones de personas en condiciones de pobreza. Los tratados de libre comercio actualmente no favorecen a los más necesitados y el crecimiento lento de la economía llevan a pensar que se deberá considerar una renegociación de los acuerdos comerciales, especialmente con Estados Unidos (BBC, 2018). Las reformas puestas en vigencia durante el gobierno de Peña Nieto, tales como la polémica reforma energética, también representarán un tema de cuidadoso análisis para el nuevo gobierno.

A pesar de identificarse con la izquierda en materia ideológica, más allá de haber formado alianzas con diversos actores del sector privado, hay quienes han tildado a López Obrador como el Trump de México debido al carácter populista de su discurso (UNIVISION, 2018). El tono radical y en ocasiones “autócrata” que ha caracterizado muchos de los discursos y desmanes del candidato, como cuando perdió la elección pasada, le han llevado a la no muy justa comparación con el mandatario estadounidense (ibíd.). Queda por verse hasta donde pueda realmente el nuevo gobierno cumplir las promesas de su candidatura, como la de poner a los pobres primero, en un momento de incertidumbre política. Lo cierto es que gran parte de México ve este cambio como un aire de esperanza frente al continuismo que ha estancado gran parte del anhelado desarrollo de la nación.

Referencias Bibliográficas: 

BBC, (03 de Julio del 2018). Qué hizo bien (y qué mal) López Obrador cuando gobernó CDMX. Recuperado de: http://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-44694222

BBC, (03 de Julio del 2018). López Obrador gana en México: las 3 bombas de tiempo que hereda como sucesor de Enrique Peña Nieto. Recuperado de: http://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-44573697.

UNIVISION, (03 de Julio del 2018). El triunfo del “Trump mexicano”. Recuperado de: https://www.univision.com/noticias/opinion/el-triunfo-del-trump-mexicano

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: