Costa Rica hasn’t used fossil fuels for energy since June: the most dangerously underappreciated news of the year

Por Arthur Howard Nelson
Pasante de FUNPADEM

A little over a week ago media outlets around the world reported that Costa Rica, a nation known for its lush and vast biodiversity, has not used fossil fuels for power since the first of June this year. According to analyses from the various sources which reported the achievement, Costa Rica accomplished this feat mostly because of its utilization of hydropower, an industry bolstered by high levels of rainfall. The development and use of sustainable energy is part of the country’s efforts to protect its natural wealth and become carbon- neutral by the year 2021.

Because of its preservationist policies, Costa Rica is considered by many world observers to be one of the greenest countries on the planet. And, as the effects of global climate change worsen, many global leaders, citizens and media have emphasized the dire importance of protecting the earth’s natural resources.

However, Costa Rica achieving over 150 days of independence from fossil fuels received an incredibly light amount of international recognition. Websites and a few online magazines wrote pieces about the achievement, but major international publications such as the New York Times, BBC and the Washington Post failed to even acknowledge what Costa Rica had done. The publications that did discuss it only briefly mentioned it, without going into much depth as to the particulars of the energy usage. Furthermore, world leaders and international organizations stayed mum.

This is peculiar, not only because the consensus of the global community has consistently understood the grave nature of the environmental crisis, but also because the story of Costa Rican use of sustainable energy is without doubt one of the most important occurrences of the year, if not the past decade. According to the Intergovernmental Panel on Climate Change, the United Nations and a multitude of think tanks and NGOs, the earth will not be able to sustain current rates of global fossil fuel usage. In fact, an analysis of climate change by the former organization found that if current usage continues, the world and its natural riches will reach a point of irreversible destruction by the year 2100, a time in which in effects will be on a “regional scale.”

Global climate change is thus the single greatest issue of our generation. It spans borders and politics, conflict and collaboration. Every country in the world will be incredibly adversely affected by the degradation of the earth’s natural environment in almost all aspects of life. It is for this reason that Costa Rica deserves much more praise and scrutiny from the international community for exclusively using sustainable resources.

The praise is for obvious reasons. Foremost, Costa Rica proved that attaining sustainability on a national scale is possible. As reflected in a piece written by Robert Bryce of Forbes, various political opinions and groups in every country have argued that transitioning from dependency on fossil fuels to the utilization of sustainable energy would be disastrous economically because of job loss, damages to metrics like GDP, and issues with distribution.

However, Costa Rica has experienced great financial success from investments in green technology. Because of federal incentives and an eager market, GDP per capita in Costa Rica has increased by 4.5% for the past 13 years. And, only 1.4% of Costa Rica’s population lives below the global poverty line. Costa Rica has undoubtedly been considered an economic success during its attempts at energy sustainability, demonstrating that green energy does not inherently affect a country’s economy in negative ways. Furthermore, 99.5% of Costa Rica’s population has access to electricity, clearly displaying the ridiculous nature of the assertion that running a country on sustainable energy would leave its population in the dark.

Costa Rica is clearly a model of economic and environmental success for the rest of the world. But while it is important to praise the achievements of the nation, it is just as vital to scrutinize them. For, meaningful progress and improvements are only made through the intense analysis of policies and their effects. While Costa Rica has enjoyed a level of great success, the country still has an incredible amount of work to accomplish. And, other countries of the world must have a deep knowledge of the environmental and economic conditions in Costa Rica to apply its achievements to their respective models.

Foremost, as Lindsay Fendt of The Guardian notes, Costa Rica’s ability to run on 90% hydropower is due to the consistent rainfall in the country. As Fendt discusses, this means that Costa Rica would not be having such success if it were in a time of drought as it was just months ago, and further that other countries with less rainfall would have difficulties replicating such a model. Costa Rica also only hosts approximately 200 clean energy vehicles, meaning that the country is still producing immense greenhouse gas pollution through residents’ use of cars, buses, motorcycles and other methods of transportation. Fendt also points out that Costa Rica is a relatively small nation, and a country with a larger area or population could find the transition to clean energy unattainable.

While the debate between the feasibility of certain types of clean energy in a country is completely merited, inaction and nonchalance surrounding global climate change is not. As a species, we must do what it takes to assure that our way of life does not destroy our communal home. The complete degradation of the earth’s natural environment, which as research suggests is inevitable with current fossil fuel usage rates, is morally repulsive and gravely damning.

So, no matter what specific methods or policies a country feels it can take to prevent such catastrophe, they must be heavily invested in the analysis of the problem and potential solutions. While many countries and populations have dedicated money to such causes, very few seem to have the passion required to make significant change. Costa Rica achieved more than 150 days of sustainable energy last week, but the international reaction to this beam of hope in a polluted world was disappointing. Media outlets failed to report it as anything more than a minor achievement or an interesting fact, and global leaders seem just as uninterested.

Costa Rica may be very different from every one of the world’s nations, but it undoubtedly proved that utilizing sustainable energy on a national scale is possible. Each country has different natural riches, but each has them nonetheless. Costa Rica’s monumental feat should inspire deep inquiry from each of the world’s populations to understand both the incredible achievement and ways in which they can apply Costa Rica’s policies to their own nations, towns and homes. If Costa Rican energy policies are not given such attention, the countries of the world will prove that they are not completely invested in halting mankind’s damage to the planet. This would be the gravest error ever experienced in the history of our species.

Sources

Bryce, R. (2010, May 11). The Real Problem with Renewables. Forbes.

Climate Change Synthesis Report. (2014). Intergovernmental Panel on Climate Change.

Costa Rica: A Leader in Sustainable Practice and Policy. (2016). United Nations Environment Programme

Costa Rica Unemployment Rates. (2016). Trading Economics.

Costa Rica. (2016). World Bank Data.

Fendt, L. (2015, March 30). The truth behind Costa Rica’s renewable energy. The Guardian.

Northrup, T. (2016). Costa Rica Has Only Used Renewable Energy For Electricity This Year. IFL Science.

 

 

Hacinamiento: El problema penitenciario de Centroamérica

Por Josué Abarca Anchía
Estudiante de Relaciones Internacionales en la Universidad Internacional de las Américas
Pasante FUNPADEM

La ONU define el hacinamiento carcelario como el momento en que la tasa de ocupación supera el 100% de la capacidad de  diseño u operativa de un centro carcelario. Este problema de dimensiones globales azota hoy más que nunca a los sistemas penitenciarios centroamericanos, y es considerado como una violación a los derechos humanos de las personas privadas de libertad, pues las necesidades y garantías básicas de los reos como sus derechos a la salud, privacidad, satisfacer sus necesidades fisiológicas, e incluso estudiar; se tornan violentas e inseguras.

En Centroamérica, el hacinamiento en los centros penitenciarios se ha generado debido a factores como la carencia de infraestructura, el uso irracional de la prisión preventiva, inflexibilidad en la ejecución penitenciaria, las capturas ilegales y masivas de personas como solución a los problemas de seguridad ciudadana, políticas represivas de “mano dura”, de “guerra contra la delincuencia” y la lógica del “enemigo interno” y “contención de la marginalidad”. Estos factores han propiciado una hipertrofia legislativa en la materia penal dentro de los Estados centroamericanos, lo cual ha generado la creación o el aumento las penas privativas de libertad. (Ulloa & Araya, 2016, pág. 5)

El problema del hacinamiento carcelario ha generado una apatía estatal y social, pues desde el punto de vista político-electoral, el trato humanitario de las personas privadas de libertad no es un atractivo de votos para candidatos políticos. Esto debido a que parte de la población centroamericana considera que las cárceles son espacios oscuros donde se encuentra lo “peor de la sociedad”, “ciudadanos de segunda categoría” los cuales deben de ser aislados de la sociedad.

Si bien parte de la población centroamericana no tiene interés por la situación de las personas privadas de libertad, los pactos internacionales que protegen los derechos humanos obligan a los Estados a respetar y garantizar los derechos humanos de las personas privadas de libertad. Es por ello, que la situación inhumana en que viven miles de personas en los centros penitenciarios debe de ser tratada con urgencia por los países de la región, pues no hay excepción en la región, todos los países cuentan con cárceles con cifras alarmantes de hacinamiento.

El hacinamiento genera que dentro de los centros penales se propicie la violencia,  lo cual acaba provocando que en lugar de ser un reformatorio, estos se conviertan en escuelas de criminalidad generando barreras al acceso de las pocas oportunidades labores y estudiantiles que se les ofrece a los privados de libertad. Asimismo, el hacinamiento interfiere con los procesos de reinserción social de los reos, pues con las grandes masas acumuladas de personas es imposible clasificar a los internos.

Los Estados centroamericanos no deberían considerar la construcción de más cárceles como su principal solución al hacinamiento, pero tampoco deben desecharla por completo; al contrario de tener esta como su única respuesta al tema, se deben de integrar reformas a las leyes estatales en las que se consideren:

  • El desarrollo de una política de atención al sistema penitenciario, tanto gubernamental como civil, con tendencia a la reinserción del recluso a una sociedad más justa, democrática y participativa.
  • Asignación de un presupuesto adecuado para el funcionamiento de los centros penales, que permita ampliar la cobertura y la atención en servicios de reclusión.
  • Relegar la pena de prisión a aquellos casos que verdaderamente lo ameriten, procurando la estimulación y efectiva utilización de sanciones no privativas de libertad.
  • Tomar en consideración soluciones alternativas a los conflictos como lo son: “La suspensión del proceso de prueba”, ”la conciliación”, y cualquier otra solución alternativa.

Finalmente, la población centroamericana debe de entender que ante un sistema penitenciario saturado, la creación de más cárceles genera un circulo viciosos en el que provocará que estas se vuelvan a llenar de reos, por lo que se le debe de recordar a la población que las cárceles son como los basureros; pues: “La gente quiere más cárceles y más basureros, pero lejos de su mirada general”. (Artavia, 1999, pág 284)

Referencias Bibliográficas

Artavia, P. (1999). Una reflexión sociológica de la problemática penal costarricense: ¿Ceder derechos a cambio de seguridad? San José: UCR.

Matías, P. (2007). ANÁLISIS JURÍDICO DEL SISTEMA PENITENCIARIO GUATEMALTECO. Guatemala: UNIVERSIDAD DE SAN CARLOS DE GUATEMALA.

OEA. (2011). INFORME SOBRE LOS DERECHOS HUMANOS DE LAS PERSONAS PRIVADAS DE LIBERTAD EN LAS AMÉRICAS. Washington D.C: OEA.

OEA. (2013). INFORME DE LA COMISIÓN INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS SOBRE LA SITUACIÓN DE LAS PERSONAS PRIVADAS DE LIBERTAD EN HONDURAS. Washington D.C: OEA.

OEA. (S.F). Situación actual del sistema carcelario guatemalteco. Washington D.C: OEA.

Paredes, J. (S.F). El Salvador: Situación del Sistema Penitenciario. San José .

Robles, O. (2011). El HACINAMIENTO CARCELARIO Y SUS CONSECUENCIAS . Revista Digital de la Maestria de Ciencias Penales de la Universidad de Costa Rica.

Ulloa, J., & Araya, M. (2016). Hacinamiento carcelario en Costa Rica: una revisión desde los Derechos Humanos. Revista Digital de la Maestría en Ciencias Penales, 1-32.

 

 

Visita de Trump a México: ¿para qué sirvió?

Por Randall Arias
Director Ejecutivo FUNPADEM

La semana anterior el candidato presidencial del Partido Republicano, Donald Trump, visitó México gracias a una invitación que le formuló el Presidente azteca, al igual que lo hizo con la Demócrata Hillary Clinton.

La invitación fue sorpresiva, pero más aún lo fue la rápida aceptación de Trump así como que éste fuera el primero en hacer la visita. Esto, cuando se pudo haber esperado que por estrategia fuera Clinton, quien finalmente declinó participar señalando lo vergonzoso del encuentro entre Trump y Peña.

De lo que se conoce de la agenda del encuentro, lo que se conversó en privado y sus resultados es poco lo que se sabe por lo que se transmite en los medios de comunicación. Sin embargo, con base en el resultado que sale a la luz pública, es claro que el gran ganador fue Trump y el gran perdedor fue Peña Nieto.

Esto por cuanto Trump se mostró ante el electorado gringo, especialmente ante los indecisos, con una conducta propia de un Presidente, respetando las formas diplomáticas, siendo cortés y hablando correctamente. Es decir, actuando diferente a como lo ha hecho durante la campaña en donde sobresale su actitud y lenguaje políticamente incorrecto. Esfumó así, en este acto, el temor de que no se supiera comportar en la alta diplomacia internacional.

No obstante, y en el marco de la estrategia propia de un candidato populista que no tiene reparo en flexibilizar in extremis su discurso según las circunstancias y las necesidades electorales, bastó menos de un día para que luego de la reunión con Peña Nieto disparara de nuevo sus dardos verbales contra la inmigración mexicana, reiterando que México pagará por el muro que construiría su eventual Gobierno.

Aunque no se puede afirmar que hay una relación de causalidad directa, la última encuesta que se publica esta semana ya pone a Trump por encima de Clinton, rompiendo una tendencia de estancamiento del apoyo al candidato Republicano. Y el único hecho político notorio desde las convenciones de los Demócratas y Republicanos, que mantuvo a Clinton en un promedio de 5 puntos por encima de Trump, fue la visita de éste último a México.

Es evidente que conforme se acerque la elección presidencial de noviembre Trump intentará moderar su lenguaje virulento moviéndose al “centro” sobre los temas en los cuales ha sido radical, típicamente contra la inmigración.

Ya no habla de deportar a los millones de migrantes ilegales ni de prohibir la entrada de los países enemigos de los Estados Unidos. Y su propuesta de 11 puntos sobre inmigración es suficientemente vaga como para ser interpretable.

No solo quiere parecer más moderado sin dejar de ser firme para ganar adeptos en los indecisos, sino que además sabe que si eventualmente ganara (lo cual deseamos) deberá empezar a gerenciar las expectativas a la baja. Esto, porque sabe que sus propuestas más radicales son inviables y que solamente han sido un gancho para atrapar al electorado radicalizado por los temores que los agobian por la inmigración, el desempleo y el terrorismo.

Un punto destacable de la reunión, fue que Trump bajó el tono a su propuesta de sacar a Estados Unidos del CAFTA, lo cual sería no solo un golpe durísimo a la economía mexicana, sino también a la estadounidense. Le bajó el tono.

En este contexto de información escasa y ante la perplejidad de la estrategia del Gobierno de Peña Nieto para celebrar esta reunión cumbre sin ningún beneficio aparente para México ni para el Presidente mexicano cada vez más de capa caída, da la impresión de que el logro fue que Trump les confirmara que los beneficios de CAFTA no sufrirían modificación en caso de una presidencia. Esto, por supuesto, podría haber sido un interés esencial de la diplomacia económica de México.

En cuanto al Presidente Peña Nieto, al menos a nivel de opinión pública, es claro que no ganó nada, y más bien continúa agregando pasivos a su ya deteriorada imagen. Las voces en contra de la reunión se acrecentaron ya que no le envió ningún mensaje público de tranquilidad al público mexicano en el país y especialmente en los Estados Unidos. Un sector de la población siente que se trató con excesiva diplomacia a quien los ha ofendido reiteradamente como nación.

Siendo la diplomacia mexicana tan avezada, es difícil imaginarse que esta reunión no haya tenido un objetivo estratégico relevante. La información disponible no alcanza para averiguarlo.

Sin embargo, por lo pronto Trump amplió su tribuna pública gracias al Gobierno Mexicano, jugó a la ambigüedad discursiva como mandan los libros de textos de la realpolitik, y ahora hay que esperar si esto se transforma en un repunto de su estancada carrera hacia la Casa Blanca.

Mientras Peña Nieto no sólo acumula más puntos negativos, queda el sinsabor de que más bien le ayudó a Trump a volver a puntuar en los encuestas, cuyas consecuencias el mundo podría sufrir si llega a ser Presidente, especialmente los mexicanos.

Ojalá y Peña Nieto no termine siendo quien le permitió a Trump el empujón que necesitaba para levantarse de lo que parecía ser una derrota segura (y tan anhelada por el mundo demócrata).

What Brazil must take away from its Olympic Games to make them a success

Arthur Howard Nelson
Pasante de FUNPADEM

It’s been about one week since closing ceremonies marked the completion of the 2016 summer Olympics, a world “mega- event” hosted by Rio de Janeiro, Brazil. As music artists, athletes, and those in attendance at Maracana Stadium celebrated what they had considered to be a relatively successful Olympic Games, Brazilian government officials were able to breathe a brief sigh of relief. What seemed impossible less than a month ago due to concern over Zika virus, contaminated water, and unfinished sport complexes came to fruition. Despite criticism from both the international community and domestic population, the 2016 summer Olympics was far from the logistical and practical disaster that some had predicted.

However, the glory of this achievement was not a long lasting sentiment held by the Brazilian government. As soon as this week, the Brazilian senate will vote on whether or not to impeach president Dilma Rousseff who was suspended in May after being publically condemned for her position on the board of directors of Petrobras, Brazil’s state- run oil company, during a scandal involving corruption and money laundering. And so, while the issue of potential impeachment jumps to the center of Brazil’s focus, the Olympic Games has become all but forgotten by the international media and Brazilian officials.

But this would be a damning mistake by Brazil, as there is a single issue central to both this year’s Olympic Games and public dissatisfaction with the government that must be addressed in order for Brazil to fully realize its potential as a rising economic power. This issue, too often neglected by the international media and the Brazilian government before, during and after the games is inequality of wealth distribution.

Although international focus was particularly paid to the presence of the Zika virus and the lack of clean water in Brazil before the Olympics, Brazilians had a complete understanding of the economic calamity contemporarily plaguing their society. While the nominal GDP calculated by the International Monetary Fund indicated that Brazil’s economy was the 9th wealthiest in the world, the poorest 40% of the country possessed a measly 10.3% of the country’s wealth. In contrast, the richest 20% enjoyed over 58%.

Despite the assurance by Brazilian officials that hosting the 2016 Olympics would improve Brazil’s economic situation at both the local and national level, actions taken by the government warned that its priority was not the distribution of wealth to the most suffering segment of its population. As Dom Phillips reports in The Washington Post, the Brazilian government evicted some residents of poorer communities, called favelas, in Rio to make way for Olympic construction projects. Walls were also constructed to keep the favelas from visitors’ views, a both literal and symbolic barrier between the games and the potential for poor communities to access the wealth it would bring.

And, as the Olympic games progressed, it became even clearer that with the contemporary policies of the government, income inequality in Brazil would be worsened by the international event, not mitigated by it. In his piece for the New York Times in which he traveled to the favelas of Rio de Janeiro to understand impoverished residents’ perspectives of the Games, Michael Powell found that the general sentiment of the economically unfortunate was that “the rich people play while we die.”

Powell further reports that while the Brazilian government spent an incredible 16.6 billion USD on construction projects related to the Olympics; hospitals, schools, and pension funds had been severely defunded. As he recounted his experience living without a pension check for months and his heartbreak at the fact that education and health in his community has been ravaged by cuts to allocate money for the Olympics, favela resident Geovane Prince could only say “all the corruption, the suffering … too much pain. We are sick of investing in this.”

According to Seven Pillars Institute, the media has consistently quoted a large multiplier effect, claiming that for every 1 USD invested in the Olympic Games, Brazil can expect to pull in 3.26 USD. While SPI states that multipliers like this could be exaggerated by anywhere from 10 to 90 percent, will poor Brazilians see any improvement in their communities’ economic situation assuming the country made at least some profit from this year’s Olympics? An analysis of recent history indicates that no, they will not.

For, as described above, not only has wealth distribution in Brazil been abysmal as the country has grown into a rising economic power, but Brazil hosted a similar event just 2 years ago that can be used to compare the likely outcome of the wealth generated by the 2016 Olympic Games. In its efforts to host the 2014 FIFA World Cup, Brazil invested about 15 billion USD. This included the improvement of infrastructure, the construction of stadiums, and the employment of security officers for the event.

As with the 2016 Olympic Games, local critics were angered that such lavish spending was taking place in a country where the poor were experiencing immense suffering and economic hardship. But, as with this year’s Olympics, the government countered that hosting the World Cup would bring great economic benefit to the country. However, as Tony Manfred concluded, almost all World Cup venues still hadn’t generated a profit a full year after the Cup’s closing ceremonies. In fact in 2015, while stadiums built were being used as bus parking lots, Brazil declared a “health sector emergency” amid budget cuts to such services.

In Dave Zirin’s Brazil’s Dance with the Devil, the author points to the 2014 World Cup and 2016 Olympic Games as the sources of one of the biggest public outcries for change in recent Brazilian history. As he puts it, these two events reflect the Brazilian government’s prioritization of aggregate economic growth over equity and the well- being of its marginalized populations. Protests met with ignored calls for justice by the Brazilian state have characterized both these two events, as well the contemporary socio political environment in the country.

Now that the Olympic Games have ended and the impeachment hearings for Dilma Rousseff begin, Brazil will soon embark on a slightly altered path toward the future. While this direction may be seen to be an outcome of who will lead Brazil until the next election in 2018, domestic and international actors should not be so quick to forget the lessons learned from the 2016 Olympics.

A nation’s poor and forgotten will not be fooled by the allure of an international event, new sports stadiums, or increases in tourism. They may seem like economic boons to the outside observer, but those who live in Rio de Janeiro’s favelas do not see it in the same light. They actually have to live with hospital closures, school failings, dire poverty, and dangerous living spaces, never knowing if their families’ situations will be improved.

Whether is Dilma Rousseff or Michel Temer leading Brazil into its future, the government needs to change the kind of nation it’s becoming. Officials may see the benefit in taking actions to improve aggregate growth, allowing multinational companies and events such as the Olympics to bolster both the nation’s GDP and the pockets of the elite. But, if such growth continues to be at the expense of Brazil’s poor, the political unrest that has recent plagued the country will never end, nor should it. The exact redistributive and economic policies Brazil should take to include and serve these populations is beyond the scope of this article. However, as I have discussed, the economic policies that brought Brazil the 2016 Olympic Games are certainly a step in the wrong direction for a country that has the potential to provide such progress and wellness to all of its citizens.

Sources

Carless, Will. “Brazil could impeach Dilma Rousseff by next week.” PRI (August 12, 2016). http://www.pri.org/stories/2016-08-26/brazil-could-impeach-dilma-rousseff-next-week.

“Financing, Ethics, and the Brazilian Olympics.” Seven Pillars Institute. http://sevenpillarsinstitute.org/case-studies/financing-ethics-and-the-brazilian-olympics.

Keller, Yves. “Inequality and Economic Growth in Brazil.” Thesis: University of Zurich. http://www.econ.uzh.ch/ipcdp/theses/BA_YvesKeller.pdf.

Manfred, Tony. “Brazil’s $3 billion World Cup stadiums are becoming white elephants a year later.” Business Insider (May 13, 2015). http://www.businessinsider.com/brazil-world-cup-stadiums-one-year-later-2015-5.

Phillips, Dom. “Thousands join anti- Olympic protest in Rio before Games begin.” The Washington Post (August 5, 2016). https://www.washingtonpost.com/news/worldviews/wp/2016/08/05/thousands-join-anti-olympic-protest-in-rio-before-games-begin/.

Powell, Michael. “Officials Spent Big on Olympics, but Rio Natives Are Paying the Price.” The New York Times (August 14, 2016). http://www.nytimes.com/2016/08/15/sports/olympics/rio-favelas-brazil-poor-price-too-high.html?_r=0.

Zirin, Dave. Brazil’s Dance with the Devil. N.p.: Haymarket Books, 2014.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

TRES BUENAS PRACTICAS PARA LA PREVENCIÓN DE LA VIOLENCIA SOCIAL EN CENTROS EDUCATIVOS

Hazel Villalobos Fonseca
Coordinadora de Asuntos Técnicos de FUNPADEM

En los últimos años, se ha evidenciado un interés de los gobiernos de la región en el desarrollo de iniciativas de prevención de la violencia y del delito, que en algunos casos se han convertido en políticas gubernamentales. Sin embargo, las políticas de prevención de la violencia destinadas a la primera infancia y edad escolar son esporádicas y se han caracterizado: por un frágil liderazgo de los Ministerios/Secretarías de Educación, por la poca articulación y colaboración entre stakeholders de la comunidad educativa y por la dependencia de la “buena voluntad” de las personas educadoras para ejecutarlas.

La prevención de la violencia en la niñez es una responsabilidad que no sólo recae en la dirección educativa, docentes y personal administrativo del centro educativo, sino en cada stakeholder alrededor  de la institución con el fin de construir un modelo de prevención desde la comunidad educativa. Una comunidad educativa aglomera tanto las personas que conviven dentro del centro educativo como docentes, director(a), estudiantes y personal administrativo, así como las personas que conviven alrededor de la institución como representantes de instituciones públicas (sector salud, seguridad, educativo, etc), gobierno local, empresa privada y vecinos(as) de la comunidad. La comunidad educativa basa su trabajo en red siendo su objetivo el beneficio común del centro educativo.

Existen estudios que han demostrado que el comportamiento violento en edad adulta se puede prevenir por medio de la enseñanza a los y las niñas más pequeñas con temas sobre habilidades socio-emocionales y la elección de alternativas no violentas para resolver los conflictos (Cepeda, 2011). Además, el aumento de factores protectores dentro y fuera del centro educativo disminuyen las probabilidades de que aumenten las dinámicas de violencia escolar.

A partir de la experiencia acumulada de FUNPADEM en temas de prevención de la violencia en niñez y juventud, se ha identificado tres buenas prácticas para la construcción de este modelo de convivencia a partir de la comunidad educativa. Estas buenas practicas no prometen ser exhaustivas pero al menos sí los primeros pasos para construir iniciativas, programas o políticas de prevención de la violencia en el entorno educativo:

  1. La evidencia y el conocimiento previo es nuestro mejor aliado: Sabemos que en esta clase de intervenciones la identificación previa de los factores de riesgo, protectores y dinámicas de violencia tanto a nivel interno como externo de cada centro educativo a intervenir, es un factor de éxito. El principal problema en el diseño y ejecución de programas o políticas de prevención de la violencia en centros educativos a nivel regional es la “generalidad” de las acciones, es decir tratan de replicar una iniciativa que tuvo éxito en un determinado centro educativo  y con una población específica a los demás centros educativos del país, sin que medie un análisis situacional de violencia social de cada institución educativa[1]. Es más, centros educativos  de un mismo cantón/departamento tienen dinámicas de violencia, factores protectores y de riesgo muy diferentes entre sí y no necesariamente una iniciativa que tuvo éxito en una escuela puede tener éxito en todas las escuelas de una región.

Un buen análisis situacional no sólo abarca información cuantitativa (como datos estadísticos) sino también abarca la recopilación de información cualitativa a partir de fuentes primarias. Este levantamiento de la información cualitativa se puede realizar a través de entrevistas a profundidad administradas a actores claves, grupos focales y visitas de expertos para la observación  en cada centro educativo.[2]

  1. Primero los docentes, luego la población estudiantil: Los principales aliados en nuestra iniciativa de prevención de las violencias en centros educativos deben ser las personas docentes, asimismo deben ser los primeros que deben ser sensibilizados y capacitados.

Para la intervención con docentes, recomendamos lo siguiente:

  • Construir una metodología y una caja de herramientas para la prevención de la violencia basada en conocimiento y evidencia (punto anterior), de fácil aplicación y sin necesidad de construir un ambiente y/o un tiempo diferente de las labores diarias del docente. Es importante, que los docentes puedan aplicar estas herramientas en sus lecciones ordinarias y no lo vean como un sobrecargo de trabajo sino como un apoyo a su trabajo diario con sus estudiantes.
  • Identificar asociaciones implícitas en docentes: Muchas veces las intervenciones no tienen éxito, porque es el mismo facilitador que no cree que ciertas acciones puntuales pueden prevenir o cambiar conductas violentas entre sus alumnos(as). Ejemplo, algunos docentes no creen que el incorporar un lenguaje inclusivo en sus aulas pueda llevar a la equidad de género, debido a que sus patrones de crianza fueran en entornos machistas.
  • Identificar y tratar el síndrome del quemado en docentes: Aunque se sabe que los docentes tienen la obligación de intervenir en casos de violencia intrafamiliar o violencia sexual en contra de sus estudiantes y aplicar los protocolos previstos por autoridades educativas.; muchas veces no sucede. Este desinterés se da por diferentes razones. En algunos casos los docentes se sienten vulnerables ante el proceso y tienen temor de represarías por parte del victimario. En otros casos, no sienten el respaldo necesario de la dirección educativa o de las instituciones públicas implicadas en el proceso y lo sienten como un recargo a sus funciones o simplemente no creen –por experiencias previas- que el proceso sea eficaz y resuelva el problema.
  • Invertir en mejorar la relación docentes-dirección educativa: En un reciente estudio realizado por FUNPADEM (2016) en el cantón de Escazú, Costa Rica se evidenció que en aquellos centros educativos donde había una relación poca colaborativa entre docentes y dirección educativa los niveles de violencia eran más altas en comparación con otros centros educativos que sí tenían una buena relación.
  1.  Liderazgo del Gobierno Local articulando los esfuerzos de las diferentes instituciones y comunidad: El liderazgo de la prevención de la violencia social debe ser asumido por el gobierno local, quien es el que tiene la facultad de articular y coordinar todas las iniciativas a nivel local. Además son los encargados de articular y “bajar” las políticas nacionales a nivel local para su debida ejecución en beneficio de sus comunidades. No es suficiente que el gobierno local solo invierta en infraestructura escolar (sin dejar de ser un gran apoyo para las escuelas), sino que ahora se demanda de los gobiernos locales que tomen la batuta en la prevención de la violencia social en centros educativos como articuladores y coordinadores de los esfuerzos o iniciativas. El Gobierno Local puede convocar e involucrar tanto a representantes de instituciones públicas como los y las vecinas de las comunidades. Es importante que la comunidad se empodere y desarrollo en articulación con los demás actores claves y el liderazgo del Gobierno Local, programas para el uso de espacios formales e informales, pues en la mayoría de casos los niños(as) y jóvenes después de clases son más vulnerables a recaer en dinámicas de violencia y delitos.

Para finalizar, no queda de más señalar que en la construcción de un modelo de convivencia pacífica en centros educativos es de suma importancia la comunidad.  Cuando hablamos de los miembros de la comunidad no sólo hablamos de los padres y madres de familia que tienen a sus hijos(as) en el centro educativo sino de  TODOS y TODAS las vecinas que de una u otra manera influyen o pueden influir en el centro educativo. Desde aquella persona vecina que dejó mal parqueado su vehículo cerca del centro educativo,  a aquella que pasó frente del centro educativo y utilizó un lenguaje poco adecuado o  hasta aquella que podría dar clases de tutorías a estudiantes en horas libres.  TODOS y TODAS somos corresponsables de construir un modelo de convivencia pacífica en nuestras comunidades educativas.

Bibliografía Consultada:

Cepeda Espinoza, A (2011) Programa Interamericano sobre Educación en Valores y Practicas Democráticas. OEA 2012.

Villalobos, H; Loría M (2016) Análisis situacional sobre la violencia social en instituciones públicas educativas del cantón de Escazú.  Disponible en http://www.funpadem.org/Publication/detail/214/15

[1] Para mayor información sobre Análisis situacional de la violencia social en centros educativos en este link http://www.funpadem.org/Publication/detail/214/15

[2] Para las entrevistas así como las visitas es primordial contar con instrumentos investigativos previamente diseñados para el levantamiento de la información.

Centroamérica aún en camino para la igualdad de la población LGBTI

Josué Abarca Anchía
Estudiante de Relaciones Internacionales en la Universidad Internacional de las Américas
Pasante FUNPADEM

Los movimientos a favor del matrimonio para parejas del mismo sexo en occidente, junto con la lucha contra la represión de la comunidad LGBTI en países conservadores generan un cambio contundente a la geopolítica gay. En los últimos años hay una evidente transición del pensamiento social, pasando de la criminalización de la homosexualidad a la criminalización de la homofobia. Muy bien lo señala el sociólogo Frédéric Martel en su ensayo “Global Gay” (2013) “Ayer era difícil ser abiertamente homosexual; hoy es difícil ser abiertamente homofóbico”.

Esto es gracias a los cambios que se han dado a las formas de vida en la universalización de los derechos humanos, la modificación de la institución del matrimonio tradicional, el individualismo sexual y a la emancipación de las mujeres y homosexuales. Factores que han causado que en regiones como América Latina se dé una revolución sexual y cultural,  ya que los grupos de presión y luchas sociales no solo han transformado la conceptualización de género, sino también ha alcanzado cambios en las estructuras sociales, políticas y culturales de los Estados.

Aún con todos los avances que ha adquirido la comunidad LGBTI en América Latina, Centroamérica todavía está en deuda en temas diversidad sexual y derechos humanos de esta población. En Honduras la persecución a activistas LGTBI aumentó desde el golpe de Estado acontecido en 2009 (CIPRODEH), en El Salvador se dan predisposiciones del estado para investigar crímenes de odio, Guatemala desacredita a políticos que aceptan públicamente ser homosexuales, y en el resto de países del istmo se niegan a aceptar el matrimonio de personas del mismo sexo.

 

 

 

 

 

A pesar de estos problemas durante los últimos años, el último domingo de junio se han celebrado marchas y desfiles en relación a temas de diversidad y orgullo gay en Centroamérica. Sin embargo para que estas sociedades modifiquen su estigma social hacia la población sexualmente diversa, “se requiere de un proceso educativo que determine cambios socio culturales para la construcción de una sociedad libre de estigma y discriminación a la diversidad de género y/o de orientación sexual” como lo menciona Alberto Stella coordinador de ONUSIDA (2008).

En el año 2003 la Asociación PROCESOS realizó un estudio con estudiantes de secundaria en Centroamérica, (este estudio indagó sobre el grupo menos gustado de la sociedad) las respuestas con respecto al grupo poblacional homosexual para Honduras fue de un 35.5%, para Costa Rica de un 29.0 % y para Nicaragua de un 28.1%. En el caso de la juventud costarricense es sorprendente que para un país sin ejército, hecho del que se enorgullece el país, muchos jóvenes prefieren los grupos militares que las poblaciones homosexuales.

Actualmente dentro de la legislación de los países centroamericanos no existen disposiciones específicas para las personas gais, lesbianas, bisexuales y trans, lo que tiene graves implicaciones en materia de derechos humanos: Desde vacíos en la atención de necesidades específicas (en materia de salud sexual y reproductiva, por ejemplo), hasta la desprotección y la restricción en el acceso igualitario a derechos.

Martel menciona “Los homosexuales están cada vez más globalizados, a menudo muy americanizados, pero siguen muy arraigados a su país y a su cultura. En todas partes del mundo parecen estar volviéndose idénticos y sin embargo en todas partes son distintos. En una época de globalización, la apertura y el arraigo no son antinómicos”.

La revolución LGBTI es una evolución global y no tiene como únicamente a Norteamérica y Europa: se ha vuelto multipolar; y en Centroamérica la defensa de los derechos de la población sexualmente diversa se ha convertido en una nueva frontera de los derechos humanos. Los gobiernos centroamericanos deben de plasmar en sus agendas políticas los asuntos relacionados a derechos humanos e igualdad para la población sexualmente diversa, no solo usar este tema en el discurso político, sino cumplirlo y respaldar todas las garantías a la comunidad LGBTI

 

 

 

 

 

 

Referencias

CIPAC. (2008). Percepción de estudiantes universitarios sobre la homo/leslofobia en Costa Rica, Nicaragua y Honduras 2008. San José: CIPAC.

CIPAC. (2014). Evaluación de actitudes hacia las persona LGTBI por parte de las fuerzas policiales del El Salvador. San José: CIPAC.

CIPAC. (2015). Situación de población adulta adulta mayor LGTB en Costa Rica, El Salvador y Panamá . San José : CIPAC.

CIPRODEH. (s.f.). Estado de Honduras incrementa homofobia. Obtenido de CIPRODEH: http://www.ciprodeh.org.hn/Noticias/ArtMID/3057/ArticleID/5527/Estado-de-Honduras-incrementa-homofobia

Martel, F. (2013). Global Gay: Cómo la revolución gay está cambiando el mundo. Taurus.

Mesa de Diálogo Sociedad Civil-CR. (2016). Informe de Derechos Humanos de Costa Rica 2015. San José .

TELAM. (08 de Junio de 2014 ). La revolución gay se consolida al calor de la globalización . Obtenido de TELAM: http://www.telam.com.ar/notas/201406/66425-revolucion-gay-globalizacion-frederic-martel.html

 

 

El Muro de Berlín revive en América Latina

Por Raquel Céspedes Ortiz
Pasante FUNPADEM
Estudiante de Relaciones Internacionales en la Universidad Nacional de Costa Rica

El Muro de Berlín dividió la República Democrática Alemana de la República Federal Alemana durante 28 años (1961-1989). Dependiendo del ojo de quien lo miraba, para unos representaba el muro de seguridad y para otros el muro de la vergüenza. Exactamente, está dicotomía, después de 27 años de la caída del Muro de Berlín en Alemania, sigue presente en el mundo. Esta vez, el escenario es América Latina.

En los últimos años se ha incrementado la construcción de muros en América Latina dividiendo las poblaciones de acuerdo a sus ingresos, en referencia a los estratos sociales existentes identificados como pobres y ricos.

Y es que, en materia de muros no solo se involucra la existencia de barreras en las fronteras para evitar la migración entre países, como la mega barrera kilométrica en extensión que cubre el 33.3% del total de la línea fronteriza entre Estados Unidos y México, creada por el expresidente George W.Bush y que el candidato republicano Donald Trump quiere continuar.

Sino que además existe todo un trasfondo que se alimenta de diferentes perspectivas sociales, económicas y políticas.  Por ejemplo, el caso de Brasil con un muro de hormigón que separa los precarios de los deportistas de la Villa Olímpica. Incluso, el llamado “muro de la vergüenza” en Perú que separa una lujosa urbanización de un conglomerado de miles de personas que viven hacinadas y en pésimas condiciones. En Argentina, una malla de acero en la autopista que separa un gran poblado marginal de los distritos más caros y residenciales de Sudamérica. Asimismo, en las capitales de Ecuador, Colombia y Venezuela se suman a la construcción de barreras físicas para evitar que los “pobres· transinten en los lujos barrios de los “ricos” (Caldentey, 2016).

Aunado a esto, en datos recientes del Banco Mundial y según el ranking de los primeros catorce países más desiguales de América Latina a partir del coeficiente de Gini, se encuentran: Honduras (53.7), Colombia (53.5), Brasil (52.9), Guatemala (52.4), Panamá (51.7), Chile (50.5), Costa Rica (49.2), México (48.1), Perú (44.7) y Argentina (42.3). Del mismo modo, según una investigación conjunta entre Cepal y OXFAM, América Latina y el Caribe es efectivamente la región con las mayores desigualdades del planeta. Las fortunas de los multimillonarios en esta región han crecido anualmente un 21%, cifra que es seis veces superior al PIB regional (ONU, 2016). El 10% más rico de la región posee el 71% de la riqueza y tributa solo el 5,4% de su renta (B.M, s.f).

Incluso, la OIT en el informe mundial sobre salarios 2014/2015 menciona que se ha captado un mayor interés y conciencia sobre la desigualdad en los últimos años, lo cual no solo socava los objetivos de justicia social, sino que también puede acarrear consecuencias económicas adversas. De manera que, plantea la importancia de aplicar políticas eficaces contra la discriminación.

América Latina presenta una fuerte preocupación sobre las profundas desigualdades entre grupos y territorios, ya sea entre zonas urbanas y rurales, e incluso entre los hombres y las mujeres, resultado de las edificaciones que dividen y excluyen sectores altamente vulnerables de la sociedad. Las cuales, están claramente vinculadas a un aumento en los índices de delincuencia, violencia e inestabilidad social y política en la región.

Las inmensas fortalezas edificadas crean segregaciones sociales, territoriales y hasta raciales. En sentido estricto, se trata de muros de la vergüenza, de la humillación, que en pleno siglo XXI suponen ser difíciles de digerir, pero continúan existiendo y peor aún, van en aumento.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

[1] Caldentey, D.  (27 abril, 2016). En Latinoamérica los ricos y pobres se separan por muros infames. Disponible en: http://noticias.lainformacion.com/mundo/Latinoamerica-ricos-pobres-separan-infames_0_911610092.html. Consultado el 12 de julio del 2016.

[2] Centro de Noticias ONU. (17 de marzo, 2016). CEPAL alerta sobre la concentración del ingreso y la riqueza en América Latina. Disponible en: http://www.un.org/spanish/News/story.asp?NewsID=34668#.V477vriGuko. Consultado el 19 de julio del 2016.

[3] El Banco Mundial. (s.f.). Indice de Gini. Disponible en: datos.bancomundial.org/indicator/SI.POV.GINI. Consultado el 20 de julio del 2016.

[4] Justo, M. (9 marzo, 2016). ¿Cuáles son los 6 países más desiguales de América Latina? Disponible en: http://www.bbc.com/mundo/noticias/2016/03/160308_america_latina_economia_desigualdad_ab. Consultado el 13 julio del 2016.

[5] Navarro, E. (30 junio, 2016). Los ‘muros de la vergüenza’ que separan a ricos de pobres en América Latina. RT. Disponible en: https://actualidad.rt.com/actualidad/211789-muros-dividen-pueblos-sobreviven-america. Consultado el 12 de julio del 2016.

[6] OIT. (2015). Informe Mundial sobre Salarios 2014/2015: Salarios y desigualdad de ingresos. Disponible en:  http://www.ilo.org/wcmsp5/groups/public/@dgreports/@dcomm/@publ/documents/publication/wcms_343034.pdf. Consultado el 12 de julio del 2016.

 

Implicaciones de la Declaración Inconstitucional a la Ley de Amnistía en El Salvador

Diego Acuña Picado
Estudiante de Relaciones Internacionales en la Universidad Nacional de Costa Rica
Pasante de FUNPADEM

El pasado 13 de julio la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia declaró inconstitucional la Ley de Amnistía de El Salvador promulgada el 20 de marzo de 1993. En ella, se absolvían por crímenes de lesa humanidad acontecidos durante la Guerra Civil de El Salvador desde 1980 a 1993.

La Ley declarada inconstitucional, concedía la amnistía de forma “amplia, absoluta e incondicional” a las personas partícipes de delitos políticos[1] (Decreto N°486, 1993). Tal aspecto es condenado por el órgano de la Corte Suprema de Justicia, alegando que a pesar de que el derecho internacional permite la adopción de amnistías, eso no quiere decir que el Órgano Legislativo se encontrara en potestad para decretarla de forma “irrestricta, absoluta e incondicional”.  Establece que de esta forma se desconocen las obligaciones jurídicas que poseen los Estados para la protección de derechos, la investigación, e identificación de los responsables materiales e intelectuales, y  la sanción apropiada para estos (Sala declara inconstitucional la Ley de Amnistía, 2016)[2].

Lo anterior alude al cumplimiento de la reparación integral de las víctimas de los crímenes de guerra y lesa humanidad. Para estas personas, ¿habrá verdaderamente un reparo emocional? O, ¿las nuevas investigaciones implicarían la evocación de este lúgubre periodo de la historia salvadoreña?

El conflicto bélico tuvo como actores a las Fuerzas Armadas de El Salvador contra la insurgencia conformada por la Alianza del Frente Democrático Revolucionario (FDR) y el Frente Farabundo Martí de Liberación Nacional (FMLN). Una fuerte intervención estadounidense, la pérdida de 75.000 vidas, 7000 desaparecidos, e inconmensurables consecuencias reflejadas en la violenta realidad social y política de El Salvador, caracterizaron a dicho conflicto.

El Informe de la Comisión de la Verdad para  El Salvador de la ONU “De la Locura a la Esperanza” registró hasta julio de 1991, 22 000 denuncias de graves delitos de violencia. De las denuncias recibidas, a la Fuerza Armada se les atribuyó casi el 60%, a los miembros de cuerpos de seguridad alrededor del  25%, a las escoltas militares y de defensa civil un aproximadamente 20%, a integrantes de escuadrones de la muerte más de un 10% y un 5% de los casos al FMLN[3] (De la Locura a la Esperanza, 1992).

A pesar de que el informe no abarca en su totalidad los crímenes acontecidos durante la guerra, evidencia asesinatos, masacres, desapariciones, y ejecuciones extrajudiciales acontecidas que reflejan la gravedad e impacto de la guerra y que podrán ahora ser investigadas.

El actual gobierno podría verse implicado ya que se encuentran personas involucradas en el conflicto bélico de 1980 a 1992. Al respecto, el presidente Sánchez Cerén-comandante de guerrilla durante la Guerra Civil- sostiene que las sentencias vendrían a afectar la frágil convivencia de la comunidad salvadoreña y que no contribuyen a fortalecer la institucionalidad existente. También lo hizo el Ministro de Defensa David Munguía Payés, expresando temor porque la declaración se convierta en una “cacería de brujas”. No obstante, las miles de personas afectadas tienen el derecho que las personas que cometieron tan atroces hechos sean identificadas, investigadas y penadas.

Por ello, 24 años después de que se emitiera la Ley de Amnistía General para la Consolidación de la Paz, los crímenes de este tipo que se encontraron archivados durante tanto tiempo, podrán finalmente ser resueltos. Esto responde a la imperante y vigente necesidad del Estado salvadoreño de cerrar ese álgido capítulo de su historia, y continuar con uno nuevo que contemple el  fortalecimiento de su institucionalidad y estructura de gobernabilidad.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Asamblea Legislativa. Ley de Amnistía General para la Consolidación de la Paz. (1992). http://www.asamblea.gob.sv/eparlamento/indice-legislativo/buscador-de-documentos-legislativos/ley-de-amnistia-general-para-la-consolidacion-de-la-paz/archivo_documento_legislativo

Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia. Sala declara inconstitucional la Ley de Amnistía. (2016). Recuperado de: http://www.csj.gob.sv/Comunicaciones/2016/07_JULIO/COMUNICADOS/20.%20Comunicado%2013-VII-2016%20Ley%20de%20amnist%C3%ADa.pdf

Organización de las Naciones Unidas (ONU). De la Locura a la Esperanza, la guerra de 12 años en El Salvador. (1992). Recuperado de: http://www.pddh.gob.sv/memo/verdad

[1] Decreto N° 486 de la Asamblea Legislativa de la República de El Salvador: http://www.jurisprudencia.gob.sv/VisorMLX/Documento/Documento.aspx?Data=ECID11VPlCznszF16tkmZGUCyPIwA2nd09fk83y3D3xDYfUUZYjtE6kEN1+66HayDbaW88ReAPwPNvnGPkvmQC/jYYCv7ypmHXzZbHtxpm7c1Te2u2+nIAhQITE6qNmw51i3reBErakyWVo0w8o3A4xRSsxKF9ykjzBsNjT9SNhHd9JEBJw4xiOe3OtAxHiuLQ

[2] En el comunicado de prensa de la Sala de lo Constitucional se menciona n: la Constitución, la Convención Americana de Derechos Humanos (CADH), al Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, y el Protocolo II de 1977: http://www.csj.gob.sv/Comunicaciones/2016/07_JULIO/COMUNICADOS/20.%20Comunicado%2013-VII-2016%20Ley%20de%20amnist%C3%ADa.pdf

[3] Pertenecen en un 60% a ejecuciones extrajudiciales,  un 25% a desapariciones forzadas y más de un 20% a denuncias de tortura. El Informe de la Comisión de la Verdad para El Salvador: http://www.pddh.gob.sv/memo/verdad

 

La inclusión de los indígenas costarricenses en su propio territorio

Por Pamela Salazar Ramírez
Asistente Administrativa FUNPADEM

Los indígenas de Costa Rica se conforman por ocho etnias distinguibles que están distribuidas en todo el territorio nacional: Bribri, Cabécares, Guaymies, Guatusos o Malekus, Teribes, Miskitos y Sumos, Chorotegas, Borucas o Bruncas, Térrabas y Huetares.

Según la información recopilada en el Atlas Digital de la Universidad de Costa Rica sobre Pueblos Indígenas de Costa Rica (2016), en este país centroamericano habitan 104.143[1] que se autodefinen como indígenas, constituyendo el 2,4% de la población total del país; cada una de estas personas se encuentra bajo respaldo de la Comisión Nacional de Asuntos Indígenas (CONAI) para velar por el cumplimiento de sus derechos. De acuerdo a la Ley 6172 de Costa Rica, y Convenios Internacionales, 22 de los 24 territorios indígenas existentes, son entidades plenamente autónomas capaces de tener su propio autogobierno y sistema judicial. Sin embargo, en la práctica, eso no sucede debido a que son poblaciones marginadas y reprimidas.

Solo 8 de las 24 poblaciones indígenas costarricenses hablan el idioma español, una barrera muy difícil de romper para las otras 16 poblaciones que no les ha permitido desenvolverse por completo con el resto de la sociedad.

Tabla no 1. Pueblos Indígenas en Costa Rica

Screen Shot 2016-07-27 at 10.17.20 AM

Fuente: Atlas Digital de la Universidad de Costa Rica (2016).

Las tensiones entre pobladores indígenas y no indígenas han provocado enfrentamientos violentos; bloqueos, quemas de ranchos habitados por indígenas y otras situaciones que implicaron la intervención del gobierno costarricense en el territorio de Salitre (zona sur del país) a raíz de la disputa por tierras entre finqueros y propietarios “blancos o mestizos” e indígenas de etnia Bribri. La realidad a la que se enfrenta esta población en la actualidad posee cierta diferencia a la del contexto antiguo con los colonizadores, pero su discriminación y marginalidad no ha variado mucho.

Lo que ellos conocen como “blancos” han sido los encargados de violentar sus derechos, su privacidad y principalmente sus territorios para fines ilegales, y las entes encargadas de velar por la seguridad de los indígenas no reaccionan ante tales acciones. Sobresale nuevamente el ejemplo de la quema de ranchos y territorios indígenas en Salitre, donde esta población ha sufrido agresiones verbales y físicas por parte de los finqueros de la zona para apropiarse de sus tierras.[2]

Costa Rica debe trabajar en la educación indígena, y con esto me refiero a que deben orientar a la población hacia el respeto, tolerancia y convivencia sana con estas poblaciones. Los indígenas poseían las tierras en disputa muchos años antes que nosotros, pero consideramos que por ser “más civilizados” se nos debe permitir pisotear su cultura y su forma de vida.

El gobierno de Costa Rica debe iniciar un proceso urgente de inclusión de los indígenas con el resto de la sociedad. Deben tener su espacio en lugares como la Asamblea Legislativa donde su voto influya en temas o decisiones que generalmente no se toma la opinión ni las repercusiones tanto positivas o negativas que vaya a tener en dicho porcentaje de la población.

Referencias Bibliográficas

Boeglin, N. (2015), Observatorio Político de América Latina y el Caribe: Pueblos indígenas en Salitre, las medidas cautelares solicitadas a Costa Rica por la CIDH. Disponible en http://www.sciencespo.fr/opalc/content/pueblos-indigenas-en-salitre-las-medidas-cautelares-solicitadas-costa-rica-por-la-cidh

El Economista (2016), Proyecto de ley propone dos escaños legislativos para indígenas en Costa Rica. Disponible en http://www.eleconomista.es/politica-eAm/noticias/7642826/06/16/Proyecto-de-ley-propone-dos-escanos-legislativos-para-indigenas-en-Costa-Rica.html

Instituto Interamericano de Derechos Humanos (2016). Ley Indígena de Costa Rica de 1977. Disponible en http://www.iidh.ed.cr/comunidades/diversidades/docs/div_infinteresante/ley%20indigena%20costa%20rica1977.htm

La Nación Costa Rica (2015). Estado dará cuentas sobre protección a los indígenas. Disponible en http://www.nacion.com/nacional/gobierno/dara-cuentas-proteccion-indigenas_0_1485651468.html

La Nación Costa Rica (2014). Finqueros queman ranchos y ocupan tierras indígenas en Salitre. Disponible en http://www.nacion.com/nacional/Finqueros-invaden-territorio-indigenas-bloqueo_0_1425457485.html

Semanario Universidad de Costa Rica (2014), Conflicto por la tierra se recrudece en Salitre. Disponible en http://semanariouniversidad.ucr.cr/sin-categoria/conflicto-por-la-tierra-se-recrudece-en-salitre/

Universidad de Costa Rica (2016). Atlas Digital de los Pueblos Indígenas. Disponible en http://pueblosindigenas.odd.ucr.ac.cr/index.php/etnias/diagnostico

[1] Instituto Nacional de Estadística y Censos (2013)  X Censo Nacional de Población y VI de Vivienda: Territorios

[2] Periódico La Nación (2014). Finqueros queman ranchos y ocupan tierras indígenas en Salitre.

Esfuerzos a medias para la Juventud

Por María José Badilla Vitola
Asistente Técnica de FUNPADEM

La Organización Iberoamericana de la Juventud publicó el Índice de desarrollo de Políticas Sectoriales de Juventud en América Latina 2016 (IPJ), donde analiza el impacto de  diferentes políticas en la calidad de vida de los jóvenes estos dieciocho países de  la región. El estudio resume el avance en educación, salud, empleo, violencia y participación de los jóvenes entre los 15 a 24 años de edad.

La evolución de las políticas públicas para el sector joven en América Latina, en general, ha sido positivo. A mediados de los años ochenta, únicamente  había  tres países referentes con instituciones públicas especializadas en juventud: Costa Rica, México, y Venezuela. Desde entonces, la creación de instituciones públicas en los países de la región se ha multiplicado. Sin embargo, los esfuerzos que se han implementado no han sido totalmente exitosos  debido a la limitación de planes y  programas integrales.

A pesar de las diferencias entre la institucionalidad pública de los países de la región, todas enfrentan el mismo reto: falta de recursos. La falta de  apoyo económico  y la falta de incidencia de las políticas públicas de juventud evidencian la limitación de un planteamiento uniforme e integral que se necesita en América Latina.

Centroamérica con gran deuda con la juventud

Según datos del Índice Global de Desarrollo Juvenil, los primeros puestos  en desarrollo juvenil en Centroamérica, están ocupados por Costa Rica (puesto 29) y Panamá (puesto 65).

En cuanto a indicadores más específicos como lo es la educación y la inserción laboral, Nicaragua tiene un alto porcentaje de población “nini” con 28,3%, seguido por Honduras (27,3%), El Salvador (20,4%) y Costa Rica (24,6%).

Paralelamente, en educación se tiene cobertura casi universal  en enseñanza primaria, sin embargo, las diferencias inician en secundaria.  En Guatemala, únicamente el 25,5% de los jóvenes de 15 a 24 años culminaron secundaria, en contraste con Panamá con un 60,2%.

Asimismo la participación juvenil  tiene contrastes entre los países de la región donde la mayoría se ubica en bajos niveles como Guatemala, El Salvador y Honduras. Mientras  Panamá,  Nicaragua y Costa Rica se encuentra en niveles intermedios tal y como lo muestra el cuadro a continuación:

Cuadro 1: Resumen de indicadores por países

Screen Shot 2016-07-19 at 4.07.42 PMFuente: Elaboración Propia

Además, El Salvador, Guatemala, Honduras y Nicaragua ocupan los últimos puestos en crecimiento económico y en desarrollo social,  pero estén mejor ubicados en “desarrollo juvenil” a excepción de Guatemala.

En cuanto a niveles de violencia existe una similitud en cuanto a que la mayoría de los países de la región se encuentra en parámetros intermedios-bajos. De hecho es preocupante la cantidad de jóvenes centroamericanos que están en los centros penales. En promedio, 20% de la población en cárceles de Centroamérica, tienen de 15 a 24 años. Si a esto  se le suma, la escasez de oportunidades de programas de reinserción social, se puede concluir que un 20% de nuestros jóvenes centroamericanos están condenados a una vida de violencia y criminalidad.

Las bases para la  construcción de políticas sectoriales de juventud  integrales en América Latina tienen que ser prioritario para el avance de la región, a pesar, de los esfuerzos realizados; aún queda un largo camino por recorrer. Se necesita soluciones a  largo plazo e  invertir en nuestra juventud.

Bibliografía

RODRÍGUEZ, E. (2016) Bases para la construcción de un índice de desarrollo de políticas sectoriales de juventud en América Latina. CELAJU · UNESCO · OIJ / http://ipj.celaju.net