Archivo de la categoría: GOBERNANZA DEMOCRÁTICA

DOS PRESIDENTES, UN SOLO PAÍS: ANÁLISIS DE LA SITUACIÓN POLÍTICA DE VENEZUELA

Por Carlos Torres Jiménez,
Director de Proyecto en Funpadem, Politólogo e Internacionalista

Mucho se habla de la realidad de Venezuela actualmente. Dos presidentes, reconocimientos varios y escenarios posibles en el corto plazo.

El 23 de enero de 1958 en Venezuela derrocaron al dictador Marcos Pérez Jiménez y comenzó el período de estabilidad democrática que duró 4 décadas.  El 23 de enero de 2019, un político prácticamente desconocido, el diputado Juan Guaidó, juró asumir formalmente las competencias del Ejecutivo Nacional como el Presidente Encargado de Venezuela, ante el pueblo y la Asamblea Nacional en un cabildo abierto en la ciudad de Caracas, bajo el alegato de que el régimen de Nicolás Maduro usurpó la presidencia y ha fallado a la Constitución. Ante esto, Maduro responde con un proceso típico del régimen Chavista- cerró filas con las Fuerzas Armadas, ordenó la salida de diplomáticos estadounidenses y acusó de una conspiración internacional en su contra.   Desde esa fecha, estamos ante una dictadura cuyo fin ha sido visto por diferentes analistas como cercana.

Dos escenarios se perfilan como los principales:

El primero, relacionado con una transición democrática, ubica a Guaidó y los opositores empleando los mecanismos en la Constitución Bolivariana (Art. 233) con elecciones libres, competitivas y con amplia participación, que lleven a una transición y cambio de mando.

El segundo, más complicado, implica una intensificación de medidas del régimen de Maduro. Esto puede incluir más encarcelamientos de políticos de la oposición (ya Maduro el 5 de febrero amenazó con encarcelar a Guaidó) y continuar privando libertades como la de prensa y hasta pedir toque de queda.

En los dos escenarios se vislumbran dos finales algo complejos para el país sudamericano. Parece que el Chavismo, tal y como se le conoce desde la llegada de Hugo Chávez, se verá necesitado a cambiar su posición.

Analizando el primer escenario: la convocatoria de elecciones libres.

Guaidó, la Asamblea Nacional y la oposición alineada en la Mesa de Unidad Democrática (MUD) establecen que la constitución venezolana permite asumir el ascenso de un «presidente encargado» (en este caso el presidente de la Asamblea Nacional) y la convocatoria a elecciones.  A partir del 23 de enero inicia la cuenta regresiva de 30 días para convocar elecciones libres, competitivas y con observación internacional.  Este escenario cuenta con el apoyo internacional de más de 30 países, incluidos el Grupo de Lima (Grupo de 12 países de América Latina, Estados Unidos y Canadá) así como algunos de la Unión Europea.

Ilustración 1 Países que reconocen y que no reconocen a Guaidó

Screen Shot 2019-02-15 at 12.02.47 PM.png

Nota: Los países en color rojo apoyan el mandato de Maduro. Los países en color celeste reconocen a Guaidó como presidente interino. Los países en color lila apoyan a la llamada de elecciones.

Fuente: (BBC News, 2019).

El reconocimiento a Guaidó, en este caso, permite nombrar personal en el extranjero, coordinar acciones para una transición e ir tomando control de algunas funciones de gobierno. Sin embargo, este escenario es opuesto a los otros poderes del Estado. Tanto el Tribunal Supremo de Justicia (controlado en su totalidad por seguidores de Maduro), la Asamblea Nacional Constituyente (creado por Maduro en 2017 para desconocer e inhabilitar a la Asamblea Nacional controlada por la oposición) y el Poder Electoral adversan esto. Más importante en la dinámica de poder de Venezuela, las Fuerzas Armadas siguen apoyando a Maduro. La clave de este escenario versa sobre la capacidad de mantener el apoyo por parte de los países del Grupo de Lima y potencias como Canadá, Estados Unidos y la Unión Europea.

Un dato clave: a diferencia de otras crisis institucionales que ha tenido Venezuela, esta es la primera vez que países como Brasil, Chile, Argentina y Estados Unidos vuelcan su reconocimiento a una figura presidencial cuya juramentación se sale de los tradicionales protocolos electorales democráticos.  Este escenario inclusive puede incluir la amnistía, participación de ayuda humanitaria y hasta una acogida a militares que abandonen al régimen.

El segundo escenario, quizá el más sólido hasta los acontecimientos post 23 de enero, se refiere a una realidad ya imperante: el aparato estatal venezolano, su economía y sus fuerzas afianzan la consolidación del poder de Maduro. Si algo hizo el chavismo durante 19 años fue ir ajustando el andamiaje institucional para servir sus intereses.

Muchos militares (en retiro) se encuentran a la cabeza de entes claves del gobierno. Disidentes en el Tribunal Supremo de Justicia y el Consejo Nacional Electoral han sido sacados de sus puestos y en algunos casos, personas electas legítimamente son acusadas y sacadas de sus funciones. Políticos de oposición como Leopoldo López se encuentran bajo arresto y otros como Freddy Guevara han tenido que recurrir a protección bajo asilo en embajadas u otros países.  Más de 10% de la población ha abandonado el país en los últimos 4 años (BBC News, 2019). Petróleos de Venezuela (PDVSA) se convirtió en la “caja única del Estado” y la economía ha venido vertiginosamente de caída junto con los precios del petróleo.

En fin, no es ajeno de observar que con una hiperinflación como la que está presente en Venezuela (el Fondo Monetario Internacional (FMI) la proyecta para este año 2019 en 10.000.000%), exista la proliferación del mercado negro, la escasez y la falta de oportunidades apoyada en una institucionalidad hecha para complacer a la cúpula chavista asociada al gobierno.  Este escenario se nutre por los ya tradicionales apoyos del ALBA (ya únicamente conformado por Venezuela, Nicaragua, Cuba), pero incluye un peculiar rol de potencias extrarregionales (Rusia, China y Turquía) que apoyan a Maduro por razones varias. Putín parece querer ser un “spoiler” en una región donde no lo ha sido en más de 2 décadas.  El gobierno chino tiene una gran apuesta en Venezuela: préstamos y sobre todo el petróleo son los que mueven esta visión. Adicionalmente, hay un gran contingente de cubanos, que desde 1999 han colaborado con Chávez y ahora a Maduro a mantener servicios sociales y consolidar círculos bolivarianos para la defensa de la revolución.

Lo que debilita este escenario se liga a la escasez y crisis económica: es complejo mantener apoyos con inflaciones encima del millón de porcentual, con una carencia de alimentos que se reflejan en el 64% de la población perdiendo casi 10 kilos en un año y un empobrecimiento de servicios de salud (BBC News, 2019). Sumado a esto, el régimen se ve ante las sanciones económicas más fuertes de su principal socio comercial, los Estados Unidos.

Ambos escenarios muestran un cambio sustancial a otras crisis dentro del chavismo: el rol internacional es más claro, parcializado e influyente.  Tanto en el golpe de Estado de 2002, como en otros momentos como las elecciones del 2004, la comunidad internacional, salvo algunos casos, apoyó a las instituciones electorales y democráticas para salir de momentos de polarización. En este momento, ese consenso no aplica. Por un lado, los aliados poco tradicionales como China y Rusia apoyan al régimen y por el otro, los gobiernos de América Latina, Europa Occidental, Canadá y Estados Unidos presionan por una salida distinta. En el medio, hay un cambio incierto que puede mover la geopolítica de la región. Venezuela es al mismo tiempo uno de los principales exportadores de petróleo –con la mayor reserva de petróleo crudo del mundo-, un país que actualmente tiene una expulsión masiva de sus pobladores en búsqueda de otras oportunidades y un Estado acusado de apoyar al narcotráfico y otros grupos de crimen organizado.  Su transición (o carencia de ella) puede desestabilizar o marcar una nueva pauta en la región.

 

¿Y el desenlace?

El desenlace es igualmente complicado. Tomará décadas restablecer lo que fue la economía más boyante y sofisticada de América Latina, pues mucha infraestructura, no solamente política e institucional, ha sido fuertemente dañada. También, se realicen o no las elecciones, la sociedad venezolana tiene un importante número de desafíos: el crimen es de los más altos de la región con 81,4 homicidios por 100.000 habitantes de acuerdo con el Observatorio Venezolano de Violencia (El País, 2018). Los servicios de salud deben ser mejorados nuevamente y debe haber mucha ayuda internacional que contribuya a la distribución de alimentos, ayudas sociales y otras; reintegrar a las poblaciones que han abandonado al país es clave pues pueden aportar capital y conocimientos.  Por último, transparentar al gobierno, la justicia y al aparato electoral se convierte en elemento fundamentas para una transición democrática que garantice una participación y el cumplimiento de la ley.

Venezuela no es extraña a la salida de regímenes autoritarios, ya 2 veces lo ha hecho.  En 1958, la caída de Pérez Jiménez significó 40 años de estabilidad democrática y crecimiento. Pero esta vez, ante la incertidumbre del cómo terminará esta crisis, es claro saber que un nuevo futuro y el retorno a la estabilidad traen consigo un complejo camino de grandes retos para los venezolanos.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Bailey, D. Brown, D. (2019).  BBC News: Venezuela: All you need to know about the crisis in nine charts. Tomado de: https://www.bbc.com/news/world-latin-america-46999668

Singer, F. (2018). El País: Venezuela se convierte en el país más violento de América Latina. Tomado de: https://elpais.com/internacional/2018/12/27/america/1545936541_507318.html

 

 

 

Anuncios

DOS PRESIDENTES, UN SOLO PAÍS: ANÁLISIS DE LA SITUACIÓN POLÍTICA DE VENEZUELA

Por Carlos Torres Jiménez, Director de Proyecto en FUNPADEM,

Politólogo e Internacionalista

Mucho se habla de la realidad de Venezuela actualmente. Dos presidentes, reconocimientos varios y escenarios posibles en el corto plazo.

El 23 de enero de 1958 en Venezuela derrocaron al dictador Marcos Pérez Jiménez y comenzó el período de estabilidad democrática que duró 4 décadas.  El 23 de enero de 2019, un político prácticamente desconocido, el diputado Juan Guaidó, juró asumir formalmente las competencias del Ejecutivo Nacional como el Presidente Encargado de Venezuela, ante el pueblo y la Asamblea Nacional en un cabildo abierto en la ciudad de Caracas, bajo el alegato de que el régimen de Nicolás Maduro usurpó la presidencia y ha fallado a la Constitución. Ante esto, Maduro responde con un proceso típico del régimen Chavista- cerró filas con las Fuerzas Armadas, ordenó la salida de diplomáticos estadounidenses y acusó de una conspiración internacional en su contra.   Desde esa fecha, estamos ante una dictadura cuyo fin ha sido visto por diferentes analistas como cercana.

Dos escenarios se perfilan como los principales:

El primero, relacionado con una transición democrática, ubica a Guaidó y los opositores empleando los mecanismos en la Constitución Bolivariana (Art. 233) con elecciones libres, competitivas y con amplia participación, que lleven a una transición y cambio de mando.

El segundo, más complicado, implica una intensificación de medidas del régimen de Maduro. Esto puede incluir más encarcelamientos de políticos de la oposición (ya Maduro el 5 de febrero amenazó con encarcelar a Guaidó) y continuar privando libertades como la de prensa y hasta pedir toque de queda.

En los dos escenarios se vislumbran dos finales algo complejos para el país sudamericano. Parece que el Chavismo, tal y como se le conoce desde la llegada de Hugo Chávez, se verá necesitado a cambiar su posición.

Analizando el primer escenario: la convocatoria de elecciones libres

Guaidó, la Asamblea Nacional y la oposición alineada en la Mesa de Unidad Democrática (MUD) establecen que la constitución venezolana permite asumir el ascenso de un «presidente encargado» (en este caso el presidente de la Asamblea Nacional) y la convocatoria a elecciones.  A partir del 23 de enero inicia la cuenta regresiva de 30 días para convocar elecciones libres, competitivas y con observación internacional.  Este escenario cuenta con el apoyo internacional de más de 30 países, incluidos el Grupo de Lima (Grupo de 12 países de América Latina, Estados Unidos y Canadá) así como algunos de la Unión Europea.

Ilustración 1 Países que reconocen y que no reconocen a Guaidó

grafico.png

Nota: Los países en color rojo apoyan el mandato de Maduro. Los países en color celeste reconocen a Guaidó como presidente interino. Los países en color lila apoyan a la llamada de elecciones.
Fuente: (BBC News, 2019).

El reconocimiento a Guaidó, en este caso, permite nombrar personal en el extranjero, coordinar acciones para una transición e ir tomando control de algunas funciones de gobierno. Sin embargo, este escenario es opuesto a los otros poderes del Estado. Tanto el Tribunal Supremo de Justicia (controlado en su totalidad por seguidores de Maduro), la Asamblea Nacional Constituyente (creado por Maduro en 2017 para desconocer e inhabilitar a la Asamblea Nacional controlada por la oposición) y el Poder Electoral adversan esto. Más importante en la dinámica de poder de Venezuela, las Fuerzas Armadas siguen apoyando a Maduro. La clave de este escenario versa sobre la capacidad de mantener el apoyo por parte de los países del Grupo de Lima y potencias como Canadá, Estados Unidos y la Unión Europea.

Un dato clave: a diferencia de otras crisis institucionales que ha tenido Venezuela, esta es la primera vez que países como Brasil, Chile, Argentina y Estados Unidos vuelcan su reconocimiento a una figura presidencial cuya juramentación se sale de los tradicionales protocolos electorales democráticos.  Este escenario inclusive puede incluir la amnistía, participación de ayuda humanitaria y hasta una acogida a militares que abandonen al régimen.

El segundo escenario, quizá el más sólido hasta los acontecimientos post 23 de enero, se refiere a una realidad ya imperante: el aparato estatal venezolano, su economía y sus fuerzas afianzan la consolidación del poder de Maduro. Si algo hizo el chavismo durante 19 años fue ir ajustando el andamiaje institucional para servir sus intereses.

Muchos militares (en retiro) se encuentran a la cabeza de entes claves del gobierno. Disidentes en el Tribunal Supremo de Justicia y el Consejo Nacional Electoral han sido sacados de sus puestos y en algunos casos, personas electas legítimamente son acusadas y sacadas de sus funciones. Políticos de oposición como Leopoldo López se encuentran bajo arresto y otros como Freddy Guevara han tenido que recurrir a protección bajo asilo en embajadas u otros países.  Más de 10% de la población ha abandonado el país en los últimos 4 años (BBC News, 2019). Petróleos de Venezuela (PDVSA) se convirtió en la “caja única del Estado” y la economía ha venido vertiginosamente de caída junto con los precios del petróleo.

En fin, no es ajeno de observar que con una hiperinflación como la que está presente en Venezuela (el Fondo Monetario Internacional (FMI) la proyecta para este año 2019 en 10.000.000%), exista la proliferación del mercado negro, la escasez y la falta de oportunidades apoyada en una institucionalidad hecha para complacer a la cúpula chavista asociada al gobierno.  Este escenario se nutre por los ya tradicionales apoyos del ALBA (ya únicamente conformado por Venezuela, Nicaragua, Cuba), pero incluye un peculiar rol de potencias extrarregionales (Rusia, China y Turquía) que apoyan a Maduro por razones varias. Putín parece querer ser un “spoiler” en una región donde no lo ha sido en más de 2 décadas.  El gobierno chino tiene una gran apuesta en Venezuela: préstamos y sobre todo el petróleo son los que mueven esta visión. Adicionalmente, hay un gran contingente de cubanos, que desde 1999 han colaborado con Chávez y ahora a Maduro a mantener servicios sociales y consolidar círculos bolivarianos para la defensa de la revolución.

Lo que debilita este escenario se liga a la escasez y crisis económica: es complejo mantener apoyos con inflaciones encima del millón de porcentual, con una carencia de alimentos que se reflejan en el 64% de la población perdiendo casi 10 kilos en un año y un empobrecimiento de servicios de salud (BBC News, 2019). Sumado a esto, el régimen se ve ante las sanciones económicas más fuertes de su principal socio comercial, los Estados Unidos.

Ambos escenarios muestran un cambio sustancial a otras crisis dentro del chavismo: el rol internacional es más claro, parcializado e influyente.  Tanto en el golpe de Estado de 2002, como en otros momentos como las elecciones del 2004, la comunidad internacional, salvo algunos casos, apoyó a las instituciones electorales y democráticas para salir de momentos de polarización. En este momento, ese consenso no aplica. Por un lado, los aliados poco tradicionales como China y Rusia apoyan al régimen y por el otro, los gobiernos de América Latina, Europa Occidental, Canadá y Estados Unidos presionan por una salida distinta. En el medio, hay un cambio incierto que puede mover la geopolítica de la región. Venezuela es al mismo tiempo uno de los principales exportadores de petróleo –con la mayor reserva de petróleo crudo del mundo-, un país que actualmente tiene una expulsión masiva de sus pobladores en búsqueda de otras oportunidades y un Estado acusado de apoyar al narcotráfico y otros grupos de crimen organizado.  Su transición (o carencia de ella) puede desestabilizar o marcar una nueva pauta en la región.

¿Y el desenlace?

El desenlace es igualmente complicado. Tomará décadas restablecer lo que fue la economía más boyante y sofisticada de América Latina, pues mucha infraestructura, no solamente política e institucional, ha sido fuertemente dañada. También, se realicen o no las elecciones, la sociedad venezolana tiene un importante número de desafíos: el crimen es de los más altos de la región con 81,4 homicidios por 100.000 habitantes de acuerdo con el Observatorio Venezolano de Violencia (El País, 2018). Los servicios de salud deben ser mejorados nuevamente y debe haber mucha ayuda internacional que contribuya a la distribución de alimentos, ayudas sociales y otras; reintegrar a las poblaciones que han abandonado al país es clave pues pueden aportar capital y conocimientos.  Por último, transparentar al gobierno, la justicia y al aparato electoral se convierte en elemento fundamentas para una transición democrática que garantice una participación y el cumplimiento de la ley.

Venezuela no es extraña a la salida de regímenes autoritarios, ya 2 veces lo ha hecho.  En 1958, la caída de Pérez Jiménez significó 40 años de estabilidad democrática y crecimiento. Pero esta vez, ante la incertidumbre del cómo terminará esta crisis, es claro saber que un nuevo futuro y el retorno a la estabilidad traen consigo un complejo camino de grandes retos para los venezolanos.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Bailey, D. Brown, D. (2019).  BBC News: Venezuela: All you need to know about the crisis in nine charts. Tomado de: https://www.bbc.com/news/world-latin-america-46999668

Singer, F. (2018). El País: Venezuela se convierte en el país más violento de América Latina. Tomado de: https://elpais.com/internacional/2018/12/27/america/1545936541_507318.html

 

 

 

¿ÉXITO DE NAYIB BUKELE O FRACASO DEL BIPARTIDISMO?

Carlos Torres Jiménez

Director de Proyecto en FUNPADEM

Politólogo e Internacionalista

El ex alcalde de San Salvador se convierte en el primer presidente millenial de América. Su presidencia representa el desgaste de un bipartidismo acusado de corrupción, alejado de la población y recientemente estancado en diferentes indicadores sociales y económicos.

Tras el fin de la Guerra Civil (1970-1992) y los Acuerdos de Chapultepec, El Salvador ha tenido 2 diferentes y opuestas fuerzas políticas ejerciendo el poder. El Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), heredero de las fuerzas guerrilleras y cívico sociales de izquierda, que gobernó desde 2009 con Mauricio Funes (2009-14) y luego el ex – guerrillero y educador Salvador Sánchez (2014-2019). Su rival, la Alianza Republicana Nacionalista (ARENA) representa los sectores económicos poderosos, conservadores y asociados a Roberto D’Aubuisson, líder militar que tomó fama en diferentes sectores del ejército hacia la política. Cuatro presidentes de ARENA navegaron los rumbos de El Salvador por veinte años:  Alfredo Cristiani (1989-1994), Armando Calderón Sol (1994-1999), Francisco Flores (1999-2004) y Elías Antonio Saca (2004-2009).

¿Qué reclamaron los salvadoreños en esta votación que llevó a Bukele a la presidencia?

Diversos puntos son claves para entender esta victoria:

  • Corrupción: En los últimos años, la Fiscalía Salvadoreña ha procesado diversos casos de corrupción contra autoridades políticas. Entre ellas, tres expresidentes anteriores (Flores, Funes y Saca) han sido acusados de malversación de fondos, enriquecimiento y hasta saqueo de las arcas públicas.  Saca incluso confesó ser el líder de procesos de desvío de fondos para el beneficio propio y de otros en su gobierno (El Faro, 10 agosto 2018https://elfaro.net/es/201808/el_salvador/22332/Saca-resumi%C3%B3-en-una-hora-los-cinco-a%C3%B1os-de-corrupci%C3%B3n-de-su-gobierno.htm) CID Gallup, en su estudio final de opinión pública previo a esta elección cita como el tercer tema de importancia, lo referente a transparencia, buen gobierno y corrupción.  Bukele ofrecía una imagen de cambio, al que los dos partidos tradicionales tenían poca respuesta
  • Seguridad: El Salvador ha sido por la última década uno de los países más violentos e inseguros del mundo. Según datos del Insight Crime citados por Villalobos (2019), El Salvador ha tenido una constante arriba de 50 homicidios por 100.000 habitantes. Aunque en el 2018, existió una reducción de 15% (y el país ha experimentado una caída en los últimos 3 años), el salvadoreño promedio no siente mejoras en esta materia- estudios varios de opinión pública ubican al tema entre los primeros 2 lugares de importancia.  Además, es difícil de propiciar una agenda económica (y social) con un factor con capacidad de distorsionar cualquier tipo de estrategia gubernamental.
  • La inseguridad económica: El principal temor de la población salvadoreña radica en la certeza del empleo. Aunque el desempleo es relativamente bajo comparativamente hablando (5% de acuerdo con el BID en 2017), el fenómeno del empleo tiende a precarizarse. Aumentan tanto el subempleo, como la tasa de Desempleo en población joven (que llega al 14, 1% en 2017), factores que generan inseguridad en el hogar.   Este factor se suma a una precariedad en la atracción de fuentes de inversión extranjera. Para muestra un botón, Nicaragua obtenía más inversión extranjera directa que El Salvador, un país en teoría más rico, con mayor capital humano y un gobierno de izquierda moderada (Economist, 2019).
  • La novedad del candidato: El tsunami Bukele se viene gestando desde 2012, cuando el entonces publicista de 32 años toma la Alcaldía de Nuevo Cuscatlán. Tres años después, se convierte en alcalde de San Salvador ¿Su éxito? Un manejo magistral de sus redes sociales, donde existía una comunicación constante entre el alcalde y el público. El estilo del Bukele – joven, dinámico, culto, restaurador y transparente- contrastaba ya fuertemente con las dinámicas de su partido el FMLN -horizontal, dogmático, cerrado, viejo y sobre todo alejado del público. Ya desde la alcaldía, se veía presidenciable.  La reacción de su partido fue expulsarlo en 2017, entre otros factores por insubordinación. ¿La reacción de Nayib?: Crear un nuevo partido, negociar con otros actores y seguir en campaña. Eventualmente se uniría a GANA, el partido del ahora encarcelado ex – presidente Antonio Saca.  Desde ahí, el estilo de Bukele contrasta radicalmente no sólo con el FMLN sino con el conservador ARENA y su candidato Calleja.  Bukele se ve cómodo, activo y sincero; sus rivales se les siente acartonados, siguiendo un script anticuado y sin capacidad de respuestas a un político que no sigue las reglas tradicionales.  En fin, la comunicación de Bukele fue clave en el proceso.
  • “El construyó estas plazas”: Bukele vende igualmente una imagen de constructor, de lo que puede ser El Salvador.  Sus principales hitos son la restauración de plazas públicas y el centro histórico de San Salvador. Entre sus promesas, habla de más restauración, más obra pública y más cultura.  En  un país entrabado entre conflictos izquierda-derecha, la propuesta es fresca y novedosa.  Esto, sumado a la gran campaña de redes,  convierten a Bukele en un formidable candidato.

Estos factores llegan a un país con grandes complejidades y retos, Bukele representa  “un canvas limpio en el que se puede imaginar un futuro diferente (The Economist, 2019).”

Los retos son múltiples. ¿cómo se articulará Bukele (y GANA) en el contexto político actual de El Salvador? Es importante ubicar esta victoria en la actual articulación de fuerzas. GANA tiene 10 de los 84 diputados dominado actualmente por ARENA y el FMLN.   ¿cómo moverá Bukele el aparataje público? Tras 25 años de un binomio, ahora agotado, la administración pública está construida a semejanza del FMLN y ARENA. ¿Cómo incorporará jóvenes y su energía  que lo ayudó a llegar a la presidencia?  Como se mencionó, el desempleo juvenil es amplio y el riesgo de las pandillas y maras sigue presente, especialmente para estas poblaciones.  Por último, ¿puede Bukele construir una nueva fuerza de las ya agotadas propuestas partidarias que gobernaron en los últimos 25 años? Acá radica una importante pregunta. El Salvador, de pronto, se ve retado por un proceso necesario de cambio donde el diálogo se vuelve vital y el escenario futuro no es muy alentador.

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Números para el Desarrollo (“N4D”). (SF): Recuperado de: https://data.iadb.org/IADBOpenDataVisuals/es/país-en-un-resumen-datos.html?país=BOL

  1. (31 de enero de 2019). A charismatic populist aims for El Salvador’s presidency. The Economist. Recuperado de: https://www.economist.com/the-americas/2019/02/02/a-charismatic-populist-aims-for-el-salvadors-presidency
  2. (10 de marzo de 2019). El Salvador’s rising political star. The Economist. Recuperado de: https://www.economist.com/the-americas/2019/02/02/a-charismatic-populist-aims-for-el-salvadors-presidency

Panorama electoral en El Salvador

Por Ariana Fernández Vargas
Pasante en la Fundación para la Paz y la Democracia
y Pamela Salazar Ramírez
Asistente Técnica de la Fundación para la Paz y la Democracia

El próximo domingo 3 de febrero se celebrarán las elecciones en El Salvador para elegir al presidente y vicepresidente de la República, así como representantes municipales por un periodo de 5 años. El Salvador es el primer país de la región en comenzar las elecciones este nuevo año.

Estas elecciones presidenciales constituyen las octavas desde la creación de la nueva Constitución de la República de 1983, la cual se promulgó luego del golpe de Estado en El Salvador de 1979 (Tribunal Supremo Electoral de El Salvador, 2017).

Por primera vez desde la firma de la paz en 1992, ninguno de los partidos tradicionales (el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional – FMNL o Alianza Republicana Nacionalista – ARENA) disputan el primer lugar como favoritos. Por lo tanto, es posible que el nuevo Presidente de la República de El Salvador pertenezca a un partido que no haya estado en el poder anteriormente.

De acuerdo con el sondeo efectuado a principios de enero por la empresa Cid Gallup sobre el aspirante con mayor apoyo popular para la presidencia de El Salvador, sobresale el candidato Nayib Bukele del partido Gran Alianza por la Unidad Nacional (GANA), con el 57% del apoyo. Mientras que Carlos Calleja de Alianza Republicana Nacionalista (Arena) dispone con solo el 31% del apoyo. El tercer lugar se encuentra el partido de izquierda el cual actualmente está en el poder, el FMLN, con un 11% de votación (ABC Internacional, 2019).

Por otra parte, la encuesta llevada a cabo por el Centro de Investigación de la Opinión Pública Salvadoreña (CIOPS) de la Universidad Tecnológica (UTEC), efectuada del 11 al 13 de enero, también sitúa al partido GANA con Nayib Bukele como el candidato preferido a ganar las elecciones con un 55.26%, en segundo lugar se encuentra Carlos Calleja del partido ARENA con un 23%, y en tercer lugar a Hugo Martínez (FMLN) con un 8,1%, como se muestra a continuación en el siguiente gráfico:

Gráfico 1.  Porcentajes de los partidos políticos de preferencia para las elecciones presidenciales

picture1

Fuente: Centro de Investigación de la Opinión Pública Salvadoreña (CIOPS), 2019

El partido político favorito a ganar las elecciones GANA, fue creado en el año 2010 que constituye un partido de derecha conservador. Su candidato actual Nayib Bukele, fue alcalde de la capital San Salvador y en el caso de lograr la presidencia, sería el presidente más joven de El Salvador desde 1983, con actualmente 37 años (BBC, 2019).

Cabe resaltar, que Bukele fue miembro del partido de izquierda FMLN hasta 2017, cuando fue expulsado de este partido político. (La Prensa Gráfica, 2017).

Problemática social y panorama electoral en El Salvador

El Salvador constituye un país pequeño en extensión y cuenta aproximadamente con seis millones de habitantes. Actualmente, es uno de los países más violentos del mundo debido a la inseguridad del país. Se calcula que 400.000 personas componen las pandillas criminales. De acuerdo con publicaciones del periódico salvadoreño El Faro, en el pasado varios partidos políticos negociaron con las pandillas para contar con su apoyo; por lo que estas elecciones podrían tornarse un “castigo” para aquellos partidos políticos que en el pasado hicieron acuerdos con las pandillas (ABC Internacional, 2019).

Por otra parte, el tema de la Caravana Centroamericana ha sido relevante a nivel mundial en los últimos meses. Sin embargo, ninguno de los candidatos a la presidencia ha profundizado sobre esta situación, a pesar de que las razones por las cuales se da esta migración masiva son debido a la grave situación económica, el desempleo e inseguridad; todas circunstancias que hoy afectan en gran medida a El Salvador.

Algunas de las propuestas del partido electoral favorito a la presidencia (GANA) incluye el desarrollo de un Plan Aeroportuario Nacional, aumentar el tráfico aéreo, impulsar el potencial de la zona oriental de El Salvador para incrementar la economía nacional. Además, reforzar la seguridad nacional mediante equipos tecnológicos aéreos para controlar el narcotráfico (Diario La Huella; 2019).

Mientras el segundo partido favorito de la población, ARENA, tiene como objetivo defender las tradiciones occidentales de El Salvador, el ejercicio de la democracia, la libertad y apoyar a la Fuerza Armada para la defensa territorial y mantenimiento del orden público.  (Alianza Republicana Nacionalista, s.f)

Finalmente, La Organización de Estados Americanos (OEA), en el marco del compromiso por concretar una democracia sólida durante las elecciones, realizará la observación de los comicios por medio del acuerdo suscrito con el Tribunal Supremo Electoral de El Salvador (TSE). De acuerdo al TSE, las personas que podrán ejercer el sufragio suman los 5,2 millones de salvadoreños mayores de 18 años que residen en el país y un total de 5.948 que viven en el exterior.

Si ninguno de los cuatro contendientes logra la mitad más uno de los votos válidos en los comicios del 3 de febrero, los dos mejor votados participarán en una segunda ronda electoral a realizarse el 10 de marzo

Referencias bibliográficas

CID Gallup Latinoamérica. (2019). CID Gallup Latinoamérica: Estudio de Opinión Pública El Salvador #106. Recuperado de: file:///Users/macbook/Desktop/Informe%20Opinio%CC%81n%20Pu%CC%81blica%20El%20Salvador%20106.pdf

El Salvador Times. (2019). El Salvador Times: Encuesta CONARES para las presidenciales: GANA 61%, ARENA 19%, FMLN 13% y VAMOS 1%. El Salvador Times. Recuperado de: http://www.elsalvadortimes.com/articulo/politicos/encuesta-conares-presidenciales-gana-61-arena-19-fmln-13-vamos-1/20190117093603053778.html

Gaviña, S. (2019). ABC Internacional: Nayib Bukele ganaría la presidencia de El Salvador en la primera vuelta, según las encuestas. Recuperado de: https://www.abc.es/internacional/abci-nayib-bukele-ganaria-presidencia-salvador-primera-vuelta-segun-encuestas-201901121648_noticia.html

La Nación. (2010). El Mundo: Nace oficialmente nuevo partido de derecha GANA en El Salvador. Recuperado de: https://www.nacion.com/el-mundo/nace-oficialmente-nuevo-partido-de-derecha-gana-en-el-salvador/HVP7NVJQQJBZDI4XG72YF4FEQI/story/

Redacción. (2019). BBC News Mundo: ¿Qué quieres saber y cuáles son los temas que te interesan sobre las elecciones de El Salvador? Recuperado de: https://www.bbc.com/mundo/noticias-46738775

Redacción UH. (2019). Última Hora: #EncuestaCONARES: Bukele, el candidato con el mejor perfil para ser presidente. Recuperado de  http://ultimahora.sv/encuestaconares-bukele-el-candidato-con-el-mejor-perfil-para-ser-presidente/

Redacción UH. (2019). Última Hora SV: Todas las encuestas consolidan a Bukele como ganador de las presidenciañes. Recuperado de: http://ultimahora.sv/todas-las-encuestas-consolidan-a-bukele-como-ganador-de-las-presidenciales/

Redacción. (2019). Diario la Huella: Estas son las cinco propuestas insignias que presentó Nayib Bukele. Recuperado de: http://www.diariolahuella.com/articulo/politica/son-propuestas-insignias-presento-nayib-bukele/20190113153947008244.html

Voa Noticias. (2019). El Salvador: OEA observará elecciones presidenciales 2019. Recuperado de https://www.voanoticias.com/a/el-salvador-oea-elecciones-presidenciales-2019/4695377.html

Pobreza en América Latina

Por Ileana Chaves Brenes
Pasante FUNPADEM y Estudiante de Relaciones Internacionales en la Universidad Latinoamericana de Ciencia y Tecnología (ULACIT)

La pobreza es fundamentalmente un problema de derechos humanos. En la pobreza figuran el hambre, la malnutrición, falta de vivienda digna y acceso limitado a servicios como la salud y educación, también se encuentra la exclusión y discriminación social. En Latinoamérica la labor de la erradicación de la pobreza sigue en pie. El retroceso que respecta a la pobreza extrema sigue en pie desde el 2015, el bajo crecimiento económico hace que sea necesario desarrollar y fortalecer las políticas públicas de protección social y del ámbito del mercado laboral (CEPAL, 2018) Los gastos estatales a nivel social se han presentado aspectos positivos con respecto al 2015, lo que indica una creciente en políticas sociales y del mercado laboral.

A pesar de los importantes incrementos, sigue existiendo desigualdad, la cual provoca problemas en el desarrollo y son una barrera importante ante la erradicación de la pobreza.

La pobreza y la pobreza extrema afectan de distintas formas a la población según el área en que reside y sus características sociodemográficas. La tasa de pobreza de la población que reside en las áreas rurales es alrededor de 20% más que la de las áreas urbanas. (CEPAL, 2018).

Gráfico 1: Índice de desigualdad 2002-2017

screen shot 2019-01-25 at 12.54.37 pm

Fuente: Panorama Social de América Latina, CEPAL, 2018.

Según la CEPAL, desde la década del 2000, 18 países de América Latina bajaron sus índices de desigualdad con 0,543 en 2002 a 0,466 en 2017, esto basado en el coeficiente de Gini (el Coeficiente de Gini indica que entre más cerca del 0 menos desigualdad, y entre más cerca del 1 mayor desigualdad).

De acuerdo con el gráfico presentado, se visualiza una lentitud en la reducción de la desigualdad, entre los años 2002 al 2008 el promedio de la disminución anual fue de 1.3%, entre el lapso 2008-2014 un 0,8% y del 2014 al 2017 un 0,3%.

Los factores de la disminución en el tema de desigualdad dependen mucho entre cada país, pero se puede hablar de la variación de ingresos en aumento o recorte de estos, es muy posible que los buenos resultados se deriven de la forma en la que estos ingresos se distribuyen, como son en pensiones y transferencias. Por ende, esto indica que las redes de protección social se fortalecen desde el inicio de la década del 2000. No obstante, parte de estos ingresos también son remesas de trabajadores migrantes.

Gráfico 2: Gasto social per cápita de gobierno central

screen shot 2019-01-25 at 12.54.52 pm

Fuente: Panorama Social de América Latina, CEPAL, 2018.

El gasto social per cápita de los gobiernos en América Latina tuvo un aumento entre 2002-2016, estando alrededor de $894, América del sur duplica el aumento social per cápita con respecto a Centroamérica, México y República Dominicana.

Los recursos que se destacan por persona están en Chile y Uruguay, sus recursos en políticas sociales rondan los $2.387 y $2.251, sigue Brasil con $1.631, Argentina $1.469, Costa Rica $1.176.  En cuestión de gasto social, Panamá tiene menor proporción de su gasto social para dicha función, en menos de un 10%, no obstante, el gasto social en Costa Rica es del 58%, en cuestión de educación, Costa Rica destina el 7% del PIB, en cuestiones de vivienda, Panamá destina del gobierno social alrededor del 26%.

Quienes tienen los recursos más bajos son El Salvador y Bolivia con $310, Guatemala, Nicaragua y Honduras con recursos por persona de alrededor de menos de $220.

Para poder erradicar eficazmente la pobreza se debe volver a ver a las comunidades vulnerables y asegurar que el Estado podrá darles seguridad en servicios como educación y salud y ayuda social. Son las mujeres, menores de edad, afrodescendientes, aborígenes, personas con discapacidad, quienes aún siguen siendo parte de los números relacionados a pobreza. A pesar de la existencia de una leve mejora en la igualdad laboral con estas personas, hace falta la inclusión total de ellos para poder hablar de una igualdad integral y por ende, una verdadera y efectiva erradicación de la pobreza.

REFERENCIAS  BIBLIOGRÁFICA

  1. (Enero,2019). Panorama Social de América Latina.. Recuperado de https://repositorio.cepal.org/bitstream/handle/11362/44395/5/S1801084_es.pdf

Pobreza afecta más a mujeres que a hombres en Latinoamérica | Comunicado de prensa | Comisión Económica para América Latina y el Caribe. (28 mayo de 2014). Recuperado de: https://www.cepal.org/es/comunicados/pobreza-afecta-mas-mujeres-que-hombres-latinoamerica

Forbes. (14 de enero de 2019). Costa Rica y Panamá entre los países con los niveles más bajos de pobreza: Comisión Económica para América Latina y el Caribe. Recuperado de https://www.forbes.com.mx/costa-rica-y-panama-entre-los-paises-con-los-niveles-mas-bajos-de-pobreza-cepal/

Doss, E. (2019). Pobreza. Retrieved from https://www.un.org/sustainabledevelopment/es/poverty/

 

Día de la abolición del ejército en Costa Rica, un panorama comparativo con Centroamérica

Por Carlina Alvarado Zuñiga y María Jesús  Dolanescu

Asistente en Comunicación en FUNPADEM / Estudiante de Derecho de la UCR y Pasante en FUNPADEM

Hace 70 años, se suprimió el ejército en Costa Rica mediante el decreto n.º 749. El Presidente de la Junta Fundadora de la Segunda República, don José Figueres Ferrer,el 1 de diciembre de 1948, confirmó en una ceremonia en el Cuartel Bellavista,(lo que hoy es el Museo Nacional), la eliminación el ejército como institución permanente en Costa Rica, fundamentada en la Ley No. 8515; considerándose suficiente para la seguridad de nuestro país, la existencia de un buen cuerpo policial.

 
Anteriormente de que se suprimieran las fuerzas armadas en el país, Costa Rica se enfrentó a conflictos políticos que se resolvieron militarmente entre los años 1823 y 1870. Existían diferentes cuarteles y comandancias encargadas de mantener el orden y en donde se resguardaba la artillería del ejército. Generalmente solo se organizaban estos grupos armados para combatir y luego se disolvían. En 1900 el número de los integrantes del ejército costarricense era de 50.000 efectivos (La Nación; 2018)

 

Como antecedente de la abolición, el 11 de mayo de 1871, en el gobierno de Tomás Guardia, se emitió el Código Militar de la República de Costa Rica. En este documento se enunciaron los delitos de orden militar, los castigos impuestos y se determinaba que los tribunales militares son los que deben seguir las causas a excepción del castigo de pena de muerte o extrañamiento que estaría a cargo del Consejo de Guerra. El 21 de enero de 1884 se emite un nuevo código que es derogado para restablecer de nuevo el emitido en 1871. Entre 1886 y 1900 se aprobaron otras leyes y documentos militares. (Partido Liberación Nacional, www.plncr.com; 2018)

 

En los años 1884 y 1914, el ejército de Costa Rica pasó por un proceso de institucionalización. Se destinó un porcentaje más elevado del presupuesto del gobierno al ejército para la instrucción militar y pago de salarios. A partir de 1921, el gobierno central comenzó a destinar presupuesto a la educación y salubridad, por lo que el ejército fue siendo recortado y se destinaron más recursos a la policía. Consecuencia de esto el ejército se debilitó como institución militar. (Museo Nacional; 2014)

Desde 1946, las fuerzas armadas de Costa Rica estaban debilitadas, se encontraban sin armamento, sin una adecuada organización, con dificultades económicas que le impedían un desarrollo efectivo de sus funciones y con una débil inversión por parte del gobierno central.​(Archivo Nacional; 2018)

En 1948 inició la Guerra civil, causadas por la anulación de las elecciones de 1948 por parte del Congreso por no reconocer el triunfo del candidato de la oposición Otilio Ulate. Esto propició la revolución que llevó al poder a José Figueres Ferrer. Y fue así como el 1° de diciembre de 1948, Figueres tomó la decisión de disolver el ejército costarricense, al finalizar la guerra civil y al asumir el poder la Junta de Gobierno.

El presupuesto destinado en su momento para las fuerzas armadas pasó a la institución educativa superior, la recién fundada Universidad de Costa Rica. En el edificio militar se estableció el actual Museo Nacional, como centro de estudios antropológicos.

 

Solamente en dos ocasiones, Costa Rica ha recurrido a fuerzas militares. La primera ocasión en el año de 1955 para impedir una  invasión desde Nicaragua a cargo de expatriados y con apoyo del gobierno somocista. La segunda  en el año 1965 cuando envió 21 policías como parte de la fuerza Interamericana de Paz de la Organización de los Estados Americanos (OEA) durante la ocupación estadounidense de la República Dominicana.

La Guerra Civil del 19 llevó luto y dolor a muchas familias costarricenses, por lo tanto Para que nuestros jóvenes y ciudadanas y ciudadanos tuvieran siempre presente ese acto heroico, por decreto del 24 de diciembre de 1986, se declaró el 1 de diciembre de cada año como “Día de la Abolición del Ejército”.

 

Contexto centroamericano

En Centroamérica, Costa Rica y Panamá son los únicos países que no cuentan con ejército y han destinado el dinero que podría ir para este, a la educación. Sin embargo, estos países invierten en seguridad también ya que enfrentan amenazas externas, principalmente del narcotráfico.

Por ejemplo, Costa Rica dedicó 950 millones de dólares a la Seguridad Nacional durante 2016, que están conformadas por 14,497 efectivos (2.7 agentes por cada 1,000 habitantes), según datos del Atlas Comparativo de la Defensa de América Latina y el Caribe (RESDAL 2016), lo que supone un incremento del 159 % en el periodo 2008-2016, cuando el aumento del presupuesto del Estado fue del 126 % y el del PIB del 91 %.

El dividendo que reciben los países latinoamericanos según un  informe del Banco Mundial publicado en su sitio web utilizando datos obtenidos por la ONG europea SIPRI, establece que en 2013, el año más reciente para el que hay información disponible, los países latinoamericanos con fuerzas militares dedicaron entre el 0,5% y el 3,4% de su Producto Interno Bruto a ese rubro. (BBC; 2015)

Colombia, en medio de su conflicto armado, sigue siendo el país de la región que dedica a las fuerzas militares la mayor porción de su riqueza nacional, un 3,4% en 2013. Los países centroamericanos, sin embargo, pueden ser un mejor punto de referencia para lo que pasa con Panamá y Costa Rica. Guatemala solo gasta el 0,5% del PIB en el renglón militar. (BBC; 2015)

En cuanto a los otros tres países con fuerzas militares en Centroamérica, Nicaragua les dedica un 0,8% del PIB, El Salvador un 1,1% y Honduras un 1,2%, asegura la información del Banco Mundial. Haciendo un promedio simple entre las cuatro naciones centroamericanas, entre los años 2014 y 2015, se encuentra que el gasto militar de los países de la región se aproximó al 0,9% del PIB. (BBC; 2015)

Si se adoptara esa proporción del PIB como una medida del beneficio que le representa a Costa Rica no tener fuerzas militares, se encontraría que el ahorro alcanzaría alrededor de US$450 millones anuales. En el caso panameño, ahorrarse el 0.9% del Producto Interno Bruto que en promedio los otros países centroamericanos dedican a sus fuerzas militares, le representaría cerca de US$400 millones anuales a ese país.

Panorama comparativo en Centroamérica del gasto público en seguridad y justicia

Países Educación

Porcentaje del PIB

(2016)

Fuerza militar

Porcentaje del PIB

(2017)

Seguridad

Porcentaje del PIB

(2010)

Costa Rica 7.1 0 2.3
El Salvador 3.5 1.0 3.3
Guatemala 2.8 0.4 1.7
Honduras 5.6 (2013) 1.6 2.8
Nicaragua 4.5 (2010) 0.6 2.8
Panamá 4.2 (2011) 0 2.4

Elaboración propia con fuentes del Instituto de Estadística de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO ) y ‘’Gasto público en Seguridad y Justicia en Centroamérica’’ (CEPAL; 2011)

Costa Rica es un país sin ejército, de libertad y democracia, la cual se fortalecería conforme iba avanzando la formación del Estado costarricense.

La educación ha sido la clave para construir ciudadanos(as) con espíritu democrático y pacifista, a pesar de ser un país con limitaciones económicas en vías de formación. Sin embargo, el país enfrenta grandes retos a nivel de seguridad, una tasa de homicidios que viene en aumento, así como una tasa de femicidios que al terminar el 2018 será una de las más altas de la historia. Por lo cual, 70 años después de la abolición del ejército, es importante reflexionar si el modelo de seguridad adoptado ha dado buenos frutos y cómo seguir construyendo una cultura de paz en el país.

Referencias Bibliográficas:

Transformaciones históricas de Costa Rica 70 años después de la abolición del ejército

https://www.nacion.com/el-pais/5-transformaciones-historicas-de-costa-rica-70/P5DOADXQ5BAVBPDYOVHCAOLJJM/story/

Día de la abolición del ejército en Costa Rica

https://elespiritudel48.org/dia-de-la-abolicion-del-ejercito-en-costa-rica/

1 de diciembre: Día de la Abolición del ejercito de Costa Rica

http://www.coopeande1.com/noticias/1-diciembre-dia-de-la-abolicion-del-ejercito.htm

¿Ahorran Costa Rica y Panamá por no tener ejército?

https://www.bbc.com/mundo/noticias/2015/06/150601_economia_gasto_militar_panama_costa_rica_lf

Seguridad de Costa Rica con más presupuesto que los ejércitos de A.Central

https://www.elnuevodiario.com.ni/internacionales/centroamerica/425971-seguridad-costa-rica-mas-presupuesto-que-ejercitos/

 

 

 

 

 

 

Día Internacional de la No violencia contra la Mujer. El Panorama centroamericano

María Jesús Dolanescu

Estudiante de Derecho de la Universidad de Costa Rica (UCR)

Pasante de FUNPADEM

A partir del año 1999 se establece la fecha del 25 de noviembre como el Día Internacional de la No Violencia contra la Mujer por la Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU, 1981).

El origen de la conmemoración es el reconocimiento de la lucha que dieron las hermanas Mirabal conocidas también como el Grupo Las Mariposas en República Dominicana. Este grupo de mujeres lideró una campaña contra la dictadura del Gobernante Rafael Leónidas Trujillo dictador entre los años 1930 y1961. Las hermanas junto con sus esposos fueron detenidas, apresadas y asesinadas por razones políticas el 25 de noviembre de 1960 al ser parte del Régimen de oposición ‘‘14 de junio’’. Debido a esta acción el pueblo dominicano se levantó en contra del gobernante y fue asesinado en 1961, tomando a Las Mariposas como símbolo de liberación ante la represión (Aquino, M. 1996).

La violencia contra las mujeres en Centroamérica es un flagelo que afecta el desarrollo integral tanto mujeres adultas, adolescentes e infantes. La mayoría de estas mujeres se encuentran en condiciones de pobreza, marginalización e inmersas en una cultura de normalización de patrones discriminantes. Las mujeres que han sido agredidas por su pareja sentimental o persona allegada tienen el doble de posibilidades de contraer enfermedades de transmisión sexual y sufrir aborto (ONU Mujeres ,2013).  Por lo cual resulta, para cada uno de los gobiernos centroamericanos un problema que atañe a la seguridad ciudadana, salubridad, aspectos económicos y Derechos Humanos, representando un gran reto para cada uno de los sectores de los países para trabajar en conjunto.

Según la Comisión Económica para América Latina  y el Caribe (CEPAL) entre el 2013-2014 y 2016-2017, estos fueron los indicadores de tasas de femicidios, feminicidios u homicidios agravados por razones de género. La tabla N.1 nos indica que la cantidad de mujeres que han sido asesinadas en Centroamérica a manos de su pareja o ex pareja, cada vez son mayores a pesar de los mecanismos implementados por cada gobierno.

Tabla 1. Indicadores a nivel centroamericano de feminicios, femicidios u homicidios agravados por razones de género.

País Femicidios

2013-2014

Femicidios

2016-2017

Costa Rica 11 26
El Salvador 48 345
Guatemala 17 221
Honduras 34 264
Nicaragua 40 67

Fuente: Elaboración propia con base en información brindada por la CEPAL

Avances regionales en la eliminación de la violencia contra las mujeres

Actualmente en todos los países de Centroamérica existen normativas y organizaciones que velan por los principios de Seguridad ciudadana y los Derechos Fundamentales de las mujeres. Por ejemplo, toda Centroamérica ha elaborado legislación sobre la prevención y penalización de la violencia doméstica a las mujeres y menores de edad, a diferencia de otros sectores del mundo como Rusia, algunos países de África, Medio Oriente y Canadá. También se toma en cuenta como un buen indicador del esfuerzo realizado por los diferentes gobiernos centroamericanos la penalización de casos de violaciones sexuales a su pareja incluso cuando se está en una relación de matrimonio El País, (23 de Noviembre,2016).

ONU Mujeres en su Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer, cuenta con la participación de los países centro americanos como El Salvador y Guatemala los cuales participan activamente en la redacción de normativas internacionales para la formación de legislaciones modelo de alta calidad para la penalización, concientización y prevención del violencia física, psicológica y  laboral de las mujeres en el mundo.

La Fundación Internacional y para Iberoamérica de Administración y Políticas Públicas (FIIAP) en cooperación con la Organización de Estados Americanos en la VIII Cumbre de las Américas,  los Estados participantes se comprometen a “promover la equidad e igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres como objetivo transversal de nuestras políticas anticorrupción”(OEA, 2018) fortaleciendo de gran manera al desarrollo de nuevos espacios para el desarrollo integral de las mujeres centroamericanas en la esfera política. También los Estados Americanos participantes, se comprometieron a ‘’garantizar y promover la transparencia e igualdad de oportunidades en el proceso de selección de puestos públicos. Basándose en criterios objetivos como la igualdad, el mérito y la aptitud’’ (OEA, 2018), previniendo así casos de corrupción y acoso sexual desde los diferentes puestos públicos. Como se puede observar en la tabla N.2  toda la región centroamericana ha tenido mayor injerencia de las mujeres en puestos políticos principalmente en las curules, siendo un pequeño paso para el fortalecimiento de la igualdad y equidad en la región.

Tabla 2. Indicadores de porcentajes obtención de puestos parlamentarios por mujeres en Centroamérica.

País Porcentaje mujeres en el Parlamento 2010 Porcentaje mujeres en el parlamento 2017 Condición
Costa Rica 38.6 45.6 Aumentó
El Salvador 19 31 Aumentó
Guatemala 12 12.7 Aumentó
Honduras 18 21.1 Aumentó
Nicaragua 20 45.7 Aumentó

Fuente: Elaboración propia con información de la CEPAL.

Los esfuerzos realizados por los diferentes organismos, tanto nacionales como de cooperación internacional, no se acaban cuando se termina el proceso de formación de leyes o de proyectos de acción social; las mujeres centroamericanas siguen en las luchas por su desarrollo integral, por una convivencia pacífica y segura con sus conciudadanos sin verse violentadas por familiares o pareja. Las luchas por condiciones de salud y de educación de calidad, por un sistema legal que respalde y garantice sus derechos fundamentales y un crecimiento político sin coacciones de ningún tipo, son algunos de los retos que aún los países centroamericanos deben de abordar con el fin de lograr sociedades más equitativas y seguras para sus mujeres.

 

Referencias bibliográficas

Aquino, M. (1996) ’’ Tres heroínas y un tirano. La historia verídica de las Hermanas Mirabal y su asesinato por Rafael Leonidas Trujillo’’

CEPAL (2018) Observatorio de Igualdad de Género de América Latina y El Caribe Recuperado de: https://oig.cepal.org/es/paises/14/profile  , https://oig.cepal.org/es/paises/10/profile , https://oig.cepal.org/es/paises/15/profile , https://oig.cepal.org/es/paises/17/profile , https://oig.cepal.org/es/paises/13/profile .

CEPAL (2014) Informe anual 2013-2014. ‘’El enfrentamiento de la violencia contra  las mujeres en América Latina y el Caribe’’. Recuperado de: https://repositorio.cepal.org/bitstream/handle/11362/37185/S1500499_es.pdf?sequence=4&isAllowed=y

El País (2016) ‘’ La violencia contra la mujer en el mundo’’ Disponible en: https://elpais.com/internacional/2016/11/22/actualidad/1479813855_877756.html

Organización Estados Americanos. (2018) ‘’Compromiso de Lima’’. Octava Cumbre de las Américas. Disponible en: https://www.viiicumbreperu.org/compromiso-de-lima-gobernabilidad-democratica-frente-a-la-corrupcion/

Organización Mundial de la Salud, Departamento de Salud Reproductiva e Investigación, Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres, Consejo Sudafricano de Investigaciones Médicas (2013). ‘’Estimaciones mundiales y regionales de la violencia contra la mujer: prevalencia y efectos de la violencia conyugal y de la violencia sexual no conyugal en la salud’’ Recuperado de: http://www.who.int/reproductivehealth/publications/violence/9789241564625/es/

Organización de Naciones Unidas (2017) ‘’Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la mujer’’ Recuperado de: http://www.un.org/es/events/endviolenceday/

Solano, A. (2018). ‘’Las mujeres sufren doblemente la corrupción en America Latina’’. El país, España Recuperado de: https://elpais.com/elpais/2018/10/31/planeta_futuro/1540986155_543009.html

 

 

 

UNIFICACIÓN INTERNACIONAL DE DELITOS CON FINES ESTADÍSTICOS: AVANCES EN AMÉRICA LATINA

Por Brandon Mata
Asistente técnico de FUNPADEM
Bachiller en Relaciones Internacionales en la Universidad Nacional de Costa Rica (UNA)

Diego Acuña Picado
Técnico e investigador de FUNPADEM
Estudiante de Relaciones Internacionales de la Universidad Nacional de Costa Rica (UNA)

La Clasificación Internacional del Delito con Fines Estadísticos (CCIS), por sus siglas en inglés) es una herramienta innovadora de gran proyección para la cuantificación estándar e internacional de los fenómenos delictivos a nivel internacional. La Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNDOC) define este instrumento como:

Una clasificación de delitos basada en conceptos, definiciones y principios convenidos internacionalmente con el fin de mejorar la coherencia y comparabilidad internacional de las estadísticas sobre el delito, además de mejorar la capacidad de análisis a nivel nacional e internacional (UNDOC  2015, 7)

Es una herramienta que permite, a partir de definiciones y criterios adoptados por los Estados en escenarios internacionales, una estandarización de los fenómenos delictivos tipificados en los Códigos Penales de cada país. Ello con el fin de visualizar y cuantificar de forma general los incidentes y actos delictivos ocurridos durante en un lugar y periodo de tiempo determinados. El CCIS implica la recopilación de datos de diferentes países, bajo una clasificación jerárquica, y lo desagrega según descripciones detalladas de comportamientos, patrones y características de los delitos.

Experiencia en Costa Rica

Durante el mes de octubre fue desarrollado por la Comisión Técnica Interinstitucional sobre Estadística de Convivencia y Seguridad Ciudadana (COMESCO) en Costa Rica un Taller que llevó por nombre “La Clasificación Internacional de Delitos con fines estadísticos (ICCS). Avances y desafíos para el caso de Costa Rica”. En este espacio se expusieron buenas prácticas y experiencias en la adopción del CCIS, en diferentes países de la región.

Colombia

Actualmente Colombia es uno de los países que han puesto en marcha un proceso para la identificación de estrategias y mecanismos para la adopción de la CCIS. Este trabajo se ha gestado desde el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE) en Colombia. Según lo expresado por su coordinadora, Luisa Suárez. Para alcanzar lo anterior, el DANE ha utilizado distintos mecanismos con el fin de alcanzar este objetivo, algunos de los mecanismos realizados con los actores de interés han sido: un proceso de consulta pública, mesas de trabajo para la adaptación, sistematización de los delitos tipificados en el país a nivel interinstitucional con base en la CCIS, entre otros.

Además, cabe destacar que también han presentado retos importantes. Como en muchos otros países, existen algunos delitos que no están tipificados en el Código Penal colombiano. Se presenta, por ejemplo, el caso del robo el cual es una conducta delictiva que no está tipificada ya que la figura delictiva tipificada es el hurto. Esta situación ejemplifica el reto que conlleva para los Estados sistematizar sus índices de forma que todas las instituciones adecuen su metodología a los lineamientos de la CCIS.

México

La implementación de la Clasificación en México ha tenido consecuencias positivas, aún sin tener mucho tiempo de iniciada su implementación. En este país, antes era utilizado del CIESP (Comité Interinstitucional de Estadística e Informática de Seguridad Pública), que había sido establecido en 1998, lo cual hacía que el registro tuviera aproximadamente 20 años de antigüedad (El Universal; 2018). Esto quiere decir, que en este periodo no había existido una actualización en clasificación y estandarización de los delitos en México. Con esta herramienta, se integraron nuevos delitos como el feminicidio, aborto, violencia familiar, violencia de género, corrupción de menores, trata de personas, narcomenudeo y delitos electorales (El Universal; 2018). La implementación en México ayudará aa la transparencia, rendición de cuentas y a contar con información desagregada y pública para la población, lo cual ayudará a la generación de estrategias de prevención integrales que involucren a la academia, organizaciones de sociedad civil, instituciones gubernamentales y privadas.

 

 

Retos 

Implementar las CCIS en un país es una tarea compleja, ya que los Códigos Penales de cada país son diferentes y poseen particularidades para la recolección de información y su desagregación. No obstante, es medular comprender que la CCIS no pretende que los Estados cambien o estandaricen sus respectivos Códigos Penales. El reto principal se encuentra en que cada uno de ellos logre articular de forma óptima el sistema de monitoreo y registro estadístico de los hechos delictivos y que sea generado bajo un mismo estándar estadístico con el fin que pueda ser comparado de forma homóloga entre los países de la región. Esto permitiría diagnosticar el comportamiento delictivo de la región bajo un mismo parámetro.

El trabajo para la recolección de información debe ser integral, uniforme, riguroso y colaborativo en sus procesos. Esto debe integrar a instituciones públicas, entes privados, la academia  y organizaciones de sociedad civil, y no debe ser únicamente relegado a las entidades públicas que provocarán que los réditos de la estandarización sirvan como insumo para la priorización de problemáticas, realización de investigaciones académicas desde sus respectivos centros de pensamiento, y la elaboración colaborativa de proyectos que busquen socavar la violencia a través de estrategias preventivas e inclusivas y ejecución de iniciativas coherentes con las principales necesidades en cuanto a la seguridad de cada país se refiere. La CCIS, fungirá para la puesta en marcha de políticas públicas que combatan el crimen organizado de manera regional, y no únicamente como una problemática que se encuentra resguardada en las fronteras de un país. Las buenas prácticas a partir de la estandarización en el mediano plazo podrán ser compartidas, y su abordaje y efectos podrán entonces ser más amplios y duraderos.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

SA. (12 de enero de 2018). Nueva metodología para el registro y clasificación de los delitos para fines estadísticos. El Universal.  Recuperado de: http://www.eluniversal.com.mx/observatorio-nacional-ciudadano/nueva-metodologia-para-el-registro-y-clasificacion-de-los-delitos

ESCA: ¿el camino a la seguridad en la región Centroamericana?

Por Esteban Bermudez Hernández
Daniel Cordero Jiménez
Priscilla Corrales Fallas
María José Duarte Bonilla
Beatriz García Ortega
Brandon Mata Aguilar
Estudiantes de la Licenciatura en Relaciones Internacionales con énfasis en Gestión de la Cooperación Internacional de la Universidad Nacional

La región centroamericana se constituye como un área de importancia geoestratégica, debido a su condición de istmo entre dos océanos, y de puente entre América del Norte y América del Sur. Tal distinción ha establecido a la región como un corredor biológico, migratorio y cultural (Acuña 2015), pero además la ha situado como una de las principales rutas del narcotráfico, sumándole la distinción de corredor para el transporte de drogas.

Además de su posición geoestratégica, persisten otros factores que hacen a la región centroamericana más propensa a estar marcada por la narcoactividad. Entre estos, destaca la difícil situación socioeconómica, la porosidad y vacío de autoridad principalmente en las fronteras, así como la poca capacidad institucional de los países centroamericanos para afrontar estas actividades delictivas. (Pastor 2017)

A pesar de una falta de datos para inferir con precisión el impacto del narcotráfico sobre los altos índices de violencia, es posible mostrar una potencial relación entre las dinámicas del fenómeno del narcotráfico y la violencia en la región. Asimismo, las drogas pueden generar violencia desde una perspectiva sistémica, al producirse disputas sobre el territorio para la venta de sustancias ilícitas, deudas relacionadas con éstas y otros problemas derivados del comercio de drogas.

Toda esta coyuntura ha propiciado la creación de programas y estrategias, como es el caso de la Iniciativa Mérida, la Iniciativa Regional de Seguridad para América Central (CARSI, siglas en inglés) y la Estrategia de Seguridad Centroamericana (ESCA). Esta última, ha logrado un gran consenso dentro del proceso de integración centroamericano, gracias a una identificación de necesidades comunes que buscan ser abordadas de manera conjunta y coordinada.

La ESCA surge en el marco de la XXIX Reunión Ordinaria de Jefes de Estado y de Gobierno del Sistema de Integración Centroamericano (SICA), celebrada en diciembre de 2006 en San José, Costa Rica. Establece los objetivos comunes, las áreas de intervención y las acciones a seguir para lograr los niveles de seguridad que requieren los ciudadanos centroamericanos. Además, identifica las necesidades financieras, gestiona y obtiene financiamiento y cooperación internacional, englobando los distintos esfuerzos que la región realiza en materia de seguridad.

Sustentada bajo los principios de responsabilidad compartida pero diferenciada; el principio de regionalidad; el principio de apropiación; y el principio de adicionalidad de los recursos, la ESCA ha logrado plantear, a través de sus objetivos, 22 proyectos con un costo aproximado de $3,300,000.00. Para la obtención de tales recursos el grupo de países amigos y la Comunidad Internacional, realizaron importantes ofrecimientos para financiar la Estrategia de Seguridad de Centroamérica. La Dirección de Seguridad Democrática del SICA, enumera dentro de las donaciones aportadas las de Estados Unidos, España, Australia, Canadá  y préstamos realizados por el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo.

Desde sus inicios, la implementación efectiva de la ESCA se ha convertido en todo un reto para la institucionalidad del SICA, así como para los Gobiernos que la integran. Por su parte Francisco Santos, académico de la Universidad de Loyola, manifestó que el impulso en materia de políticas regionales ofrece una oportunidad para combatir algunos de los obstáculos al desarrollo de la región. No obstante, el desarrollo de las capacidades institucionales necesarias para poner en práctica un sistema político efectivo, aún no se han generado. Por tanto, es un aspecto que sigue latente y debe ser una de las prioridades a ser atendidas con urgencia, para gestionar y gobernar la seguridad, incluida la mejoría en el equipamiento y formación especializada.

Tomando en cuenta el contexto en que surge la ESCA y las dificultades institucionales para llevar a cabo esta iniciativa, se plantean algunas recomendaciones que buscan asegurar un mayor nivel de seguridad para los ciudadanos centroamericanos.

En primera instancia, es primordial contemplar un abordaje integral del fenómeno del narcotráfico en la región, lo anterior permitiría a cada uno de los Estados asumir la mitigación de este fenómeno desde un plano preventivo inicialmente; para así, disminuir la influencia y consecuencias generadas por la narcoactividad en cada uno de los países de Centroamérica. Lo anterior, puede ser desarrollado mediante el impulso de actividades preventivas en planos sociales, culturales, políticas, económicas; y, el desarrollo recreativo, cultural y deportivo de la región.

Por otra parte, es medular el trabajo conjunto y articulado a nivel regional. Al ser un fenómeno de carácter transnacional, el abordaje del narcotráfico debe realizarse de manera conjunta y con acciones coordinadas a nivel regional por cada uno de los países. Para ello, es fundamental el desarrollo e intercambio de experiencias previas (positivas y negativas), buenas prácticas; entre otras actividades. De esta forma, los Estados pueden compartir entre sí oportunidades de mejora y lineamientos para la mitigación de la problemática previamente planteada.

Al ser un fenómeno transversal a todos los niveles estatales, las acciones implementadas deben realizarse en conjunto a lo interno del Estado por todos los actores de interés. Es esencial en la implementación de las acciones, la participación de actores de sociedad civil, actores de carácter privado y organizaciones de carácter no gubernamental. Cada uno de estos actores, podría contribuir, junto con el Estado, a desarrollar acciones estratégicas, desde su experiencia, para la construcción de paz social, firme y duradera que sea reflejada en todas las dimensiones Estatales.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Acuña, V. (2015). Centroamérica en las globalizaciones (siglo XVI-XXI). Anuario de Estudios Centroamericanos, 41(1), 13-27. doi:http://dx.doi.org/10.15517/aeca.v41i1.21838

AECID. (s.f). Cooperación regional con el Sistema de la Integración Centroamericana (SICA). Recuperado el 17 de octubre de 2018, de http://www.aecid.es/ES/d%C3%B3nde-cooperamos/alc/cooperacion-regional/sica

Dirección de Seguridad Democrática. (2014). Estado de situación de la Estrategia de Seguridad de Centroamérica y su relación con Panamá. Recuperado el 17 de octubre de 2018, de http://dialogoelsalvador.com/dialogo_sv/admin/uploads/documentos/galerias/82536-presentacion-esca-general-30-oct-2014-vres.pdf

La Nación. (2017). Centroamérica, aun sin guerra, sigue siendo una de las zonas más violentas del planeta. Recuperado 17 de octubre de 2018, de https://www.nacion.com/el-mundo/politica/centroamerica-aun-sin-guerra-sigue-siendo-una-de-las-zonas-mas-violentas-del-planeta/YQ3QWM3DLRA5ZAPTWKA7FS5V5E/story/

Meyer, P., & Ribando, C. (2015). Central America Regional Security Initiative: Background and Policy Issues for Congress. Recuperado el 29 de agosto de 2018, de https://fas.org/sgp/crs/row/R41731.pdf

Ovalle, W. (2014). INTEGRACIÓN CENTROAMERICANA Y SEGURIDAD DEMOCRÁTICA (1a ed.). Recuperado el 16 de octubre de 2018

Ovalle, W. (2016). La Estrategia de Seguridad de Centroamérica y el Modelo de Seguridad Democrática en el marco del Sistema de la Integración Centroamericana. Recuperado el 17 de octubre de 2018, de https://www.ceddet.org/wp-content/uploads/2016/04/n4_red_SICA.pdf

Pastor, M. (2017). Crimen Organizado y maras se entreveran en Mesoamérica. Disponible en http://www.ieee.es/Galerias/fichero/docs_analisis/2017/DIEEEA04-2017_CrimenOrganizado_Maras_MLPG.pdf Revisado el 14 de octubre de 2018

Santos, F. (2016). Los modos de las políticas de la Integración Centroamericana. Recuperado el 16 de octubre de 2018, de https://www.lamjol.info/index.php/DERECHO/article/viewFile/2787/2544

U.S. Department of State (2007).  The Merida Initiative: United States-Mexico- Central America Security Cooperation. Consultado el 16 de octubre del 2018 en: https://2001-2009.state.gov/r/pa/prs/ps/2007/oct/93800.htm

U.S. Department of State (2012). The Central America Regional Security Initiative: Enhanced Levels of Cooperation and Coordination. Consultado el 16 de octubre del 2018 en: https://2009-2017.state.gov/documents/organization/183774.pdf

10 de noviembre: Día Mundial de la Ciencia para la Paz y el Desarrollo: Qué se hace en Centroamérica

Laura Aguilar Castillo
Especialista en Monitoreo y Evaluación
Consultora de Partners of the America y FUNPADEM
Economista y MA en Estudios de Desarrollo

El ser humano ha utilizado la ciencia como un instrumento para entender y transformar su entorno. Esta le ha permitido moldear y dirigir cómo desarrollar sus medios de vida y en muchas ocasiones marca también como interactuar con los demás. En el contexto global actual, la importancia de dirigir los avances científicos y tecnológicos hacia el desarrollo sostenible y la paz se ha multiplicado, pues los retos a los que se enfrenta la humanidad marcan no sólo la sobrevivencia y superación de la especie humana, sino de el planeta. Nunca una especie ha tenido en su poder tanta influencia sobre el medio que habita, por lo que debe ejercerla con prudencia, y con miras al beneficio colectivo, no personal.

La Organización de las Naciones Unidas, a través de la Organización para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), desarrolla acciones para promover el acercamiento de la ciencia a la sociedad, además de trabajar en los retos éticos generados por el progreso científico, en conmemoración del Día Mundial de la Ciencia para la Paz y el Desarrollo, que se celebra el 10 de noviembre. Este día tiene como objetivo lograr que los “ciudadanos estén informados sobre los avances científicos, creando sociedades más sostenibles, al tiempo que favorece la comprensión sobre la fragilidad del planeta en el que vivimos” (Naciones Unidas, 2018)[1].

De acuerdo con la CEPAL, “(S)i bien los países de América Latina y el Caribe han avanzado en materia de inversión en I+D, sus niveles continúan muy por debajo de los de los países de la frontera tecnológica”[2]. Esto implica que los esfuerzos que se han venido desarrollando en nuestra región son insuficientes para articular apropiadamente los temas de ciencia, tecnología e innovación con producción y crecimiento económico, de modo que puedan tener un impacto suficiente en el desarrollo de los países.

Para analizar lo que ha estado haciendo Centroamérica para fomentar la innovación y el desarrollo en la última década, se han revisado datos de inversión en Investigación y Desarrollo (I&D) como porcentaje del PIB (Banco Mundial 2018)[3]. La inversión en I&D a nivel global se ha mantenido bastante estable en los últimos 20 años, rondando el 2% como porcentaje del PIB. Para 2015, representó el 2,23, la cifra más alta desde 1996.

En Centroamérica esta inversión es bastante dispar, con países como Panamá, cuya inversión en Investigación y Desarrollo como porcentaje del PIB ha venido descendiendo en los últimos años (de 0,235 en 2006 a 0,063 en 2013, último año para el que se cuenta con datos). Si bien esto no significa que hayan disminuido los montos que se invierten en investigación y desarrollo, si nos indica que conforme ha aumentado el PIB, la inversión en investigación y desarrollo no ha crecido proporcionalmente, señalando la falta de prioridad que se le ha dado a este tipo de inversiones. Honduras no cuenta con datos recientes, el último dato disponible es de 2004, en el que la inversión en I&D era de 0,041, un dato que refleja la poca inversión orientada a la innovación y producción de conocimiento en el sector productivo. Guatemala ha mantenido tasas estables, pero muy bajas de inversión en I&D, bajando de 0,049 en 2006 a 0,045 en 2012 (no hay datos disponibles más recientes). En los casos de El Salvador y Nicaragua, se ha visto un incremento en la inversión en I&D en los últimos años, pasando de 0,089 en 2007 a 0,13 en 2015 para el primero y de 0,084 en 2011 a 0,108 en 2015 para el segundo. Finalmente, Costa Rica es el país que invierte más en investigación y desarrollo, que ha mantenido una tendencia creciente. En este caso, pasó 0,427 en 2006 a 0,577 en 2015.

Si bien, en la región centroamericana estas cifras son bastante significativas, están aún alejadas del promedio de 2,2 a nivel mundial, y del 2,4 (2015) de la región del Este de Asia y Pacífico, cuyo crecimiento se aceleró a partir de los 1980s, transformando sus economías para que la innovación y la tecnología primaran en sus procesos productivos y de desarrollo por sobre la exportación de materias primas y maquila simple. Incluso, son números que aún no llegan a lo que invierten en promedio los países de América Latina, que para 2014 fue de 0,767.

Lo que nos refleja este análisis es que si bien, en general, en Centroamérica hay una tendencia al alza en la inversión en I&D, esta no es suficiente, ni se articula en la región, como para poder tener efectos significativos en el desarrollo de los países. Mejorar y articular los esfuerzos para innovar y utilizar tecnología en los procesos productivos debe ser una meta para la región, para poder aprovechar todos los beneficios derivados de las mejoras científicas y tecnológicas para mejorar la calidad de vida de los centroamericanos, y continuar con pasos firmes por el camino del desarrollo sostenible.

[1] Naciones Unidas (2018) Día Mundial de la Ciencia para la Paz y el Desarrollo, 10 de noviembre. Recuperado de http://www.un.org/es/events/scienceday/

[2] CEPAL (2018). Acerca de Innovación, ciencia y tecnología. Recuperado de https://www.cepal.org/es/temas/innovacion-ciencia-y-tecnologia/acerca-innovacion-ciencia-tecnologia

[3] Banco Mundial (2018). Research and development expenditure (% of GDP). Recuperado de: https://data.worldbank.org/topic/science-and-technology

Anuncios