ESCA: ¿el camino a la seguridad en la región Centroamericana?

Por Esteban Bermudez Hernández
Daniel Cordero Jiménez
Priscilla Corrales Fallas
María José Duarte Bonilla
Beatriz García Ortega
Brandon Mata Aguilar
Estudiantes de la Licenciatura en Relaciones Internacionales con énfasis en Gestión de la Cooperación Internacional de la Universidad Nacional

La región centroamericana se constituye como un área de importancia geoestratégica, debido a su condición de istmo entre dos océanos, y de puente entre América del Norte y América del Sur. Tal distinción ha establecido a la región como un corredor biológico, migratorio y cultural (Acuña 2015), pero además la ha situado como una de las principales rutas del narcotráfico, sumándole la distinción de corredor para el transporte de drogas.

Además de su posición geoestratégica, persisten otros factores que hacen a la región centroamericana más propensa a estar marcada por la narcoactividad. Entre estos, destaca la difícil situación socioeconómica, la porosidad y vacío de autoridad principalmente en las fronteras, así como la poca capacidad institucional de los países centroamericanos para afrontar estas actividades delictivas. (Pastor 2017)

A pesar de una falta de datos para inferir con precisión el impacto del narcotráfico sobre los altos índices de violencia, es posible mostrar una potencial relación entre las dinámicas del fenómeno del narcotráfico y la violencia en la región. Asimismo, las drogas pueden generar violencia desde una perspectiva sistémica, al producirse disputas sobre el territorio para la venta de sustancias ilícitas, deudas relacionadas con éstas y otros problemas derivados del comercio de drogas.

Toda esta coyuntura ha propiciado la creación de programas y estrategias, como es el caso de la Iniciativa Mérida, la Iniciativa Regional de Seguridad para América Central (CARSI, siglas en inglés) y la Estrategia de Seguridad Centroamericana (ESCA). Esta última, ha logrado un gran consenso dentro del proceso de integración centroamericano, gracias a una identificación de necesidades comunes que buscan ser abordadas de manera conjunta y coordinada.

La ESCA surge en el marco de la XXIX Reunión Ordinaria de Jefes de Estado y de Gobierno del Sistema de Integración Centroamericano (SICA), celebrada en diciembre de 2006 en San José, Costa Rica. Establece los objetivos comunes, las áreas de intervención y las acciones a seguir para lograr los niveles de seguridad que requieren los ciudadanos centroamericanos. Además, identifica las necesidades financieras, gestiona y obtiene financiamiento y cooperación internacional, englobando los distintos esfuerzos que la región realiza en materia de seguridad.

Sustentada bajo los principios de responsabilidad compartida pero diferenciada; el principio de regionalidad; el principio de apropiación; y el principio de adicionalidad de los recursos, la ESCA ha logrado plantear, a través de sus objetivos, 22 proyectos con un costo aproximado de $3,300,000.00. Para la obtención de tales recursos el grupo de países amigos y la Comunidad Internacional, realizaron importantes ofrecimientos para financiar la Estrategia de Seguridad de Centroamérica. La Dirección de Seguridad Democrática del SICA, enumera dentro de las donaciones aportadas las de Estados Unidos, España, Australia, Canadá  y préstamos realizados por el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo.

Desde sus inicios, la implementación efectiva de la ESCA se ha convertido en todo un reto para la institucionalidad del SICA, así como para los Gobiernos que la integran. Por su parte Francisco Santos, académico de la Universidad de Loyola, manifestó que el impulso en materia de políticas regionales ofrece una oportunidad para combatir algunos de los obstáculos al desarrollo de la región. No obstante, el desarrollo de las capacidades institucionales necesarias para poner en práctica un sistema político efectivo, aún no se han generado. Por tanto, es un aspecto que sigue latente y debe ser una de las prioridades a ser atendidas con urgencia, para gestionar y gobernar la seguridad, incluida la mejoría en el equipamiento y formación especializada.

Tomando en cuenta el contexto en que surge la ESCA y las dificultades institucionales para llevar a cabo esta iniciativa, se plantean algunas recomendaciones que buscan asegurar un mayor nivel de seguridad para los ciudadanos centroamericanos.

En primera instancia, es primordial contemplar un abordaje integral del fenómeno del narcotráfico en la región, lo anterior permitiría a cada uno de los Estados asumir la mitigación de este fenómeno desde un plano preventivo inicialmente; para así, disminuir la influencia y consecuencias generadas por la narcoactividad en cada uno de los países de Centroamérica. Lo anterior, puede ser desarrollado mediante el impulso de actividades preventivas en planos sociales, culturales, políticas, económicas; y, el desarrollo recreativo, cultural y deportivo de la región.

Por otra parte, es medular el trabajo conjunto y articulado a nivel regional. Al ser un fenómeno de carácter transnacional, el abordaje del narcotráfico debe realizarse de manera conjunta y con acciones coordinadas a nivel regional por cada uno de los países. Para ello, es fundamental el desarrollo e intercambio de experiencias previas (positivas y negativas), buenas prácticas; entre otras actividades. De esta forma, los Estados pueden compartir entre sí oportunidades de mejora y lineamientos para la mitigación de la problemática previamente planteada.

Al ser un fenómeno transversal a todos los niveles estatales, las acciones implementadas deben realizarse en conjunto a lo interno del Estado por todos los actores de interés. Es esencial en la implementación de las acciones, la participación de actores de sociedad civil, actores de carácter privado y organizaciones de carácter no gubernamental. Cada uno de estos actores, podría contribuir, junto con el Estado, a desarrollar acciones estratégicas, desde su experiencia, para la construcción de paz social, firme y duradera que sea reflejada en todas las dimensiones Estatales.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Acuña, V. (2015). Centroamérica en las globalizaciones (siglo XVI-XXI). Anuario de Estudios Centroamericanos, 41(1), 13-27. doi:http://dx.doi.org/10.15517/aeca.v41i1.21838

AECID. (s.f). Cooperación regional con el Sistema de la Integración Centroamericana (SICA). Recuperado el 17 de octubre de 2018, de http://www.aecid.es/ES/d%C3%B3nde-cooperamos/alc/cooperacion-regional/sica

Dirección de Seguridad Democrática. (2014). Estado de situación de la Estrategia de Seguridad de Centroamérica y su relación con Panamá. Recuperado el 17 de octubre de 2018, de http://dialogoelsalvador.com/dialogo_sv/admin/uploads/documentos/galerias/82536-presentacion-esca-general-30-oct-2014-vres.pdf

La Nación. (2017). Centroamérica, aun sin guerra, sigue siendo una de las zonas más violentas del planeta. Recuperado 17 de octubre de 2018, de https://www.nacion.com/el-mundo/politica/centroamerica-aun-sin-guerra-sigue-siendo-una-de-las-zonas-mas-violentas-del-planeta/YQ3QWM3DLRA5ZAPTWKA7FS5V5E/story/

Meyer, P., & Ribando, C. (2015). Central America Regional Security Initiative: Background and Policy Issues for Congress. Recuperado el 29 de agosto de 2018, de https://fas.org/sgp/crs/row/R41731.pdf

Ovalle, W. (2014). INTEGRACIÓN CENTROAMERICANA Y SEGURIDAD DEMOCRÁTICA (1a ed.). Recuperado el 16 de octubre de 2018

Ovalle, W. (2016). La Estrategia de Seguridad de Centroamérica y el Modelo de Seguridad Democrática en el marco del Sistema de la Integración Centroamericana. Recuperado el 17 de octubre de 2018, de https://www.ceddet.org/wp-content/uploads/2016/04/n4_red_SICA.pdf

Pastor, M. (2017). Crimen Organizado y maras se entreveran en Mesoamérica. Disponible en http://www.ieee.es/Galerias/fichero/docs_analisis/2017/DIEEEA04-2017_CrimenOrganizado_Maras_MLPG.pdf Revisado el 14 de octubre de 2018

Santos, F. (2016). Los modos de las políticas de la Integración Centroamericana. Recuperado el 16 de octubre de 2018, de https://www.lamjol.info/index.php/DERECHO/article/viewFile/2787/2544

U.S. Department of State (2007).  The Merida Initiative: United States-Mexico- Central America Security Cooperation. Consultado el 16 de octubre del 2018 en: https://2001-2009.state.gov/r/pa/prs/ps/2007/oct/93800.htm

U.S. Department of State (2012). The Central America Regional Security Initiative: Enhanced Levels of Cooperation and Coordination. Consultado el 16 de octubre del 2018 en: https://2009-2017.state.gov/documents/organization/183774.pdf

Anuncios

10 de noviembre: Día Mundial de la Ciencia para la Paz y el Desarrollo: Qué se hace en Centroamérica

Laura Aguilar Castillo
Especialista en Monitoreo y Evaluación
Consultora de Partners of the America y FUNPADEM
Economista y MA en Estudios de Desarrollo

El ser humano ha utilizado la ciencia como un instrumento para entender y transformar su entorno. Esta le ha permitido moldear y dirigir cómo desarrollar sus medios de vida y en muchas ocasiones marca también como interactuar con los demás. En el contexto global actual, la importancia de dirigir los avances científicos y tecnológicos hacia el desarrollo sostenible y la paz se ha multiplicado, pues los retos a los que se enfrenta la humanidad marcan no sólo la sobrevivencia y superación de la especie humana, sino de el planeta. Nunca una especie ha tenido en su poder tanta influencia sobre el medio que habita, por lo que debe ejercerla con prudencia, y con miras al beneficio colectivo, no personal.

La Organización de las Naciones Unidas, a través de la Organización para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), desarrolla acciones para promover el acercamiento de la ciencia a la sociedad, además de trabajar en los retos éticos generados por el progreso científico, en conmemoración del Día Mundial de la Ciencia para la Paz y el Desarrollo, que se celebra el 10 de noviembre. Este día tiene como objetivo lograr que los “ciudadanos estén informados sobre los avances científicos, creando sociedades más sostenibles, al tiempo que favorece la comprensión sobre la fragilidad del planeta en el que vivimos” (Naciones Unidas, 2018)[1].

De acuerdo con la CEPAL, “(S)i bien los países de América Latina y el Caribe han avanzado en materia de inversión en I+D, sus niveles continúan muy por debajo de los de los países de la frontera tecnológica”[2]. Esto implica que los esfuerzos que se han venido desarrollando en nuestra región son insuficientes para articular apropiadamente los temas de ciencia, tecnología e innovación con producción y crecimiento económico, de modo que puedan tener un impacto suficiente en el desarrollo de los países.

Para analizar lo que ha estado haciendo Centroamérica para fomentar la innovación y el desarrollo en la última década, se han revisado datos de inversión en Investigación y Desarrollo (I&D) como porcentaje del PIB (Banco Mundial 2018)[3]. La inversión en I&D a nivel global se ha mantenido bastante estable en los últimos 20 años, rondando el 2% como porcentaje del PIB. Para 2015, representó el 2,23, la cifra más alta desde 1996.

En Centroamérica esta inversión es bastante dispar, con países como Panamá, cuya inversión en Investigación y Desarrollo como porcentaje del PIB ha venido descendiendo en los últimos años (de 0,235 en 2006 a 0,063 en 2013, último año para el que se cuenta con datos). Si bien esto no significa que hayan disminuido los montos que se invierten en investigación y desarrollo, si nos indica que conforme ha aumentado el PIB, la inversión en investigación y desarrollo no ha crecido proporcionalmente, señalando la falta de prioridad que se le ha dado a este tipo de inversiones. Honduras no cuenta con datos recientes, el último dato disponible es de 2004, en el que la inversión en I&D era de 0,041, un dato que refleja la poca inversión orientada a la innovación y producción de conocimiento en el sector productivo. Guatemala ha mantenido tasas estables, pero muy bajas de inversión en I&D, bajando de 0,049 en 2006 a 0,045 en 2012 (no hay datos disponibles más recientes). En los casos de El Salvador y Nicaragua, se ha visto un incremento en la inversión en I&D en los últimos años, pasando de 0,089 en 2007 a 0,13 en 2015 para el primero y de 0,084 en 2011 a 0,108 en 2015 para el segundo. Finalmente, Costa Rica es el país que invierte más en investigación y desarrollo, que ha mantenido una tendencia creciente. En este caso, pasó 0,427 en 2006 a 0,577 en 2015.

Si bien, en la región centroamericana estas cifras son bastante significativas, están aún alejadas del promedio de 2,2 a nivel mundial, y del 2,4 (2015) de la región del Este de Asia y Pacífico, cuyo crecimiento se aceleró a partir de los 1980s, transformando sus economías para que la innovación y la tecnología primaran en sus procesos productivos y de desarrollo por sobre la exportación de materias primas y maquila simple. Incluso, son números que aún no llegan a lo que invierten en promedio los países de América Latina, que para 2014 fue de 0,767.

Lo que nos refleja este análisis es que si bien, en general, en Centroamérica hay una tendencia al alza en la inversión en I&D, esta no es suficiente, ni se articula en la región, como para poder tener efectos significativos en el desarrollo de los países. Mejorar y articular los esfuerzos para innovar y utilizar tecnología en los procesos productivos debe ser una meta para la región, para poder aprovechar todos los beneficios derivados de las mejoras científicas y tecnológicas para mejorar la calidad de vida de los centroamericanos, y continuar con pasos firmes por el camino del desarrollo sostenible.

[1] Naciones Unidas (2018) Día Mundial de la Ciencia para la Paz y el Desarrollo, 10 de noviembre. Recuperado de http://www.un.org/es/events/scienceday/

[2] CEPAL (2018). Acerca de Innovación, ciencia y tecnología. Recuperado de https://www.cepal.org/es/temas/innovacion-ciencia-y-tecnologia/acerca-innovacion-ciencia-tecnologia

[3] Banco Mundial (2018). Research and development expenditure (% of GDP). Recuperado de: https://data.worldbank.org/topic/science-and-technology

SEGUNDA RONDA ELECTORAL DE BRASIL

Andrea Urtecho Ávalos
Internacionalista
Pasante en FUNPADEM

Tras la primera ronda electoral que arrojó resultados insuficientes para elegir a un candidato presidencial el primer domingo de octubre, los ciudadanos de Brasil debieron ejercer nuevamente su derecho al voto el 28 del mismo mes con el propósito de determinar quién sería su nuevo mandatario. Esta vez, la disputa ya no sería entre trece candidatos sino dos: Jair Bolsonaro por el Partido Social Liberal (PSL) y Fernando Haddad por el Partido de los Trabajadores (PT).

Al ser las 17:00 hora local, la mayoría de los 450 000 colegios electorales cerraron sus puertas (El Periódico, 2018) y  aproximadamente dos horas después el Tribunal Superior de Elecciones (TSE) de Brasil con el 94% de actas escrutadas, declaró a Jair Bolsonaro como el ganador de las elecciones presidenciales. Los resultados finales ubicaron a Bolsonaro con un 55,13% de los votos válidos, mientras que Haddad obtuvo el 44,87% (Tribunal Superior Electoral de Brasil, 2018).

El 21% de la población decidió optar por el abstencionismo, lo cual representa que, más allá de la polarización, una significativa parte de la sociedad brasileña todavía no se siente identificada tras la crisis institucional y económica más relevante de la historia de esta gran potencia latinoamericana.

Imagen 1: Trayectoria de Jair Bolsonaro

Screen Shot 2018-11-03 at 12.24.29 PM.png

“La verdad va a liberar este gran país, va a reformar una gran nación… lo que ocurrió hoy en las urnas no fue la victoria de un partido sino la celebración de un gran país por la libertad” fueron parte de las palabras que Jair Bolsonaro mencionó en su discurso tras el anuncio de su triunfo (CNN Español). De igual manera, prometió que tendrá un “gobierno decente”, que espera alcanzar “la paz y prosperidad”, preservar la familia y “sus valores” y terminar con “ideologías” (El Periódico).

Como parte de las rigurosas y estrictas propuestas de Bolsonaro en campaña, sus ideas sobre lo que haría en un eventual gobierno referente a la inseguridad que vive Brasil, califica como uno de los factores de peso para que en esta segunda ronda fuera el favorito de los votantes. Según datos del Foro Brasileño de Seguridad Pública, una organización de investigación, en 2017 63.880 personas fueron víctimas de homicidio, es decir son 175 muertes diarias (NY Times, 2018).

Frente a estas circunstancias, Bolsonaro mencionó en su campaña que otorgaría inmunidad a policías que en horas de servicio maten a un presunto delincuente, flexibilizaría la venta de armas y también era de su interés recortar la edad penal de 18 a 16 años. Sin embargo, propuestas como estas tendrán que cambiar la Constitución del país y pasar por el Supremo Tribunal Federal, institución en la que no cae necesariamente bien (El País, 2018).

Otro de los factores que influyeron a que el candidato para el PSL liderara los comicios presidenciales era la gran identificación que sentían las clases altas y clases medias tradicionales. Según el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística, en la primera ronda electoral, Bolsonaro se impuso en la mayoría de municipios de rentas medias y en casi todos los de renta mediana per cápita superior a los 500 reales brasileños (137 USD) (El País, 2018).

La religión y educación también fueron temas que Bolsonaro reiteradas veces mencionó en su campaña. Y es que a pesar de ser católico, se ganó el apoyo de los evangélicos debido a sus ideas sobre el matrimonio y “la familia tradicional”. Además en el área de educación quiere que los contenidos y métodos de enseñanza cambien en el sentido de que no se les impartan lecciones sobre ideología de género a las nuevas generaciones. Entre católicos Bolsonaro recibe un 51% de apoyo mientras que Haddad el 49% y por otro lado, según una encuesta de Datafolha siete de cada diez evangélicos votan al PSL.

En medio de una crisis institucional, una economía que no se recupera, altas tasas de inseguridad y de desempleo, Jair Bolsonaro llega a la presidencia con el reto de unir a un país fragmentado. Este 28 de octubre aproximadamente 57.797.466 brasileños creyeron en su lema “Brasil por encima de todo. Dios encima de todos” y apostaron a que este candidato de perfil ultraconservador y militar, gobierne el país y escriba un nuevo capítulo en la historia de Brasil a partir del 1 de enero por cuatro años.

Bibliografía

¿Por qué votan a Bolsonaro? (octubre de 2018). Obtenido de El País: https://elpais.com/especiales/2018/elecciones-brasil/claves/?id_externo_rsoc=TW_CM

Divulgación de los resultados electorales. (28 de octubre de 2018). Obtenido de Tribunal Superior Electoral de Brasil : http://divulga.tse.jus.br/

El Supremo se convertirá en el dique ante medidas extremas en Brasil. (29 de octubre de 2018). Obtenido de El País: https://elpais.com/internacional/2018/10/28/america/1540763314_762438.html

El ultraderechista Jair Bolsonaro gana las elecciones presidenciales en Brasil. (28 de octubre de 2018). Obtenido de El Periodico: https://www.elperiodico.com/es/internacional/20181028/el-ultraderechista-jair-bolsonaro-gana-las-presidenciales-7115887

En directo: Elecciones cruciales en Brasil. (28 de octubre de 2018). Obtenido de El Periodico: https://www.elperiodico.com/es/internacional/20181028/en-directo-elecciones-cruciales-en-brasil-7115458

Jair Bolsonaro es elegido presidente de Brasil, informa tribunal electoral brasileño. (2018 de octubre de 28). Obtenido de CNN Español: https://cnnespanol.cnn.com/2018/10/28/elecciones-brasil-resultados-bolsonaro-haddad/

Tras un año de violencia, Brasil rompe sus récords de homicidios. (15 de agosto de 2018). Obtenido de NY Times: https://www.nytimes.com/es/2018/08/15/brasil-homicidios-record-violencia/

LO QUE PUEDE APRENDER NICARAGUA DE VENEZUELA

Por Raquel Céspedes Ortiz, Ma. Andrea Herrera Araya, Brandon Li Vega, Estefanía Mata Monge, Angie Mora Zamora.
Estudiantes de Relaciones Internacional, UNA.

La crisis nicaragüense ha dejado 512 fallecidos, 1.428 desaparecidos, y alrededor de 4.062 heridos, según el último informe de la Asociación Nicaragüense Pro-Derechos Humanos (A.N.P.D.H) (2018). El conflicto inició el pasado mes de abril, mediante la represión gubernamental a las manifestaciones civiles contra la reforma a la seguridad social impuesta (EL PAIS, 2018). Lo que desencadenó un sinfín de actos violentos, que suman ya siete meses de conflicto interno. Esto pone a prueba la legitimidad del gobierno ante la población nacional e incluso internacional. Entendiendo legitimidad, según el diccionario word reference (2018), como la capacidad para ejercer una labor o función con adecuación a la ley.

La última encuesta de la firma CID Gallup, realizada entre el 6 y el 18 de septiembre (2018), revela que el porcentaje de personas que exigen la renuncia del presidente Daniel Ortega y la vicepresidenta Rosario Murillo, aumentó del 57% en mayo al 61% en septiembre del presente año. Asimismo, el 60% de los (as) ciudadanos (as) indicó que las elecciones generales deberían adelantarse y realizarse en 2019. Para el 54% de las personas encuestadas el adelanto de elecciones es “lo más importante en este momento”, y el 34% dice que lo más urgente es la continuidad del diálogo nacional.

De acuerdo con un artículo del diario EL PAIS (2018), los meses de mayo y junio representan dos intentos fallidos del diálogo nacional entre las partes. Debido a que la represión y la violencia contra civiles se mantiene. Aun con los esfuerzos de la iglesia católica por mediar el diálogo y la exhortación de la comunidad internacional al cese de la represión.

Para el Centro Nicaragüense de los Derechos Humanos (CENIDH) el Diálogo Nacional es de las pocas alternativas para ayudar a la salida de la actual espiral de violencia y represión en Nicaragua. Para ello, es imprescindible que exista voluntad política por parte del gobierno para asegurar la efectividad (2018;16). Incluso, un conflicto de esta magnitud se puede resolver mediante la negociación de las partes. Ya que, el estadista y negociador Henry Kissinger ha definido la negociación como “el proceso de combinar posiciones conflictivas en una posición común, bajo una decisión de unanimidad” (Kissinger, 1969).

Entonces, ¿Qué tiene que ver Venezuela con Nicaragua? La respuesta la dirigimos a la Mesa de Negociación y Acuerdos (2002-2003) y el proceso de facilitación de la OEA y el Centro Carter en Venezuela. Dado entre los dos principales grupos de actores que conformaban el conflicto venezolano (gobierno y oposición), y el apoyo de la diplomacia preventiva ejercida por un Grupo de Países Amigos (Martinez, M. 2010; 44). La cual logro cierta pacificación del conflicto venezolano.

Esta negociación se caracterizó, por lograr un compromiso de las partes en la prenegociación. Pues las partes y el facilitador buscarían acordar una solución electoral a la crisis del país, pero también en materia de desarme de la población, fortalecimiento del sistema electoral y funcionamiento de la Comisión de la Verdad. Además, se estipuló que la negociación estaría enfocada en “solucionar la crisis del país por la vía electoral” (Martínez, M. 2010; 52)

Respecto a los actores internos del conflicto venezolano, el del Gobierno contaba con varios ministros en funciones y altos cargos de gobierno, favorecía e incluso forzaba a los negociadores del Gobierno a mantener la unidad. Mientras que la oposición, con la ausencia de una postura ideológica común y de un liderazgo claro debido a la variedad de sectores que le conforman, le fue indispensable seleccionar estratégicamente sus representantes por su capacidad negociadora y su objeto de representar a los múltiples sectores (Martínez, M. 2010; 55).

En cuanto a los actores externos, Jimmy Carter fue crucial a la hora de ayudar a las partes a superar los momentos más convulsos, con propuestas concretas a las partes enfrentadas. Mientras que el grupo de países amigos ejerció un rol decisivo, forzando al gobierno de Chávez a negociar con la oposición, y contribuyendo a reducir el nivel de presión de Washington sobre la Revolución Bolivariana. (Martínez, M. 2010; 56).

Por lo tanto, para Nicaragua es primordial encontrar las condiciones propicias para retomar el diálogo nacional e iniciar una Mesa de Negociación. Estableciendo un proceso confiable para las partes, con reglas claras y compromiso de respetar los acuerdos. En la medida de lo posible, asegurando elecciones limpias y un proceso electoral adelantado. Aunado a esto, apoyar un proceso de pacificación, con distintas instancias de visibilidad en todos los sectores sociales, desde los niveles políticos más altos hasta las comunidades de base (Centro Carter, 2005:3).

Así, las partes involucradas en el conflicto nicaragüense puedan aprender del éxito y fracaso de una mesa de negociación como la que hubo en Venezuela en los años 2002-2003. El Gobierno de Nicaragua puede evitar un desgaste sin retorno, mientras que la oposición, considere que la falta de un liderazgo bien definido le puede impedir desarrollar una estrategia concreta. Sin dejar de lado, la importante participación de la facilitación externa, que contribuya a lograr una pacificación como paso en el conflicto venezolano.

Por lo tanto, el descontento de la sociedad civil nicaragüense contra el mandatario Daniel Ortega y su esposa Rosario Murillo como vicepresidenta es revelador. Los datos de encuestas y organismos ponen al descubierto que Ortega ya no cuenta con el apoyo del pueblo nicaragüense en una mayoría verdaderamente representativa. La estrategia implementada por el mandatario no ha hecho más que desgastar su imagen y legitimidad en el poder, así como sus recursos para mantener su posición represiva. Desde esta perspectiva, le es más viable abrir una mesa de negociación con la opositora Alianza Cívica, la mediación de los obispos católicos y garantes internacionales como la Organización de Estados Americanos (OEA). Implementando un mecanismo de solución pacífica y fiable para las partes involucradas en el conflicto.

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

ANDPH (24 septiembre 2018) Informe preliminar de ciudadanos nicaragüenses muertos en protesta cívica como un derecho humano, período 19/04/2018 al 23/09/2018. (158 días calendario). Disponible en: https://twitter.com/AsociacionPro?lang=es. Revisado el 12 octubre de 2018.

CENIDH (2018) CENIDH denuncia violaciones sistemáticas a los derechos humanos e los nicaragüenses por el régimen dictatorial de Daniel Ortega y Rosario Murillo en el periodo del 14 al 25 de julio del 2018. Informe No.5. Disponible en: https://www.cenidh.org/media/documents/docfile/Informe_No_5__CENIDH.pdf. Revisado el 13 octubre de 2018.

Centro Carter (2005) “El Centro Carter y el proceso de construcción de paz en Venezuela, junio 2002-febrero 2005”. Disponible en: http://www.cartercenter.org/documents/2137. pdf; p. 3 Revisado el 12 octubre 2018.

EL PAIS (19 julio 2018) Cronología Nicaragua: tres meses de protestas y más de 300 muertos. Disponible en: https://elpais.com/internacional/2018/07/18/america/1531921411_489786.html. Revisado el 13 octubre de 2018.

Kissinger, H. (1969). Nuclear Weapons and Foreign Policy. W.W. Norton, Nueva York, Estados Unidos.

La Prensa (5 octubre 2018) Nicaragüenses crean unidad opositora contra el gobierno de Daniel Ortega. Disponible en: https://impresa.prensa.com/panorama/Nicaraguenses-opositora-gobierno-Daniel-Ortega_0_5137736281.html. Revisado el 13 octubre de 2018.

Martínez, M. (2010) La Mesa de Negociación y Acuerdos (2002-2003) y el proceso de facilitación de la OEA y el Centro Carter Politeia, vol. 33, núm. 44, enero-junio, 2010, pp. 47-88, Universidad Central de Venezuela. Disponible en: http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=170020031003. Revisado el 12 octubre 2018.

Salazar, M. (26 septiembre 2018) Cid Gallup: 61 por ciento exige renuncia de Ortega-Murillo. Confidencial. Disponible en: https://confidencial.com.ni/cid-gallup-61-exige-renuncia-de-ortega-murillo/. Revisado el 12 octubre de 2018.

Wordreference (2018) Legitimidad. Disponible en: http://www.wordreference.com/definicion/legitimidad. Revisado el 12 octubre de 2018.

Día de la Niña, Perspectivas de Niñez y Género en Centroamérica

Dayana Espinosa Patti

B.A en Relaciones Internacionales

Asistente Técnica de FUNPADEM

 

El 19 de diciembre de 2011, la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó la Resolución 66/170 en la que declara el 11 de octubre como el Día Internacional de la Niña, con el objetivo de reconocer los derechos de las niñas y los problemas excepcionales que confrontan en todo el mundo. Este año se celebra bajo el lema: “Con ellas: una generación de niñas preparadas”.

Alrededor de mil cien millones de niñas forman parte de una gran y vibrante generación mundial preparada para asumir el futuro. Sin embargo, es una obligación reconocer que la mayor parte de ellas se encuentra en desventaja. Si bien la desigualdad afecta a todos los habitantes de una sociedad, perjudica en gran medida a los grupos históricamente vulnerables, entre ellos las mujeres y niñas, quienes siguen teniendo menos oportunidades en el ejercicio pleno de sus derechos, simplemente por su género.

Tomando como referencia conceptual el Manual Metodólogico de la Unesco por “género” se entienden las construcciones socioculturales que diferencian y configuran los roles, las percepciones y los estatus de las mujeres y de los hombres en una sociedad  y por “igualdad de género” se entiende la existencia de una igualdad de oportunidades y de derechos entre las mujeres y los hombres en las esferas privada y pública que les brinde y garantice la posibilidad de realizar la vida que deseen.

Actualmente, se reconoce a nivel internacional que la igualdad de género es una pieza clave del desarrollo sostenible. Durante los últimos cincuenta años los gobiernos y las organizaciones de la sociedad civil han desplegado esfuerzos concertados a fin de formular y aplicar políticas capaces de crear un “terreno de juego” más justo y equilibrado para las mujeres y los hombres, abordando los principales obstáculos para la consecución de la igualdad de género. Gracias a la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer (CEDAW), La Convención Belem do Pará, la Plataforma de Acción de Beijing y otros acuerdos e iniciativas internacionales se ha creado un consenso y marco de acción internacional que ha permitido lograr avances notables para subsanar las disparidades de género en ámbitos como los resultados educativos y los salarios, entre otros aspectos (UNESCO, 2014)

No obstante, en ningún país la igualdad de género se ha convertido en la norma, aún quedan importantes disparidades por subsanar, como las siguientes destacadas por UNWomen (2018):

  • En 18 países de todo el mundo, los esposos pueden impedir legalmente que sus esposas trabajen de manera remunerada.
  • En 39 países, las hijas y los hijos no tienen los mismos derechos hereditarios.
  • Exactamente 49 países carecen de leyes que protejan a las mujeres de la violencia en el hogar.
  • A escala mundial, una de cada cinco mujeres y niñas menores de 50 años informaron haber sufrido violencia física o sexual a manos de una pareja íntima.
  • A escala mundial, 750 millones de mujeres y niñas contrajeron matrimonio antes de los 18 años de edad y al menos 200 millones de mujeres y niñas en 30 países fueron sometidas a mutilación genital femenina.

¿Y Centroamérica?

La realidad centroamericana no se excluye de la mundial. A pesar de los valiosos avances en la respuesta a la violencia contra las mujeres y las niñas, este flagelo continúa siendo una amenaza a los derechos humanos, la salud pública, la seguridad ciudadana y la autonomía física, política y económica de las mujeres en la región (PNUD, 2017).

Las condiciones de inseguridad para las mujeres en Centroamérica son multicausales. Es decir, su existencia se debe a factores socio-culturales como pobreza, marginación y una cultura de normalización de conductas que derivan en agresiones directas o estructurales según afirma un Informe sobre la región centroamericana elaborado por la Unión Europea, titulado “La Violencia Contra las Mujeres como problema de seguridad ciudadana y las políticas de seguridad” (2013).

El primer argumento para explicar la violencia contra las mujeres como un problema de seguridad ciudadana, se deriva del propio concepto de seguridad ciudadana. En efecto, la seguridad ciudadana implica vivir sin temor, libre de amenazas a la seguridad personal, a no ser víctima de actos de violencia o cualquier hecho que vaya contra los derechos relacionados con la vida e integridad física, psicológica y sexual.

De acuerdo al informe de Naciones Unidas titulado titulado “Prevenir los Conflictos, Transformar la Justicia, Garantizar la Paz”, durante el 2015 y 2016, 14 de cada 100.000 mujeres fueron asesinadas por razones de género en El Salvador y le sigue Honduras, con 11 de cada 100.000 mujeres, siendo un país que tuvo un aumento de 263% en los femicidios de 2005 a 2013. Además, Honduras ocupó en 2015 el primer lugar en femicidios a escala mundial y en Nicaragua, solamente en el primer trimestre de 2016 20 mujeres ya había sido asesinadas. En concreto, el informe destaca que “el feminicidio y otras formas de violencia contra las mujeres en la región siguen en aumento y la aplicación de la justicia continúa siendo limitada, con 98% de impunidad”. (ONU, 2016).

No obstante, se debe reconocer el esfuerzo y los avances en el impulso de políticas orientadas a la prevención, sanción y erradicación de la violencia contra las mujeres, resumidas en el siguiente cuadro:

País Leyes integrales de violencia contra las mujeres y otras normas de violencia. (2013-2016) Políticas y/o planes de acción nacionales específicos para la eliminación de la violencia contra las mujeres, (2013-2016)
 

Belice

–  Ley de Delitos Sexuales (1991) y reformas (2000, 2007).

–  Ley de Violencia Doméstica (Domestic Violence Act) (1992, 2000, 2007).

–  Código Penal (Reforma) Criminal Code (Amendment) Act (2000).

Tercer Plan de Acción Nacional sobre Violencia de Género en proceso de formulación previsto para el período 2016-2020.
 

 

Costa Rica

–  Ley No 8589 ‘Ley de Penalización de la Violencia contra las Mujeres’ (2007) que define el femicidio e incorpora la figura judicial de feminicidio íntimo.

– Ley No 9095 Contra la trata de personas (2012).

–  Ley No 7586 Ley contra la violencia doméstica (1996) y su modificatoria.

–  Ley N 8925.

–  Ley No 8805 Ley contra el hostigamiento sexual en el empleo y la docencia (1995).

–  Ley No 8688 (2009), crea el Sistema Nacional para la atención y prevención de la violencia contra las mujeres y la violencia intrafamiliar como instancia de deliberación, concertación, coordinación y evaluación entre el Instituto Nacional de las Mujeres los ministerios de centralizadas y las organizaciones de la social civil.

Plan Nacional de Atención y Prevención de la Violencia contra las Mujeres en las Relaciones de Pareja y Familiares por Hostigamiento sexual y Violación (PLANOVI Mujer 2010-2015).

 

 

 

Honduras

– Decreto 59-2012 ‘Ley Contra la Trata de Personas’ (2012).

–  Decreto No 132-97 (1997). Ley Contra la Violencia Doméstica.

–  Decreto 23-2013 (2013) que adiciona la figura del tipo penal de femicidio al Código Penal, Título I, Delitos contra la Vida y la Integridad Corporal (artículos 27 y 321 del Decreto No 144-83 de fecha 23 de agosto de 1983 contentivo del Código Penal). El artículo 118 crea la figura del femicidio.

–  Reforma Ley Contra la Violencia Doméstica en 2014 (Decreto No 66- 2014).

Plan Nacional contra la Violencia hacia la Mujer (2013-2022).
 

 

 

Panamá

–   Ley No 38 (2001) que reforma y adiciona artículos al Código Penal y Judicial sobre Violencia Doméstica y maltrato al niño, niña y adolescente.

–  Ley No 16 (2004) de prevención y eliminación de la explotación sexual comercial de personas menores de edad en Centroamérica, Panamá y República Dominicana.

–  Código Penal (Ley No 14 2007).

–  Ley No 79 sobre trata de personas y actividades conexas (2011).

–   Ley No 82 (2013) que garantiza el derecho de las mujeres de cualquier edad a una vida libre de violencia, proteger los derechos de las mujeres víctimas de violencia en un contexto de relaciones desiguales de poder, así como prevenir y sancionar todas las formas de violencia en contra de las mujeres, en cumplimiento de las obligaciones contraídas por el Estado. También reforma el Código Penal para tipificar el femicidio.

Plan Nacional Contra la Violencia Doméstica y Políticas de Convivencia Ciudadana (2004-2014).
 

 

El Salvador

–   Decreto legislativo No 902 ‘Ley contra la violencia intrafamiliar’ (1996).

–   Ley Especial Integral para una Vida Libre de Violencia para las Mujeres (2010).

–  El feminicidio está incluido en los artículos 45o y 46o de la Ley Especial (Decreto No 520) del año 2010.

 

-Política Nacional para el Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia (2014- 2015).

-Plan de Acción de la Política Nacional para el Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia (2014-2015).

 

 

 

 

Nicaragua

– Ley No 779 ‘Ley Integral Contra la Violencia hacia las Mujeres y de Reformas a la Ley No 641 del Código Penal’ (2012) y ley 846 (modificatoria) (2013).

– Ley No 230 de reformas y adiciones al Código Penal para prevenir y sancionar la violencia intrafamilia.

– Decreto 42-2014: Reglamentación de la ley No 779 (2014).

– Ley No 896 ‘Ley contra la trata de personas’ (2015).

 

– Política Nacional para el Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia (2014- 2015).

– Plan de Acción de la Política Nacional para el Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia (2014-2015).

– Plan de Nacional de Acción contra la Violencia hacia la Mujer, Niña, Niño y Adolescente (en proceso de formulación).

– Plan Nacional contra la violencia hacia las mujeres 2015-2020.

 

Guatemala

– Decreto No 97-96 ‘Ley para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia Intrafamiliar’ y su reglamento (Acuerdo Gubernativo No 831-2000).

– Decreto No 22-2008‘Ley contra el femicidio y otras formas de violencia contra la mujer’.

– Decreto 09-2009. Ley contra la violencia sexual explotación y trata de personas

Plan Nacional de Prevención y Erradicación de la Violencia Intrafamiliar y contra las Mujeres (PLANOVI) (2004-2014).

Fuente: Elaboración propia a partir de la información recogida de datos de la CEPAL y el PNUD (2016).

La violencia restringe de forma determinante la vida de las niñas y mujeres, y es uno de los mayores obstáculos en su desarrollo en vista que les impide tomar decisiones en los distintos ámbitos de sus vidas y limita su participación activa en la sociedad. Los actos que degradan o dañan atentan contra su libertad, dignidad e integridad física. Por tal razón, es una obligación de los Estados trabajar de forma sistemática y coordinada para eliminar todas las vulnerabilidades existentes, hay países donde existen normas, derechos, e igualdad de todas las personas reconocidos por el ordenamiento jurídico, pero en la práctica, no se dan las condiciones para que todos los individuos y grupos cuenten con garantías y libertades ofrecidas por el derecho (IEEPP, 2017).

En un país en donde se garantiza la seguridad ciudadana, las mujeres no deberían tener ninguna limitante ni ser víctimas de ningún tipo de violencia basada en su género. A nivel de apreciación se debe compartir el criterio de que ya después de 7 años de aquella resolución, el Día Internacional de la Niña no debería ser solo un día para llamar la atención del mundo sobre su situación. La nueva generación de niñas se está encontrando con un mundo constantemente cambiante, que debe ofrecerle un día internacional que no las victimice sino que marque el esfuerzo por los logros alcanzados y la necesidad de seguir trabajando por parte de toda la sociedad para que ellas puedan exigir y disfrutar sus derechos y donde la igualdad no sea una meta, sino una realidad.

Referencias Bibliográficas:

Instituto de Estudios Estrategicos y Políticas Públicas (IIEP) Mirador de Seguridad Boletín No. 265 – Marzo, 2017. Violencia hacia la Mujer en Centroamérica. Disponible en: https://www.ieepp.org/boletines/mirador-de-seguridad/2017/Marzo/34-violencia-hacia-la-mujer-en-centroamerica/

Organización Mundial de la Salud (2017) Violencia contra la mujer. Disponible en: http://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/violence-against-women

Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) (2017) Del compromiso a la acción: políticas para erradicar la violencia contra las mujeres en América Latina y el Caribe. Disponible en: http://www.uy.undp.org/content/dam/uruguay/docs/Genero/undp-uy-inf-reg-vbg-2017.pdf

UN (s.f) Día de la Niña. Disponible en: http://www.un.org/es/events/girlchild/

UNESCO (2014) UNESCO Culture for Development Indicators: Methodology Manual. Igualdad de Género.  Disponible en: https://es.unesco.org/creativity/sites/creativity/files/digital-library/cdis/Iguldad%20de%20genero.pdf

UNWOMEN (2018) Hacer las promesas realidad: la igualdad de género en la agenda 2030 para el desarrollo sostenible. Disponible: http://www.unwomen.org/-/media/headquarters/attachments/sections/library/publications/2018/sdg-report-fact-sheet-latin-america-and-the-caribbean-es.pdf?la=es&vs=0

UNWOMEN (2016) “Prevenir los Conflictos, Transformar la Justicia, Garantizar la Paz”. Disponible en: http://www2.unwomen.org/-/media/field%20office%20colombia/documentos/publicaciones/2016/unw-global-study-1325-2015-sp.pdf?la=es&vs=3442

 

PANORAMA DE LA PRIMERA RONDA ELECTORAL DE BRASIL

Andrea Urtecho Ávalos
Internacionalista y pasante en FUNPADEM

Semanas previas a las elecciones de Brasil las encuestas, la polarización nacional y análisis de expertos al respecto apuntaban a una muy probable segunda ronda, hecho que el pasado domingo 7 de octubre se hizo realidad. Aproximadamente 147 millones de brasileños (La República; 2018) fueron convocados a las urnas con la finalidad de decidir quién sería el sucesor de Michel Temer, sin embargo los votos no fueron suficientes y será hasta el 28 de este mismo mes que Brasil tendrá finalmente a su Poder Ejecutivo electo.

Después de que el Tribunal Superior de Elecciones le impidiera a Luiz Inácio Lula da Silva ser candidato presidencial, el Partido de los Trabajadores (PT) bajó significativamente su popularidad y se veía amenazado por el candidato por Partido Social Liberal (PSL), Jair Bolsonaro. El sustituto de Lula, Fernando Haddad, pareció no llenar las expectativas del pueblo brasileño a pesar de haber seguido la misma línea de Lula en campaña electoral.

Según datos del Tribunal Superior de Elecciones de Brasil, el candidato que mayor porcentaje obtuvo esta primera ronda fue el PSL con un 46,03% y el PT se posiciona en segundo lugar con un 29,28%. En cuanto a número de votos, la cantidad que los separa es realmente significativa, puesto que Bolsonaro supera poco más de 48 millones mientras que Haddad llega a los 31 millones.

Por otro lado, estas elecciones registraron un alto nivel de abstencionismo a pesar de que el voto en este país es de carácter obligatorio. Alrededor de 1 de cada 5 brasileños decidió no ejercer el voto. Es decir, cerca de 30 millones de brasileños (Tribunal Superior Electoral de Brasil, 2018). Las personas que no acuden a votar sin justificación se enfrentan a una multa monetaria de 3,51 reales, menos de un dólar. El voto es obligatorio para personas que tienen entre 18 y 70 años y es opcional para los jóvenes de 16 años, los mayores de 70 años y los analfabetos (El Observador; 2018).

Paralelas a las elecciones del Poder Ejecutivo, las del Poder Legislativo también se efectuaban el primer domingo de octubre. De esta manera, se eligieron 54 senadores federales, 513 diputados, 27 gobernadores de las unidades federales, 1 cámara legislativa del distrito federal y 26 asambleas legislativas estatales (Clarín; 2018), únicos electos definitivos en la primera ronda. El próximo presidente brasileño tendrá un Parlamento sumamente fragmentado puesto que presenta un total de 30 partidos en la Cámara de Diputados y otros 21 en el Senado. En este sentido, los bloques de agrodiputados y evangelismo ya expresaron su apoyo al candidato Bolsonaro en caso de que gane las próximas elecciones (Bae Negocios, 2018).

No hay duda que las elecciones del pasado 7 de octubre muestran la significativa polarización del pueblo brasileño. Aunque Haddad haya llegado muy por debajo de los votos en comparación a Bolsonaro, es posible que gane el voto de los demás candidatos presidenciales que no llegaron a alcanzar la segunda ronda. Pero por otro lado, Bolsonaro se encuentra en una evidente ventaja. La decisión final quedará en manos de los brasileños el próximo 28 de octubre: elegir la izquierda del Partido de los Trabajadores o la ultraderecha del Partido Social Liberal.

Bibliografía

Brasil: Fernando Haddad y Jair Bolsonaro a segunda vuelta. (8 de octubre de 2018). Obtenido de La República : https://larepublica.pe/mundo/1333087-vivo-elecciones-presidenciales-brasil-sigue-proceso-electoral-2018-mundo-brasil-jair-bolsonaro-fernando-haddad-lula-da-silva

Brasil: Jair Bolsonaro y Fernando Haddad disputarán la segunda vuelta de las elecciones presidenciales, a la que el ultraderechista llega con amplia ventaja. (8 de octubre de 2018). Obtenido de BBC: https://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-45780394

Divulgación de los resultados electorales. (s.f.). Obtenido de Tribunal Superior Electoral de Brasil: http://divulga.tse.jus.br/

Elecciones en Brasil 2018: todo lo que hay que saber. (28 de septiembre de 2018). Obtenido de Clarín: https://www.clarin.com/mundo/elecciones-brasil-2018-candidatos-encuestas-bolsonaro-haddad-informacion-contexto-curiosidades_0_PR2EKkgx_.html

Elecciones en Brasil: qué se vota, cómo y a quién. (7 de octubre de 2018). Obtenido de El Observador: https://www.elobservador.com.uy/nota/elecciones-en-brasil-que-se-vota-como-y-a-quien-2018105144721

Un Congreso más fragmentado que nunca aguarda al próximo presidente brasileño. (9 de octubre de 2018). Obtenido de Bae Negocios: https://www.baenegocios.com/mundo/Un-Congreso-mas-fragmentado-que-nunca-aguarda-al-proximo-presidente-brasileno-20181008-0035.html

 

 

PANORAMA PRE-ELECTORAL EN BRASIL

Andrea Urtecho Ávalos
Internacionalista
Pasante en FUNPADEM

Repleto de incertidumbre, el pueblo brasileño está pronto a celebrar las elecciones presidenciales, las “más turbulentas de su historia”, el próximo domingo 7 de octubre. Después de atravesar una compleja situación debido a la crisis política, por la destitución de la presidenta Dilma Rousseff, y la crisis económica, al contraer en el 2016 su Producto Interno Bruto (PIB) en 3.6% (El Observador; 2017) más la devaluación del real brasileño, es evidente que las elecciones del presente año son decisivas para este país latinoamericano.

Los brasileños no estarán a cargo únicamente de votar a su Presidente y Vicepresidente, también elegirán a 54 senadores federales, 513 diputados, 27 gobernadores de las unidades federales, 1 cámara legislativa del distrito federal y 26 asambleas legislativas estatales. (Clarín; 2018). En cuanto a los presidentes, son trece los que están en disputa, pero en particular son dos los partidos que atraen al ojo público: el Partido de los Trabajadores (PT) y el Partido Social Liberal (PSL). Según el Tribunal Superior de Elecciones (TSE) 147.306.275 personas están en condiciones de votar en estas elecciones.

El Partido de los Trabajadores (PT) y su estrategia

Para entrar un poco en contexto, el último día para inscribir candidaturas, el PT publicó la decisión de elegir como candidato presidencial a Luiz Inácio Lula da Silva, expresidente que cayó preso y actualmente cumple una condena de 12 años debido a actos de corrupción. Lula no era cualquier preso político para el pueblo de Brasil. Luego de ocho años gobernando, tuvo un índice de aprobación del 87%, además dejó su presidencia con un crecimiento del PIB mantenido mayor al 4%, dedujo la tasa del desempleo al 50% y sin deudas al Fondo Monetario Internacional (El Espectador; 2010).

Tras el anuncio de su candidatura, siempre lideraba en las encuestas de intención al voto. Sin embargo, pasó lo que todos temían que iba a suceder. El 31 de agosto el TSE, convocó una reunión de urgencia en la que se llegó a la conclusión de prohibirle continuar a Lula su candidatura, además, le concedió 12 días hábiles para anunciar a su sustituto (El País; 2018). No fue hasta el día 11 que anunció a su vicepresidente como la nueva cabecilla del PT. Se trataba de Fernando Haddad, exministro de Educación durante seis años y también exalcalde de Sao Paulo, fue quien tuvo la tarea de hacerse conocido por el país en menos de un mes y de proyectar una imagen limpia y positiva.

Para ese entonces, el PT habría cumplido con su cometido: Lula habría acaparado la atención de la mayoría de votantes brasileños y le traspasaría sus seguidores a Haddad.

El principal rival del PT

Jair Messias Bolsonaro, quien fue militar y diputado, era el que le tocaba los talones en las encuestas a Lula. Aunque se puede decir que éste nunca fue un verdadero candidato, entonces Bolsonaro era el que en realidad lideraba las encuestas.

Su campaña ha dejado mucho que desear. Sus discursos han estado marcados por ideas xenófobas, racistas, discriminatorias y machistas. Además, una ocasión propuso flexibilizar las leyes sobre el porte de armas para los que son “buenos ciudadanos” y señaló que las armas son inherentes al ser humano y que están en la Biblia. Asimismo dijo que si alguien es atacado y toma represalias con disparos no debería ser condenado sino condecorado (RPP; 2018).

El pasado 6 de septiembre, Bolsonaro se encontraba en Juiz de Fora, cerca de Río de Janeiro, donde hacía su campaña electoral, rodeado de una multitud. Mientras sus seguidores le saludaban y demás, un individuo aprovechó para clavarle un cuchillo en el abdomen. Inmediatamente Bolsonaro fue trasladado a la Unidad de Cuidados Intensivos y fue hasta el 29 de septiembre que salió del hospital, lugar donde tuvo que seguir su campaña electoral a través de redes sociales.

Otro acontecimiento importante a destacar, es la marcha contra Bolsonaro el 27 de septiembre. Las grandes ciudades de Brasil como Sao Paulo, Río de Janeiro, Belo Horizonte y otras 8 más, fueron testigo del desfile de personas que salieron a mostrar su descontento con un eventual gobierno de Bolsonaro. Miles de personas llevaban sus carteles con la frase “Él no”, evidentemente molestos por las ideas que este candidato ha transmitido (Clarín; 2018). De esta manera queda más que claro que Bolsonaro no sólo lideraba las encuestas de intención, también las de descontento popular.

¿Qué dicen las encuestas?

El Instituto de Investigación Datafolha, considerado uno de los más importantes centros de investigación de opinión de Brasil, publicó el 28 de septiembre la última encuesta de intención de voto.

Imagen 1. Encuesta en Brasil: Intención de voto.

Screen Shot 2018-10-05 at 2.13.43 PM

Fuente: Datafolha. Registros de investigación (de la más antigua a más reciente).

La encuesta muestra a Jair Bolsonaro con un 28% de intención de voto, a su vez, es posible ver que en tan sólo 8 días, Fernando Haddad pasó de un 16% a 22%.

A pesar de estos resultados, el Instituto Datafolha también se dio a la tarea de preguntar a los brasileños: “¿por cuál de los candidatos presidenciales no votaría de ninguna manera en la primera vuelta de la elección de este año?”. Como resultado se obtuvo que el 46% rechaza a Bolsonaro y el 32% a Haddad.

Dado que es poco probable que se llegue al 50% de los votos para poder elegir al presidente, el siguiente paso en estas elecciones es la segunda ronda (El Universal, 2018). Para estos efectos, de igual manera Datafolha realizó una encuesta, pero esta vez simulando que ésta quedara entre dos candidatos. El panorama para Balsonaro no es ventajoso, dado que pierde en todas las simulaciones e incluso contra Haddad, por un 45% a un 39%.

Si bien es cierto, no es adecuado dejarse influir por encuestas, de igual manera es complicado apostar por los resultados puesto que por un lado, Bolsonaro cuenta con el mayor rechazo popular pero a su vez tiene el mayor índice de intención de voto. Desde luego no hay que descartar que es posible que llegue al poder atrayendo a los votantes ultraconservadores, así como Donald Trump llegó a la Casa Blanca, pero tampoco se debe desestimar la efectividad de la estrategia impulsada por el PT al llevar el nombre de Lula como candidato hasta el último momento. Ciertamente la tensión y la incertidumbre aumentan en esta última semana, pero no queda más que esperar a los resultados del 7 de octubre y que los ciudadanos brasileños tomen el mejor camino por el bien de su país.

 

Bibliografía

Arranca la incierta campaña electoral en Brasil. (16 de agosto de 2018). Obtenido de El Universal: http://www.eluniversal.com/internacional/18018/arranca-la-incierta-campana-electoral-en-brasil

Brasil confronta la peor crisis económica de su historia. (07 de marzo de 2017). Obtenido de El Observador: https://www.elobservador.com.uy/nota/brasil-confronta-la-peor-crisis-economica-de-su-historia-20173718360

El Brasil que deja Lula. (30 de diciembre de 2010). Obtenido de El Espectador: https://www.elsoldemexico.com.mx/analisis/la-crisis-pre-electoral-en-brasil-1983015.html

Elecciones en Brasil 2018: todo lo que hay que saber. (28 de septiembre de 2018). Obtenido de Clarín: https://www.clarin.com/mundo/elecciones-brasil-2018-candidatos-encuestas-bolsonaro-haddad-informacion-contexto-curiosidades_0_PR2EKkgx_.html

Jair Bolsonaro: el candidato brasileño comparado con Hitler, a favor de las armas y denunciado por racismo. (06 de septiembre de 2018). Obtenido de RPP: https://rpp.pe/mundo/latinoamerica/jair-bolsonaro-el-candidato-brasileno-comparado-con-hitler-a-favor-de-las-armas-y-denunciado-por-racismo-noticia-1146607

Las presidenciales más turbulentas de Brasil. (23 de septiembre de 2018). Obtenido de El País: https://elpais.com/internacional/2018/09/20/america/1537463674_814812.html

Masivas marchas en Brasil contra el racismo y machismo del ultraderechista Jair Bolsonaro. (29 de septiembre de 2018). Obtenido de Clarín: https://www.clarin.com/mundo/masivas-marchas-brasil-racismo-machismo-ultraderechista-jair-bolsonaro_0_vtqASqJnG.html

Pesquisa Datafolha para presidente: Bolsonaro, 28%; Haddad, 22%; Ciro, 11%; Alckmin, 10%; Marina, 5%. (28 de septiembre de 2018). Obtenido de G1: https://g1.globo.com/politica/eleicoes/2018/noticia/2018/09/28/pesquisa-datafolha-para-presidente-bolsonaro-28-haddad-22-ciro-11-alckmin-10-marina-5.ghtml

 

 

La Paz como proceso de construcción Social en Centroamérica

Por Karla Victoria Rodríguez
Criminóloga y Especialista en Seguridad y Prevención de la Violencia en FUNPADEM

El Día Mundial de la Paz, fue instaurado por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1981 y se celebra el 21 de septiembre de cada año. El objetivo primordial  de esta conmemoración es influir en todas las naciones para que desarrollen políticas y directrices que promuevan la prevención de la violencia en todas sus formas, fomentando la paz y la democracia, motivando una sana convivencia entre las personas.

El desarrollo social y económico, son dos de los principales pilares para la prevenir de las diferentes formas de violencia y fomentar la seguridad, por lo que en 2015 los Estados miembros de las Naciones Unidas adoptaron diecisiete Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), como medidas para garantizar los derechos humanos.

Imagen 1: Objetivos de Desarrollo Sostenible

Screen Shot 2018-09-28 at 1.35.56 PM

Fuente: (CEPAL)

El objetivo número dieciséis “Paz, justicia e instituciones sólidas”,  refuerza la necesidad de trabajar para que las sociedades sean más pacíficas,  a través de la generar capacidades para que todos puedan acceder a la justicia y a servicios esenciales, mediante instituciones con mayor  transparencia, igualdad de condiciones  y eficacia.

EL ODS 16 en Centroamérica:

En 2015 el  gobierno Guatemalteco asumió el compromiso de adoptar los Objetivos de Desarrollo Sostenible, procurando alinearlos y priorizarlos dentro de sus planes nacionales con miras al 2032, instalando bases en procura de realizar transformaciones estructurales que aseguren el acceso a los derechos de todas las personas (Gobierno de Guatemala).

Algunas de las estrategias propuestas por el Estado Guatemalteco se centran el aumento de la efectividad de la gobernanza y mejorar los índices de percepción de la corrupción. Además de disminuir la tasa de delitos y homicidios.

En el Salvador los temas referentes a los Objetivos de Desarrollo Sostenible,  que el gobierno está potenciando son, la seguridad a través del programa El Salvador Seguro (PESS); la educación y desarrollo del talento humano, mediante el plan El Salvador Educado y, el plan El Salvador Sustentable, que busca lograr un país ambientalmente sostenible para esta y las futuras generaciones. El gobierno Salvadoreño a partir del 2018 ha puesto en marcha el uso de una herramienta tecnológica para monitorear el avance de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. (Gobierno de El Salvador, 2018)

Además es un valioso instrumento para potenciar la transparencia en la gestión, ya que la ciudadanía puede acceder de manera electrónica a información sobre el desarrollo y avances de los proyectos gubernamentales, relacionados con el cumplimiento de los ODS.

Costa Rica ha sido reconocido por ser un país de paz, que impulsa los Derechos Humanos  y la estabilidad democrática,  en  el  2016 se convierte en el primer país en llevar a cabo un proceso de movilización  y diálogo para la generación de alianzas estratégicas que facilitaron la  firma de  un pacto nacional para los ODS, lo cual representa la oportunidad de seguir construyendo un  modelo de desarrollo inclusivo (Gobierno de Costa Rica, s.f.).

Esta iniciativa se ha logrado a través del involucramiento de todos los sectores, sociedad civil, estado y sector privado, trabajando juntos para construir metas y objetivos que se encaminan al cumplimiento de los Objetivos de la agenda 2030.

Panamá ha asumido los ODS como pauta para guiar los esfuerzos de desarrollo y ha iniciado un proceso de apropiación nacional mediante el fortalecimiento del vínculo entre el Gobierno Nacional, los ciudadanos, y las organizaciones de la sociedad civil. Este proceso ha resultado en avances normativos, institucionales, operativos y de seguimiento, para garantizar que los esfuerzos del país se orienten hacia el cumplimiento de los ODS. Estos logros incluyen: (i) el establecimiento de un marco normativo e institucional para viabilizar la implementación de los ODS; (ii) el alineamiento estratégico de las políticas, planes y programas de Gobierno hacia el cumplimiento de la Agenda 2030; (iii) la puesta en marcha de un plan de inversiones altamente focalizado en los sectores de mayores carencias y orientado al logro de metas nacionales; y (iv) el diseño de un sistema de monitoreo y seguimiento permanente de los indicadores de desarrollo. (Gobierno de Panamá)

En el caso de Honduras y Nicaragua, ninguno de estos países centroamericanos asumió el ODS 16, por lo que no se contabilizan esfuerzos. La Paz, y lo que ella conlleva como Derecho Humano es un factor vital para el pleno desarrollo social de la región.

A pesar de los esfuerzos y avances que han realizado los países centroamericanos en aras de lograr la paz social, aún les quedan muchos retos por  asumir, ya que Centroamérica sigue sufriendo un creciente  clima de inseguridad, la brecha de desigualdad y aumento poblacional crece cada día más y hay una clara inestabilidad laboral, por ende las estrategias que se planteen para alcanzar la paz deben ser integrales y que impacten  los diferentes vértices de acción para lograr cambios positivos en la realidad de las naciones.

Para lograr estos retos la integración regional es indispensable, que los países logren acuerdos bilaterales e sumen sus fuerzas, tanto es temas fundamentales como lo son la seguridad, la migración y el acceso al empleo, que más allá de propuestas se traduzcan en políticas de impacto centroamericano que ayuden al crecimiento constante y sostenido del istmo  y le permita a sus habitantes mejorar considerablemente su calidad de vida a través de procesos de convivencia pacifica e igualdad de condiciones.

Referencias Bibliográficas

CEPAL. (s.f.). Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Obtenido de https://www.cepal.org/es/temas/agenda-2030-desarrollo-sostenible/objetivos-desarrollo-sostenible-ods

Gobierno de Costa Rica. (s.f.). Objetivos de Desarrollo Sostenible, Objetivo 16. Recuperado el 22 de 09 de 2018, de http://www.ods.cr/objetivo/objetivo-16

Gobierno de El Salvador. (03 de julio de 2018). Gobierno lanza herramienta para monitorear avances en cumplimiento de los ODS . El Salvador. Recuperado el 22 de setiembre de 2018, de http://www.odselsalvador.gob.sv/2018/07/03/gobierno-lanza-herramienta-para-monitorear-avances-en-cumplimiento-de-ods/

Gobierno de Guatemala. (s.f.). Recuperado el 22 de 09 de 2018, de https://sustainabledevelopment.un.org/content/documents/16626Guatemala.pdf

Gobierno de Panamá. (s.f.). Informe Voluntario de Panamá. Recuperado el 22 de 09 de 2018, de https://www.mides.gob.pa/wp-content/uploads/2017/09/Informe-Voluntario-ODS-2017.pdf

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Democracia y nueva constituyente en Cuba

Por 
José Miguel Palacios
Estudiante de RRII en Universidad Latina
Pasante en FUNPADEM

La definición de democracia puede resultar algo muy complejo en la realidad, pero una buena guia es preguntarnos: ¿qué ¨cosa esperamos de la democracia¨ (Sartori, 1993)?. Para algunos, la definición podría ser sencilla, tan sólo recurriendo a lo etimológico, es decir, el origen de la palabra lo cual significa ¨poder (kratos) del pueblo (demos)¨ (Sartori, 1993). Sin embargo, como explica el mismo Giovanni Sartori esto solo supondría nada más la explicación del nombre de ¨democracia¨, y esto ¨no ayuda para nada a entender cuál realidad corresponde, ni cómo están construidas y funcionan las democracias posibles¨(Sartori, 1993).

Es por ello, que la democracia si tiene una definición para efectos normativos pero esto no va de la mano con el deber ser de la democracia y tampoco el ideal de una democracia define la realidad democrática. El mejor ejemplo de esto, es lo que algunos intelectuales, de manera errónea, en el siglo pasado comparaban entre dos democracias aplicando el ser y el deber ser : la occidental y la comunista, pero la realidad es que una “demostración seria exige dos formas de confrontación: una dirigida a los ideales y otra a los hechos” (Sartori, 1993). En palabras sencillas, el comunismo del Este tenía un ideal democrático que en la práctica no fue posible mientras que en el Occidente hay una democracia liberal con hechos y errores concretos.

Considerando lo anterior, las definiciones de repertorio de democracia “se pueden subdividir en dos grupos: definiciones fundamentales, en el sentido literal que se hacen desde sus cimientos, desde su esencia, y definiciones instrumentales, que solo dan los mecanismos y procedimientos del modus operandi de la democracia” (Sartori, 1993). El primer grupo hace referencia al sentido literal de la palabra democracia relación con el ¨pueblo¨, pero el segundo se dan los mecanismos y procedimientos que mantienen el funcionamiento de la democracia.

Es imperativo que en una democracia una persona pueda disentir y que la opinión de esa persona sea válida. Eso es esencial en una democracia. Carece de sentido que si el ¨pueblo¨ elige, utilizando el principio mayoritario, a sus representantes que reflejen sus intereses, y que no exista al mismo tiempo una minoría que tenga sus libertades y derechos esenciales.  Es un tema sobre la libertad de las mayorías y la libertad de las minorías. Y ello es necesario para una democracia, en donde haya un ejercicio constante de la libertad de poder cambiar de opinión sea favorable o no para las mayorías.

Otro característica esencial de una democracia funcional es la existencia de una oposición libre, ya que ¨la oposición es un órgano de la soberanía popular tan vital como el gobierno. Cancelar la oposición significa cancelar la soberanía del pueblo¨ (Ferrero, 1947).

La alternancia del poder es fundamental en una democracia, debido a que permite dirimir conflictos de manera pacífica y en libertad. Tal como es lógico con la alternabilidad, ¨los partidos de gobierno pierden elecciones¨ (Przeworski, 2015).

En Cuba, muchas de las cosas mencionadas previamente se cuestionan abiertamente. Es impensable o una ilusión que en ese país las minorías puedan disentir abiertamente del gobierno y que su opiniones sean válidas, y el mejor ejemplo de esto es el de Oswaldo Payá, quien fue “el primero en intentar reformar el sistema de Fidel Castro a través de una iniciativa legal” (Elmundo.es,2012).Peor aún, las elecciones en dicho país no tienen la reputación de ser libres, y por ello la representación que existe no es necesariamente genuina por la mera existencia de un sistema de partido único.

Bajo la premisa revolucionaria de buscar, y no inequívocamente, una ¨democracia participativa¨ (toma de decisiones la ejerce el pueblo sin intermediarios) distinta a lo que prevalece en las democracias occidentales que es la ¨democracia representativa¨ (toma de decisiones mediante representantes), se ha forjado un sistema donde hay un poder político discrecional e incontrolado dejando a un lado la existencia de una sociedad libre.

Este proceso constituyente cubano busca reformar diferentes temas tal como es el rol de la propiedad privada, y además el matrimonio igualitario. Sin embargo, dentro del “borrador de Constitución no incluye garantías a las libertades de expresión, asociación o sindical” (Gámez, 2018).

Finalmente, es menester recalcar el tema del voto directo para los cargos populares donde eso no tiene validez en Cuba, así generando una fragmentación en la soberanía popular sin aplicar el principio democrático de “una persona, un voto”. Esto nos lleva a la siguiente pregunta: ¿es este un proceso constituyente donde hay participación de todos los sectores de la sociedad y los partidos políticos, o mas bien es la imposición de una nueva Constitución por una élite que gobierna?

La respuesta deja mucho que desear.

Bibliografia

 

Migración en Centroamérica: Desafíos del campo laboral

Por Andrea Urtecho Ávalos
Internacionalista y pasante en FUNPADEM

Históricamente la región centroamericana ha sido testigo de múltiples e intensos desplazamientos de personas debido a problemáticas sociales, económicas y políticas. No siempre las decisiones son individuales y voluntarias sino que las personas se ven en la obligación de dejar su país natal y buscar mejores condiciones de vida. En el 2015 alrededor de cuatro millones de personas, es decir aproximadamente el 8% de la población de Centroamérica, vivía fuera de su país de origen. (V Informe Estado de la Región, 2016).

Son muchas las razones por las cuales las personas en Centroamérica se ven obligadas a salir de sus países, en la mayoría de los casos la principal explicación radica en las condiciones de trabajo y las brechas de desigualdad económicas. Los centroamericanos batallan con altos niveles de desempleo en el trabajo formal, una carencia de empleos de calidad así como salarios bajos. (Flujos migratorios laborales intrarregionales, 2011). Además, las personas migrantes se enfrentan a factores que ponen bajo riesgo sus vidas como la delincuencia y la violencia social y van en busca de la seguridad tanto individual como familiar, como es el caso de los países del Norte de Centroamérica. A los motivos para migrar se suma la poca estabilidad política, como es posible notar más recientemente en Nicaragua, donde desde las protestas del 19 de abril del presente año contra el gobierno han desatado una crisis que deja como consecuencia que sus pobladores opten por huir debido a la represión y la persecución que viven en su país. Según el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) al menos 23 mil nicaragüenses han emigrado a Costa Rica hasta junio del 2018.

Por otra parte, los migrantes centroamericanos además de evaluar las condiciones de seguridad, estabilidad política y el mercado laboral, también le dan importancia a la cercanía entre países, debido a que necesitan seguridad en el proceso y que el viaje al país de destino sea lo más económico posible; es por esto que el transporte terrestre prevalece en las migraciones regionales en buses, carros o camiones (Flujos migratorios laborales intrarregionales, 2011).

El V Informe Estado de la Región señala que 13,2% de personas migrantes se desplazaron a nivel interno en Centroamérica. El país de destino principal es Costa Rica ya que acoge un 64,8% de las 513 000 personas que habitan en un país centroamericano diferente al que nacieron. En este aspecto, la mayor población inmigrante que tiene Costa Rica son los nicaragüenses, que representan un 90%, le siguen los panameños con un 4% y por último los salvadoreños que constituyen un 3%. El segundo lugar como receptor de migrantes lo ocupan Guatemala y Belice con una participación de 8% cada uno. La tercera posición la tiene Panamá con un 4,3% y el resto de países centroamericanos presentan menos de 1%.

En relación con la tendencia de migración a nivel externo de la región, los centroamericanos muestran tener una preferencia por Estados Unidos como país de destino. Los salvadoreños se encuentran en primer lugar como migrantes, en segundo lugar los beliceños y en tercero los guatemaltecos.

Screen Shot 2018-10-03 at 2.09.26 PM

En cuanto al ámbito laboral, ¿en realidad mejoran sus condiciones de vida?

Las esperanzas de los migrantes por poder integrarse al mercado laboral y a la sociedad de sus países de destino son sumamente altas, no obstante es importante destacar que la realidad a la que se enfrenta esta población no siempre es favorable. La inserción laboral de los migrantes en Centroamérica suele presentar desventajas como la inestabilidad, el pago de salarios bajos, ambientes de trabajo peligrosos, la desigualdad en la protección social, entre otros.

Según una investigación realizada por la Organización Internacional de Trabajo (OIT) en 2015, la inestabilidad laboral en casi todos los países de Centroamérica es sumamente alta debido a que las contrataciones son temporales. Cabe resaltar, que en la mayoría de los casos las personas también contaban con un empleo temporal en sus países de origen. Es decir, la migración no significa necesariamente una mayor estabilidad en el empleo, por lo tanto existe una tendencia a la continuación en la trayectoria laboral. Sin embargo, en el caso de Belice, sus inmigrantes no se enfrentan a esta desventaja, ya que un 69% de las personas cuentan con un empleo fijo y un 72% muestra tener una estabilidad puesto que indicaron no haber cambiado de trabajo últimamente. Un aspecto a rescatar en este estudio es que las mujeres presentan mayor estabilidad en el empleo que los hombres. Esto se debe a que por lo general las mujeres optan por trabajos de servicios domésticos, los cuales suelen ser más estables.

En cuanto a los derechos laborales, en la región son bajos los porcentajes del cumplimiento de estos. Según la OIT, personas migrantes aseguran que sus condiciones laborales en comparación a sus países natales empeoraron, esto lograron notarlo ya que algunos no reciben el pago de aguinaldo, no están inscritos en las cotizaciones a la seguridad social ni tampoco cuentan con seguro de riesgos.

Adicionalmente, la falta de documentación es una de las principales causas de vulnerabilidad ante la violación de derechos laborales, puesto que en teoría no autoriza a las personas migrantes a trabajar en el país de destino y en la práctica los hace propensos a abusos como la trata de personas o trabajo forzoso. Otra causa de vulnerabilidad corresponde a la falta de información sobre sus derechos, ya que al no tener conocimiento sobre estos, no los pueden hacer valer.

Sin duda, la región aún tiene muchos avances por lograr en cuanto a las oportunidades laborales que le brinda a sus migrantes. Cada país tiene el poder de crear sociedades más justas e inclusivas, especialmente con las personas migrantes, y una forma de lograrlo es creando mecanismos de regulación en cuanto derechos laborales ya que cada día son miles las personas que salen de sus países con la esperanza de que al hacerlo van a encontrar una mejor calidad de vida.

Bibliografía

¿Dónde migran los centroamericanos? (7 de Agosto de 2016). Obtenido de El Financiero: https://www.elfinancierocr.com/economia-y-politica/donde-migran-los-centroamericanos/ZVFQN2A5QRA55GDD7AMEBNUFR4/story/

Investigación: Flujos migratorios laborales intrarregionales. (Noviembre de 2011). Obtenido de Organización Internacional del Trabajo: https://www.ilo.org/wcmsp5/groups/public/—americas/—ro-lima/—sro-san_jose/documents/publication/wcms_194005.pdf

La migración laboral en América Latina y el Caribe. (2016). Obtenido de Organización Internacional del Trabajo: https://www.ilo.org/wcmsp5/groups/public/—americas/—ro-lima/documents/publication/wcms_502766.pdf

Quinto Informe Estado de la Región. (junio de 2016). Obtenido de Estao Nación: https://www.estadonacion.or.cr/erca2016/assets/erca-2016-web.pdf

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios