EL FENÓMENO MUNDIAL QUE AMENAZA A LAS MUJERES EN AMÉRICA LATINA

Raquel Céspedes Ortiz
Pasante FUNPADEM
Estudiante de Relaciones Internacionales en la Universidad Nacional de Costa Rica (UNA)

En América Latina y el Caribe existe una importante brecha entre la violencia de género y las respuestas estatales. Según el informe sobre “La regulación del delito de en América Latina y el Caribe” de las Naciones Unidas, el 50% de los femicidios se concentran en 25 Estados a nivel mundial, de los cuales 14 países pertenecen a la región latinoamericana (Garita, A. s.f.; 14).

Cabe aclarar que los términos femicidio y/o feminicidio se han venido usando en el ámbito internacional indistintamente del debate político-jurídico conceptual al respecto (Garita, A. S.f.; 16). Incluso en la región latinoamericana se suma el concepto de homicidio agravado dependiendo de la legislación de cada país. Sin embargo, lo que interesa resaltar es el preocupante aumento que registra la región en casos de ¨homicidio o asesinato de la mujer por el simple hecho de ser mujer¨, sin importar la tipificación penal que utilice cada Gobierno.

De acuerdo a los datos de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe expuestos en la XIII Conferencia Regional sobre la Mujer de América Latina y el Caribe del 2015, dentro de los países con mayor presencia de asesinatos a mujeres por razones de género se encuentran: Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Perú y República Dominicana. Las tasas más altas a nivel regional corresponden a El Salvador y República Dominicana. Mientras que Argentina y Guatemala se ubican en segundo y tercer lugar, con más de 200 femicidios cada uno en el 2014. En promedio, al menos 12 mujeres son asesinadas diariamente en Latinoamérica (2016; 1).

Lo más grave es que una mayoría de los casos quedan en la impunidad, según el reporte sobre “Prevenir los Conflictos, Transformar la Justicia, Garantizar la Paz” de las Naciones Unidas (2015; 7).

Asimismo, In Sight Crime de la Oficina de las Naciones Unidas para Droga y el Delito (ONUDD) señala que los femicidios ocasionados en el ámbito de las relaciones de pareja constituyen la forma más dramática de violencia contra la mujer. Así como el crimen organizado transnacional asociado a pandillas, trata de blancas y acciones del narcotráfico. También denuncia la impunidad generalizada en los casos de trata de personas, el temor a denunciar los crímenes y la gran rentabilidad del mercado hasta de US $320 millones al año solo en la región de América Latina (2016; 1). Lamentablemente esto hace que la victimización femenina sea una realidad sin resolver.

Aunque 20 países de América Latina y el Caribe cuentan actualmente con leyes que castigan la violencia contra las mujeres, el Observatorio de Igualdad de Género de América Latina y el Caribe (OIG), indica que solo 8 países del continente asignan recursos específicos en el presupuesto nacional y cuentan con herramientas jurídicas idóneas para combatir la violencia de género. Además, escasean las estadísticas oficiales (invisibilización del fenómeno) y los sistemas judiciales suelen ser lentos.

Alcanzar la autonomía de las mujeres es imprescindible para enfrentar este fenómeno mundial. Esta es definida por las Naciones Unidas como “el grado de libertad que una mujer tiene para poder actuar de acuerdo con su elección y no con la de otros. En ese sentido, existe una estrecha relación entre la adquisición de autonomía de las mujeres y los espacios de poder que puedan instituir, tanto individual como colectivamente” (2005; 114). Si esto se logra entonces las féminas pueden lograr decidir sobre su propia vida, el derecho a una vida sin violencia, sobre su salud sexual y reproductiva, generar recursos y disponer de ellos con libertad, y participar en las instancias de toma de decisiones (OIG, 2014; 12).

Urgen acciones direccionadas a fortalecer los mecanismos de denuncia, servicios de apoyo a las víctimas así como mejorar el registro de datos en la región. Además la incorporación en el sistema educativo de herramientas para la prevención de este y otro tipos de violencia. En la educación está la clave de la prevención.

 

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL). (2016). Feminicidio. 23 de noviembre de 2016. En: http://www.cepal.org/es/infografias/feminicidio.

Insightcrime. (2016). ¿Por qué Latinoamérica tiene las tasas de feminicidios más elevadas del mundo? 23 de noviembre de 2016. En: http://es.insightcrime.org/analisis/por-que-latinoamerica-tiene-tasas-feminicidios-elevadas-mundo.

Naciones Unidas. (2015). Prevenir los conflictos, transformar la justicia y garantizar la paz. Estudio mundial sobre la aplicación de la resolución 1325 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. En: http://wps.unwomen.org/en.

Naciones Unidas. (2005). Objetivos de Desarrollo del Milenio: una mirada desde América Latina y el Caribe. Santiago de Chile, Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL). Publicación de las Naciones Unidas, Nº de venta: S.05.II.G.107.

Observatorio de Igualdad de Género de América Latina y el Caribe. (2014). Informe anual 2013-2014. ”El enfrentamiento de la violencia contra las mujeres en América Latina y el Caribe” Santiago de Chile.

Garita, Ana I. (s.f.). La regulación del delito de en América Latina y el Caribe. Secretariado de la Campaña del Secretario General de las Naciones Unidas ÚNETE para poner fin a la violencia contra las mujeres Ciudad de Panamá, Panamá. En: http://www.un.org/es/women/endviolence/pdf/reg_del_femicicidio.pdf.

La migración centroamericana frente a una potencia xenófoba

Por Sarah Castrillo
Coordinadora Programa de Justicia y Cumplimiento
FUNPADEM

Desde la victoria de Donald Trump en las elecciones presidenciales de los Estados Unidos, el tema de la migración ha sido puesto sobre la mesa y pareciera que se mantendrá ahí al menos hasta el 2021. Centroamérica deberá comprender bien las repercusiones que esto implica, de ahí que ya se han generado en las últimas semanas una serie de encuentros entre los cancilleres de México, Guatemala, El Salvador y Honduras para fortalecer las relaciones con EEUU en materia de migración.

Según la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) en los Estados Unidos hay aproximadamente 40,4 millones de migrantes, lo que representa al 13% del total de la población, de los cuales 3,998,280[1] son migrantes centroamericanos. La organización afirma que Estados Unidos es el destino número uno de migrantes en el planeta.

Cuadro 1: Crecimiento de la migración hacia Estados Unidos entre el año 2000 y el 2010.

screen-shot-2016-11-22-at-10-35-54-pm

Fuente: U.S Census Bureau (2010)

Recientemente la OIM ha publicado el Informe sobre las migraciones en el mundo (2015) “Los migrantes y las ciudades: nuevas colaboraciones para gestionar la movilidad”, donde se énfatiza en la vulnerabilidad de los migrantes en el mundo. Esto ya que a pesar de que las ciudades receptoras ofrecen servicios y oportunidades para incrementar su calidad de vida, ellos se exponen a una realidad con distintos tintes de xenofobia y oportunismo que se traduce en condiciones de exclusión y vulnerabilidad.

Estas condiciones pueden representar obstáculos como barreras culturales, jurídicas y sociales, como por ejemplo trabajos mal remunerados o explotación laboral.  Asimismo, pueden ser victima de crímenes debido a que su condición no siempre regular facilita dinámicas relacionadas con la trata de personas y el narcotráfico.

En Centroamérica según el informe de la OIM existen 3 rutas que se utilizan para llegar a Estados Unidos.

Imagen 1: Rutas de migración en Centroamérica  hacia Estados Unidos.

screen-shot-2016-11-22-at-10-40-08-pm

Dependiendo de las condiciones de salud y monetarias de los migrantes, pueden llegar a su destino o quedar desamparados en algún punto del camino, o inclusio morir victima de un transportista ilegal a lo largo de la ruta.

Sin embargo, existen buenas prácticas identificadas por el informe que lejos de seguir el discurso xenófobo de Trump pueden ayudar a la comunidad estadounidense a integrar adecuadamente la población migrante del país.  Una de ellas es el Programa cantonal de integración en Vaud, Suiza: Retos y objetivos de la política pública, que es el tercer contingente a nivel mundial de redes de extranjeros y se encuentra ubicado en Suiza (OIM, 2015). Este cantón ha establecido una política pública en materia de integración y promueve el trabajo en conjunto con organizaciones de migrantes en el país.

Otra buena práctica interesante sucede en Stuttgart, Alemania donde se promueven programas de permanencia y adaptación para las personas migrantes, en los cuales se les integra a la comunidad como empleados de la ciudad.

Incluso se evidencian esfuerzos en pro de la integración de los migrantes en distintos lugares de los Estados Unidos como los son Texas, Nueva York y San Francisco. En esta última ciudad se han evidenciado comportamientos que distan mucho del discurso del partido Republicano ya que, según el informe, en esta ciudad no se investiga la situación en materia de inmigración de las personas, lo que representa un aporte muy significativo per se en materia de la actitud de la comunidad hacia el tema. Asimismo el informe resalta que los ciudadanos incluso aplican políticas santuario tanto formal como de facto. No es coincidencia que el Estado de Illinois lo ganara Hillary Clinton.

Los gobiernos deben impulsar estas políticas públicas desde su cúpula hasta calar en la visión de mundo de cada uno de los ciudadanos. El cambio social es posible siempre y cuando el país se embarque en una dirección clara y exista un capitán comprometido con la tarea. Finalmente está claro para la región centroamericana que lo que le preocupa a los gobernantes no es qué tan comprometido esté Trump, sino es más bien la dirección hacia donde lleva el barco.

[1] U.S Census Bureau (2010)

 

El cáncer del populismo en América Latina

Randall Arias S.
Director Ejecutivo FUNPADEM

Una de las principales amenazas de las democracias modernas es el populismo. Ese mal casi endémico en los políticos de decir las cosas bonitas que el pueblo quiere escuchar, aunque sean falsas o vayan en contra de su mismo bienestar.

El populismo es el arte de la manipulación sofisticada de las emociones colectivas, a veces combinada con una profunda ignorancia de los asuntos públicos, cuando no de agendas viles o agendas ocultas.

América Latina es la cuna del populismo, aunque ahora podemos sentirnos “orgullosos” de haber exportado ese mal a los Estados Unidos con un Presidente electo que nos sorprendió por ser un excelente populista autoritario y nacionalista.

Hay varios tipos de líderes populistas, pero todos con idénticos resultados: ofrecen lo que no se puede o no se debe, generando daño por implementar lo ofrecido o frustración y enojo en el pueblo por no hacer lo predicado una vez que se llega al poder y se cae en cuenta de que las promesas de campañas eran imposibles o perjudiciales.

Hay otros, especialmente en sociedades conservadoras como las nuestras, que se aferran a los valores tradicionales del pueblo ___ (aquí puede completar la frase con cualquier pueblo a su gusto, porque el argumento ad populum aplica por igual), ofreciendo ser el mesías que limpiará a la sociedad de los males de la sociedad moderna.

La combinación del populismo con el fanatismo religioso es de especial impacto. Tradicionalmente con la visión católica pero ahora con la competencia nacida de las iglesias evangélicas, el non plus ultra del populismo es aquél que apela a los valores religiosos. Mejor aún si utiliza la iconografía de religiosa, para generar un impacto aún más poderoso.

La razón, ese gran logro de la Ilustración, sigue siendo el antídoto perfecto contra el populismo. Es el método perfecto para compensar los excesos emocionales que produce el populismo.

Sin embargo, cuando se trata de discutir asuntos políticos, las emociones afloran y las razones escasean. Más aún, en momentos de crispación política en un marco de desencanto democrático, a las personas no sólo le es difícil asumir una actitud reflexiva, sino que incluso reniegan de ello y reconocen sin reparo que la razón debe ser desterrada para ser gobernada por el reino de las emociones más viscerales.

Esta es la paradoja y el reto de la democracia liberal. Por eso somos los centros de pensamiento principalmente los llamados a liderar la cruzada por la razón y el conocimiento pausado de la cosa pública.

No es tarea fácil, ni de lejos. Y el impacto suele ser muy escaso y el resultado en general muy frustrante. Pero debe ser una profunda convicción democrática la que debe alentarnos a no desmayar.

Lo peor que nos puede pasar es terminar siendo centros de pensamiento en regímenes autoritarios anhelando el pleno restablecimiento de las anheladas democracias. O, peor aún, verse forzado de generar pensamiento a pasar a la acción política cuando ya la democracia haya desaparecido por completo.

Hoy más que nunca urge recargar las energías y la pasión democrática, luchando especialmente contra el cáncer del populism

EL DÍA EN QUE NICARAGUA REPITIÓ SU HISTORIA

Diego Acuña
Pasante FUNPADEM
Estudiante Relaciones Internacionales UNA

El pasado 6 de noviembre fueron celebradas las elecciones presidenciales en Nicaragua, y contrario a la expectativa de la comunidad internacional, no hubo ninguna sorpresa. Una serie de hechos que germinaron desde el gobierno del presidente anticonstitucional Daniel Ortega y su frágil y corroída estructura democrática, suscitaban el favorable resultado de un 72,5% a su favor  y el de su cónyuge ­ — ahora vicepresidenta — Rosario Murillo contra su débil (o inexistente) oposición. Igualmente se escogieron a 90 diputados a la Asamblea Nacional y 20 al Parlamento Centroamericano (PARLACEN).

La presidencia por tercera vez consecutiva de Daniel Ortega presenta una ironía casi absurda. Nicaragua representó una de las naciones de América Latina sumidas bajo un régimen dictatorial en los años setenta, como lo fue en la dinastía de los Somoza. Perpetuado por tres generaciones de su familia que ostentaron el poder por largos periodos de tiempo: Anastacio Somoza García (1937 y 1947), Luis Somoza Debayle (1956 y 1963) y Anastacio Somoza Debayle (1967 y 1972 y 1974 y 1979). Irónico es entonces que quien ayudó a derrocar al último descendiente de la dinastía Somoza en 1979, vaya a sumar ahora (de cumplirse su nuevo periodo presidencial) más años que cualquiera de estos tres, ¿es cíclica la historia nicaragüense?

En tal sentido, podría decirse que esta comparación es vana, ya que el régimen de los Somoza fue déspota, coercitivo y opresor. No obstante, el gobierno de Ortega se aleja de ser indulgente, democrático y transparente. Este, ha trabajado revocando y manipulando los distintos poderes del Estado y su democracia.

Reflejo de esto, es que a pesar de que el artículo 5 de la Constitución de Nicaragua garantiza el pluralismo político, esto dista mucho de la praxis en el país. De la misma forma, en el 2010 al declararse “inaplicable” el artículo 147 de la Constitución de Nicaragua [1] que no permitía la relección de los presidentes. Lo es también el hecho de que se expulsaran 28 diputados de la Asamblea Nacional. Más recientemente la evidente negación de Daniel Ortega de observación al proceso electoral, excluyendo así a la Organización de los Estados Americanos (OEA), a pesar de ser miembro de este organismo supranacional (ver ¿Elecciones en Nicaragua? https://pensandodesdecentroamerica.wordpress.com/) Por tal motivo, el Departamento de Estado de los Estados Unidos se pronunció vehementemente externando su preocupación en contra del “proceso viciado de elecciones presidenciales y legislativas en Nicaragua”[2]. Esto, se ve respaldado también por el hecho de que en el padrón electoral aún estén personas fallecidas habilitadas a votar y la cedulación de muchos ciudadanos[3] (Unión Europea 5; 2011).

Esta serie de hechos son mediatos y no solo permiten indicar un futuro político y democrático degradante, sino también al gobierno de Ortega como ilegítimo y  dinástico al postular a su esposa como vicepresidenta. De no ser así ¿por qué no permitir observación electoral en unos comicios transparentes y legítimos? De acuerdo al Consejo Nacional Electoral de Nicaragua, el 68,2 % ejercieron su derecho al voto, contrario a lo señalado por varias organizaciones que indican más bien un 70% de abstención electoral realizado de acuerdo a un sistema de muestreo en la población a través de correos y llamadas telefónicas[4]  (CNN; 2016)

El futuro democrático de Nicaragua dista a ser inclusivo, transparente y participativo. Para esto debe existir una oposición robusta y organizada que funja como contrapeso a las acciones tomadas por el gobierno orteguista, que su Constitución Política sea aplicada, y que exista observancia y presión internacional en los procesos políticos. A pesar de que el General Humberto Ortega se ha pronunciado encarecidamente defendiendo la Constitución[5] y en contra de Rosario Murillo, no mantiene una línea discursiva constante que se separe de la de su hermano[6]. En la sociedad reside la base de una buena democracia, por lo que los nicaragüenses deben participar de forma activa, y así poder ilustrar lo que tan bien expresó Rubén Darío: “Si pequeña es la Patria, uno grande la sueña. Mis ilusiones, y mis deseos, y mis esperanzas, me dicen que no hay patria pequeña. Y León es hoy a mí como Roma o París…”

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Chamorro, E. (2016). Humberto Ortega: “Nadie proclama una dinastía”. Recuperado de: http://www.laprensa.com.ni/2016/09/02/politica/2093636-humberto-ortega-nadie-proclama-dinastia el 8 de noviembre del 2016.

Lugo, L. (2016). Controversia en Nicaragua por los datos de participación en las elecciones. Recuperado de: http://cnnespanol.cnn.com/2016/11/08/controversia-en-nicaragua-por-los-datos-de-participacion-en-las-elecciones/#0 el 8 de noviembre del 2016.

Salinas, C. (2016). EE UU califica de “proceso viciado” las elecciones de Nicaragua. Recuperado de: http://internacional.elpais.com/internacional/2016/11/07/america/1478556405_072675.html el 8 de noviembre del 2016.

Rubén, D. (S.F). El patriotismo de Rubén Darío. Recuperado de: http://www.asamblea.gob.ni/dpcsa/rb9.pdf el 8 de noviembre del 2016.

Suárez, R. 2014. El presidente Daniel Ortega y su hermano, dos puntos de vista para dirigir Nicaragua. Recuperado de: http://www.abc.es/20120829/internacional/abci-general-humberto-ortega-201208281653.html el 8 de noviembre del 2016.

Wallace, A. (2016). La reelección de Daniel Ortega, el sandinista que ayudó a derrocar a los Somoza y ahora gobernará Nicaragua por más tiempo que cualquiera de ellos. Recuperado de: http://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-37850222 el 8 de noviembre del 2016.

Unión Europea. (2011). Informe Final: Elecciones Generales y al Parlacen 2011. Recuperado de http://www.conexiones.com.ni/files/96.pdf el 8 de noviembre del 2016.

[1]Sobre la violentación al artículo 149 de la Constitución de Nicaragua: http://www.laprensa.com.ni/2015/04/18/politica/1817180-la-ilegalidad-que-persigue-a-ortega

[2]Acerca del comunicado de Estados Unidos sobre las Elecciones de Nicaragua http://internacional.elpais.com/internacional/2016/11/07/america/1478556405_072675.html

[3] Informe Final Elecciones Generales y al Parlacen 2011: http://www.conexiones.com.ni/files/96.pdf

[4] Sobre los comicios de Nicaragua: http://cnnespanol.cnn.com/2016/11/08/controversia-en-nicaragua-por-los-datos-de-participacion-en-las-elecciones/#0

[5] El presidente Ortega y su hermano, dos puntos de vista para dirigir Nicaragua: http://www.abc.es/20120829/internacional/abci-general-humberto-ortega-201208281653.html

[6] Declaraciones de Humberto Ortega sobre la postulación de Rosario Murillo: http://www.laprensa.com.ni/2016/09/02/politica/2093636-humberto-ortega-nadie-proclama-dinastia

¿Elecciones en Nicaragua?

Por Hazel Villalobos
Coordinadora de Asuntos Técnicos
FUNPADEM

El próximo 6 de Noviembre, Nicaragua celebrará sus elecciones nacionales entre la polémica, la pasividad  y la tolerancia negativa de la comunidad internacional. Seis partidos políticos ostentan llegar a la silla presidencial en Managua: Frente Sandinista por la Liberación Nacional (FSLN), Partido Liberal Independiente (PLI), Movimiento Liberal Constitucionalista (PLC), Alianza Liberal Nicaragüense (ALN), Partido Conservador (PC) y Alianza Liberal Nicaragüense (ALN).  Sin embargo solamente uno tiene la posibilidad.

Para ganar las elecciones presidenciales, se necesita que el candidato obtenga solamente el 35% de los votos emitidos (reforma electoral promovía por el actual presidente Daniel Ortega para disminuir el porcentaje de votos requeridos para llegar a la silla presidencial).  Sin embargo, solamente el actual presidente Ortega y precandidato por el FSLN alcanza el porcentaje requerido según las encuestas.  Es decir, una “elección” sin dónde elegir!.

Los demás partidos alcanzan apenas un 6% de las preferencias en las encuestas dándole la reelección por una segunda vez a Ortega y asegurándole 14 años consecutivos en el poder (gracias a la reforma electoral que él promovió dónde se eliminaba  la prohibición de la reelección presidencial)

¿Pluralismo político?

A pesar de que la Constitución Política de Nicaragua garantiza el pluralismo político (Art.5) y promueve la representatividad en el país, parece que este principio se queda en el papel y en el discurso. El pluralismo político puede convivir en Nicaragua mientras que no sea una amenaza para el FSLN, pues en varias ocasiones en la historia nicaragüense, cuando un movimiento político empieza a tomar fuerza es debilitado o bloqueado por Ortega y sus aliados. Ejemplo de ello son las acciones realizadas por la Corte Suprema de Justicia y el Consejo Supremo Electoral para debilitar al PLI, único partido que se posesionaba como un fuerte contrincante al FSLN para estas elecciones.  EL PLI en Junio se retiró del proceso electoral http://internacional.elpais.com/internacional/2016/06/16/america/1466037877_316022.html) debido a un controvertido fallo de la Corte Suprema de Justicia, donde se le despoja la representación legal del Partido Liberal Independiente (PLI) a Eduardo Montealegre, mismo que había sido escogido como candidato a la presidencia a las elecciones nacionales por la oposición.

Si lo anterior no fuera suficiente, para debilitar al único partido político contrincante al FSLN, la Corte Suprema Electoral desustituyó a 28 diputados opositores, dejándolo prácticamente fuera del escenario político

Otro golpe al pluralismo político fue la declaración de ilegalidad de hace 8 años al Partido Movimiento Renovador Sandinista (MRS) fundado por Dora María Téllez , excompañera de armas actual presidente y la que en su momento fue la comandante de la Revolución Sandinista junto a Ortega. EL MRS era un eminente peligro para el FSLN, pues podría dividir a su propia militancia.

Además, de la gran cantidad de tiempo ostentando el poder (tiempo similar de las dictaduras que caracterizaron la década de los 1960-80 a este país) el actual presidente ha elegido como candidata a la Vicepresidencia a su propia cónyuge, Rosario Murillo.  No extrañaría, que para las elecciones del 2021 ella sea la candidata presidencial, imponiendo una dictadura familiar en este país.

¿Transparentes?

A pesar que la Ley Electoral de Nicaragua (2012)  aprueba la observancia electoral [1], el Daniel Ortega se ha negado vehementemente a la participación de observadores electorales internacionales en esta jornada electoral, incluida la participación de la Organización de Estados Americanos (OEA), a pesar de que este país es miembro de esta organización y en comicios anteriores han realizado misiones de observancia.

Cabe resaltar, que la observancia electoral es un mecanismo para asegurar la transparencia y la mejora continua de las jornadas electorales.

En este mismo tema de la transparencia, una de las principales observaciones en las misiones electorales anteriores realizadas por Organismos Internacionales es la urgente necesidad de reformar la Ley Electoral 331, principalmente la incorporación de requisitos que aseguren la neutralidad y prestigio profesional de los magistrados del Consejo Supremo Electoral (CSE) (sí! los mismos magistrados que han debilitado a la oposición, parece que son aliados de un solo partido político)

¿Universales?

En Nicaragua las elecciones son tan “universales” que aún en el padrón electoral están habilitadas a votar las personas fallecidas. Tanto la OEA y la UE han recomendado desde el año 2001 la necesidad de depuración del padrón electoral permanente, eliminando las personas fallecidas (UE, 2011) Sin embargo, aún es una acción pendiente de realizar.

Agregado a esto, en las elecciones anteriores hubo constantes denuncias de ciudadanos nicaragüenses que no lograron ejercer el voto debido a la falta de entrega de cédulas o que las cédulas solo eran entregadas a militantes del partido gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional. (La Prensa, 19 de Agosto 2016)

A pesar de que lo mencionado hasta aquí es preocupante, hay una variable que es más inquietante: la pasividad y tolerancia negativa de la comunidad internacional. Se está a tan solo tres días de que las elecciones nacionales de Nicaragua sucedan y el pronunciamiento de los países es escaso.

Los países de Centroamérica expresaron en los Acuerdos de Paz de la década de 1990 luchar firmemente por instaurar democracias donde los principios de transparencia, representatividad y pluralismo político se respetaran.

Lamentablemente, la memoria del pueblo y de algunos políticos centroamericanos vuelve a sufrir “amnesia” y una vez más, volvemos  a repetir la historia.

Referencias Bibliográficas 

BBC (29 de Agosto 2016) ¿Por qué es tan cuestionado el camino de Daniel Ortega hacia una nueva reelección en Nicaragua?. Consultado del sitio web http://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-37113096

El País (16 de Junio 2016) La oposición se retira de las elecciones en Nicaragua. Consultado  del sitio web http://internacional.elpais.com/internacional/2016/06/16/america/1466037877_316022.html

El País Uruguay (29 de Julio 2016)  Destituyeron a 28 diputados opositores en Nicaragua. Consultado del  sitio web http://www.elpais.com.uy/mundo/destituyeron-diputados-opositores-nicaragua.html

La Prensa (02 de Noviembre 2013) Ortega destroza la Constitución. Consultado del sitio web  http://www.laprensa.com.ni/2013/11/02/nacionales/168462-ortega-destroza-la-constitucion

La Prensa (04 de Junio 2016) Daniel Ortega: “Aquí se acabó la observación”. Consultado del sitio web  http://www.laprensa.com.ni/2016/06/04/politica/2046460-arranca-congreso-para-ungir-a-daniel-ortega

La Prensa (19 de Octubre 2016) Las recomendaciones de la OEA de 2011 que Ortega no tomó en cuenta. Consultado del sitio web http://www.laprensa.com.ni/2016/10/19/politica/2119646-recomendaciones-oea-2011-ortega

L a Prensa (24 de Octubre 2016) Estos son los partidos que participan en la farsa electoral de Nicaragua. Consultado del sitio web  http://www.laprensa.com.ni/2016/10/24/politica/2122494-elecciones-en-nicaragua-partidos

MOE UE (2011) INFORME FINAL Elecciones Generales y al Parlacen 2011. Consultado del sitio web http://www.conexiones.com.ni/files/96.pdf

OAS (2012) Informe de la MOE de la OEA. Nicaragua. Consultado del sitio web  (https://www.oas.org/es/sap/docs/deco/2012/inf_nic_s.pdf)

 

 

[1][1] La Ley Electoral N331, faculta al CSE a reglamentar y acreditar a observadores electorales (Art.10,  inciso 8)

La tendencia a segunda vuelta electoral en Latinoamérica

Por Raquel Céspedes Ortiz
Pasante FUNPADEM
Estudiante de Relaciones Internacionales en la Universidad Nacional de Costa Rica

Hazel Villalobos Fonseca
Coordinadora de Asuntos Técnicos FUNPADEM

El balotaje, también conocido como segunda vuelta electoral, es resultado de un invento francés que fue aplicado por primera vez en el siglo XIX.  Este se entiende como un sistema electoral que busca conseguir que el nuevo presidente cuente con el respaldo de la mayoría de los votos de los electores, ocurre cuando en la primera vuelta de una elección presidencial ninguno de los candidatos supere el porcentaje de los votos establecidos, por lo general, mayoría absoluta (mitad más uno). (Ver cuadro 1).

Cuadro 1.  Condiciones para el Balotaje en América Latina

1

Fuente: Elaboración propia a partir de los datos de la página web oficial del TSE de cada país.

A nivel de la regional, México, Honduras, Panamá, Paraguay y Venezuela no contemplan este sistema electoral de segunda vuelta y, desde inicios del 2014, tampoco Nicaragua, que recién regresó al sistema de mayoría relativa (La Nación; 2014).

El objetivo originario de la segunda vuelta electoral era reducir la cantidad de partidos políticos para evitar la proliferación de agrupaciones y presionar más bien a establecer alianzas y negociaciones interpartidarias. No obstante, parece que este objetivo no se ha logrado. Incluso se confunde la legitimidad de origen con la del ejercicio en la que se ve claramente afectado la figura presidencial de ese entonces. Además, este sistema aunque otorga una mayoría legitimada por sus votantes a la figura del presidente, no tiene ese efecto en el parlamento, pues el parlamento está constituido desde la primera vuelta. Si le agregamos a esto,  la crisis de negociación de varios líderes políticos y el surgimiento de nuevos partidos politicos de “polos extremos” (con agendas casi imposibles de conciliar), nos enfretamos a un grave problema de gobernabilidad. Es importante resaltar, que en la mayoría de sistemas políticos de América Latina, se necesita la mayoría absoluta del parlamento para aprobar una ley o iniciativa.

Cuadro 2. Último resultado del balotaje por país en América Latina.

screen-shot-2016-10-20-at-1-48-11-pmFuente: Elaboración propia a partir de los datos de la web oficial del TSE de cada país.

A todo esto se le suma una clara preocupación por la participación electoral, debido a que la tendencia regional es que disminuye en las segundas vueltas. Un ejemplo reciente de esto se refleja en los dos balotajes costarricenses, donde la participación ciudadana en las elecciones entre la primera y la segunda vuelta disminuyó en ambos casos: en el 2002 bajó del 68,8% al 60,2%, y, en el 2014, decreció del 68,2% al 56,6% (Zovatto, D; 2014).

Aunque el balotaje claramente legitima la figura del presidente para gobernar, el solo hecho de ir a segundo vuelta promete, en la mayoría de los casos, un período díficil para gobernar desde la silla presidencial. Debido a que exigirá un mayor esfuerzo de negociación del presidente con un parlamento muy dividido y un mayor desgaste para realizar alianzas.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

González Rodríguez, J. (2007). La segunda vuelta electoral, experiencias y escenarios. Centro de Estudios Sociales y de Opinión Pública. Documento núm. 24.

La Estrella de Panamá (2011). La Segunda Vuelta Electoral. Disponible en: http://laestrella.com.pa/opinion/segunda-vuelta-electoral/23573982. Consultado el 12 de octubre del 2016.

Orozco, J., Zovatto, D.  (2010). Reforma política y electoral en América Latina 1978-2007: Lectura regional comparada. IDEA http://www.idea.int/publications/comparative_la_perspective/upload/experiencias_de_reforma_4.pdf. Consultado el 12 de octubre del 2016.

Tribunal Supremo de elecciones. (s.f.). Datos y estadísticas de los resultados de las elecciones presidenciales con balotaje en los años respectivos. Página web oficial de cada uno de los 20 países latinoamericanos.

Zovatto, D. (2014). Las segundas rondas electorales en América Latina.  IDEA Internacional para América Latina y el Caribe. Disponible en:  http://www.nacion.com/opinion/foros/segundas-rondas-electorales-America-Latina_0_1411058903.html. Consultado el 12 de octubre del 2016.

¿Debate político o ring de boxeo?

Por Sarah Castrillo
Coordinadora Programa de Justicia y Cumplimiento
FUNPADEM

El 9 de octubre anterior se realizó el segundo debate entre los candidatos demócratas y republicanos para las elecciones presidenciales de los Estados Unidos. Sin embargo, lejos de parecer un debate de altura el evento parecía “un ring de boxeo”; amenazas, indirectas y otras muy directas engalanaron la noche.

Si bien es cierto ninguno de los dos candidatos hizo realmente una exposición sustantiva de sus propuestas, sí se podría destacar que Hillary Clinton hizo un intento por desarrollarlas muy a pesar de la superficialidad y el abordaje light  en todas sus réplicas. Durante el resto del debate, o mejor dicho, durante el resto de la querella reinó el ataque, la controversia y  la polémica de los “dime que te diretes”.

Además de las acusaciones reiteradas que han sido las estrellas de esta campaña como por ejemplo: las filtraciones de Wikileaks, el pago de impuestos, las acusaciones de violación en ambos bandos; se pueden retomar dos temas claves que sí fueron rescatables en esta noche llena de confusión para la mayoría de los espectadores:

  1. “Islamofobia”

La posición demócrata para el nuevo periodo presidencial corresponde a aumentar el número de migrantes que Estados Unidos recibe de países del Medio Oriente: “Everyone has a place, if you are willing to work hard, you doyour part, you contribute to the community[1].

Por su parte los republicanos consideran que es importante cerrar por completo la entrada de éstas nacionalidades al país e inclusive, promueven vigilancia “de ciudadanos hacia ciudadanos” para evitar situaciones terroristas dentro del país: “There is a problem, whether we like it or not. Muslims have to report the problems when they see them.”[2] Del banning total al extreme vetting. 

Llama la atención que con base en estas declaraciones podría interpretarse que está sugiriendo un modelo de seguridad comunitaria, donde la comunidad trabajaría vigilando a la misma población del país para evitar tragedias terroristas.

  1. Obamacare

La posición demócrata y la republicana se mantienen. Hillary considera que ciertamente existen detalles muy negativos en el Obamacare, sin embargo es una plataforma que puede ser mejorada con el fin de beneficiar a muchas personas en los Estados Unidos. Se evidencia una planificación y organización clara de la importancia que existe sobre la vida social y económica del país.

El principal argumento de Hillary se enfocó en los miles de ciudadanos que previo al Obamacare no contaban con seguro “when the obamacare passed it wasn’t just the 20 million people who got insurance who didn’t had it before (…) they tell me what have an insurance meant (…) I want very much to safe what works and is good about the Obama affordable care act.”[3] Se concluye entonces que el beneficio que las personas están recibiendo es más importante que el alto costo que representa para el país.

La posición republicana por su parte asevera tajantemente que el Obamacare es una política de salud que ha endeudado al país y debe ser cancelada cuanto antes. Propone regresar al modelo previo en el cual las empresas aseguradoras regulaban el mercado.

¿Y ahora? La más reciente encuesta realizada por CNN indica que el 57% de las personas encuestadas consideran que Hillary Clinton ganó el debate y el 34% restante que Donald Trump lo ganó. Desde la banquilla republicana, varios senadores del partido republicano han abandonado a su candidato e incluso se han realizado consultas sobre las posibilidades del partido para cambiar a su candidato.

Da la impresión de que el público en general ha quedado sumamente desconcertado con lo sucedido durante este segundo debate. Es claro que el respeto hacia el proceso político se ha perdido por completo e inclusive surge la duda de ¿si esto representa la realidad actual del país? Mientras tanto el mundo entero observa en vivo el ridículo que realiza esta potencia mundial.

Referencias Bibliográficas:

NBC. (2016-10-09) Hillary Clinton and Donald Trump second presidencial debate. Recuperado de https://www.youtube.com/watch?v=FRlI2SQ0Ueg.

[1] (Clinton, 2016)

[2] (Trump, 2016)

[3] (Clinton, 2016)

Deuda Indígena histórica ¿Se necesita más voluntad política?

Por María José Badilla
Asistente Técnico de FUNPADEM

El reconocimiento y la ratificación de varios instrumentos internacionales para la defensa de los derechos de los pueblos indígenas ha causado que los Estados tengan la obligatoriedad de abogar y respetar los derechos de la ciudadanía, sin importar raza, edad o género. La relevancia del ser humano y de valorarse como iguales ha sido una lucha constante a través de la historia.

Según datos de la UNICEF (2007) en Latinoamérica la población indígena oscila entre 45 y 50 millones de personas, que pertenecen a más de 400 grupos étnicos. En países como Guatemala, Bolivia y Ecuador, representa más del 40% de la población total y en otros como Costa Rica y Brasil, representa menos del 1% de la población total.

Aunque la población total indígena costarricense no represente porcentualmente una parte significativa de la población, aún los gobiernos no han sido capaces de satisfacer sus necesidades básicas  y la protección de sus derechos. Aún Costa Rica tiene una deuda histórica con los pueblos indígenas.

La realidad de los 24 territorios indígenas costarricenses es diversa. El correcto estudio de las necesidades básicas de los pueblos indígenas es esencial. Por ende, la consulta a los pueblos indígenas es vital para cubrir estas necesidades y crear políticas públicas en pro de la calidad de vida de estas personas.

Según el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) los Estados tienen la obligación de consultar a los pueblos indígenas cuando una decisión legislativa o administrativa puede afectarles directamente. Esta consulta debe ser previa, libre e informada. Sin embargo desde la rectificación de Costa Rica de este instrumentos internacional en el año 1993 no se cumple lo relativo a la consulta previa indígena del convenio, principalmente porque no se había construido  los procedimientos  de coordinación y aplicación:

“Al aplicar las disposiciones del presente Convenio, los gobiernos deberán: a) consultar a los pueblos interesados, mediante procedimientos apropiados y en particular a través de sus instituciones representativas, cada vez que se prevean medidas legislativas o administrativas susceptibles de afectarles directamente” (Art. 6 del Convenio 169 de OIT)

No obstante, el actual gobierno costarricense inició esfuerzos para construir ese mecanismo de coordinación y aplicación del Artículo 6 del Convenio 169, así como el empoderamiento político de estos pueblos indígenas. Los primeros pasos están contenidos en la directriz ejecutiva N 042-MP denominada “Construcción del Mecanismo de Consulta a Pueblos Indígenas”, donde se establece una plataforma de diálogo entre el Gobierno y los pueblos indígenas para elaborar un mecanismo nacional de consulta. Parece que la gran deuda de voluntad política ante asuntos indígenas de 23 años empieza a saldarse.

A pesar de las críticas que ha tenido el actual gobierno, este proceso es un gran atino a la dedicación, visión e inclusión de todos los habitantes de Costa Rica.

Bibliografía

Gobierno de Costa Rica (s.f) Preguntas frecuentes sobre consulta indígena. Consultado del sitio web:  http://www.consultaindigena.go.cr/preguntas-generales/

OIT. (1989, 06). Convenio sobre pueblos indígenas y tribales, 1989 . OIT. Consultado el día  30 de Setiembre del 2016, de http://www.ilo.org/wcmsp5/groups/public/@ed_norm/@normes/documents/publication/wcms_100910.pdf

UNICEF. (2007). Conocimientos y Percepciones de la población sobre Pueblos Indígenas en Costa Rica. Costa Rica: UNICEF-Costa Rica.

 

 

EL PRECIO DE LA PAZ: ¿PERDÓN O JUSTICIA? EL FIN DE 52 AÑOS DEL CONFLICTO ARMADO EN COLOMBIA

Por Diego Acuña
Pasante de FUNPADEM
Estudiante de Relaciones Internacionales de la Univeridad Nacional

El pasado 26 de septiembre se firmó el Acuerdo de Paz que pone fin a 52 años de guerra entre el gobierno de Colombia y las FARC. Un grandilocuente acto, una bala convertida de manera simbólica en pluma, 15 jefes de Estado y 250 víctimas de violencia, acompañaron la firma del Acuerdo en Cartagena que escindió sobre los discursos brindados del presidente Juan Manuel Santos y el líder de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), Rodrigo Londoño.

La guerra en Colombia, se gestó en un contexto de alta disconformidad en su población. Las desigualdades sociales, la tenencia desigual de la tierra (latifundios), y violaciones a los derechos básicos fueron algunos de los hechos que provocaron la toma de armas y por ende el inicio del conflicto armado en 1964.

A partir de este acontecimiento, varios actores se han visto involucrados. El gobierno, grupos paramilitares, guerrillas y empresarios han formado parte de esta guerra que ha marcado la historia no sólo del país, sino también del continente. Desde 1964, una inmensa cantidad de personas han sido afectadas por el conflicto de mayor durabilidad de América. La guerra ha dejado como consecuencia un total de 260.000 muertos, 45.000 desaparecidos y 6,9 millones de desplazados, secuelas que han mermado el bienestar político del país, y que ha calado directamente sobre su población.

Por ello, las palabras: “Las balas escribieron nuestro pasado, y la paz escribirá nuestro futuro” que presidieron el acto oficial en el que ambos representates firmaron con el “balígrafo” el acuerdo de paz, cobran una mayor relevancia. Cabe cuestionar si después de 52 años, la firma del acuerdo podrá subsanar las aún abiertas heridas de la sociedad colombiana, o si más bien las empeorará, continuando con el amplio trayecto de disenso y discordia -entre el gobierno y las FARC- que ha marcado la historia del país cediéndole un alto grado de incidencia política a su contraparte, ¿habrá sido fructífero el amplio proceso de negociación entre ambas partes?

Debemos juzgar este tipo de acontecimientos detrás de los lentes de la historia. De tal forma podremos observar que el referéndum de Sudáfrica (1992), finalizó con el sistema de apartheid implantado desde 1948, también que el Acuerdo del Viernes Santo -o Acuerdo de Belfast- en Irlanda del Norte (1998), dio fin a un largo conflicto religioso entre católicos y protestantes, y más recientemente, podremos juzgar de forma crítica la revocatoria de la Ley de Amnistía en El Salvador.

La firma del Acuerdo de Paz debe ser vista como un hito que ha provocado una ruptura en la amplia estructura de la coacción política y social que tanto ha afectado al país. Esto, debido a que sólo el tiempo podrá determinar la efectividad de los compromisos contraídos este 26 de septiembre. Visto de otra forma, se podrá caer en un anacrónico y precipitado juicio de valor.

No obstante, este Acuerdo solo será efectivo si el siguiente 2 de octubre los colombianos votan a favor de que se ratifique en un plebiscito. Para aprobar el acuerdo de paz, se requiere que 4,54 millones de personas (un 13% de los electores) voten por el “sí”, o por el contrario para que este se desapruebe, votando por el “no”. En un reciente sondeo realizado por la firma Cifras y Conceptos, un 54%  de las personas manifestaron que apoyarán la aprobación del Acuerdo, mientras que un 34% rechaza que se rectifique.

Es así, que los colombianos se enfrentarán a un referéndum en el cuál decidirán si se rectifica o no el Acuerdo de Paz. Como bien lo expresó, John Carlin, “con Justicia no hay paz”. En su artículo la población que opta por el “no” acusa a Santos de traicionar a los muertos, sin embargo hace una salvedad y bien expresa que “rechazar la justicia imperfecta de los acuerdos de paz y optar por la vuelta a la guerra significa traicionar a los vivos y a los que están por nacer.”  Existen dos caminos, el perdón, o la justicia. El primero de ellos, llevará a las personas colombianas a finalizar la ardua trayectoria que ha provocado el conflicto armado, perdonando todos los crímenes cometidos por las FARC. El segundo, implicaría la continuación del prolongado conflicto por más tiempo, sumando más víctimas a la ya ingente cantidad afectada, siendo evidente que los miembros del grupo armado no desean entregarse, ni cumplir penas por los crímenes que cometieron.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Agence France Presse. 2016. La paz con las FARC en Colombia abre una nueva era tras 52 años de guerra. Recuperado de: https://www.afp.com/es/noticias/17/la-paz-con-las-farc-en-colombia-abre-una-nueva-era-tras-52-anos-de-guerra

Carlin, J. (2016). Con justicia no hay paz. El País. España. Recuperado de: http://internacional.elpais.com/internacional/2016/09/21/actualidad/1474477860_540013.html

Centro Nacional de Memoria Histórica. 2014. Guerrilla y Población Civil. Colombia. Recuperado de: http://www.centrodememoriahistorica.gov.co/descargas/informes2013/farc/guerrilla-poblacion-civil.pdf

Costa Rica hasn’t used fossil fuels for energy since June: the most dangerously underappreciated news of the year

Por Arthur Howard Nelson
Pasante de FUNPADEM

A little over a week ago media outlets around the world reported that Costa Rica, a nation known for its lush and vast biodiversity, has not used fossil fuels for power since the first of June this year. According to analyses from the various sources which reported the achievement, Costa Rica accomplished this feat mostly because of its utilization of hydropower, an industry bolstered by high levels of rainfall. The development and use of sustainable energy is part of the country’s efforts to protect its natural wealth and become carbon- neutral by the year 2021.

Because of its preservationist policies, Costa Rica is considered by many world observers to be one of the greenest countries on the planet. And, as the effects of global climate change worsen, many global leaders, citizens and media have emphasized the dire importance of protecting the earth’s natural resources.

However, Costa Rica achieving over 150 days of independence from fossil fuels received an incredibly light amount of international recognition. Websites and a few online magazines wrote pieces about the achievement, but major international publications such as the New York Times, BBC and the Washington Post failed to even acknowledge what Costa Rica had done. The publications that did discuss it only briefly mentioned it, without going into much depth as to the particulars of the energy usage. Furthermore, world leaders and international organizations stayed mum.

This is peculiar, not only because the consensus of the global community has consistently understood the grave nature of the environmental crisis, but also because the story of Costa Rican use of sustainable energy is without doubt one of the most important occurrences of the year, if not the past decade. According to the Intergovernmental Panel on Climate Change, the United Nations and a multitude of think tanks and NGOs, the earth will not be able to sustain current rates of global fossil fuel usage. In fact, an analysis of climate change by the former organization found that if current usage continues, the world and its natural riches will reach a point of irreversible destruction by the year 2100, a time in which in effects will be on a “regional scale.”

Global climate change is thus the single greatest issue of our generation. It spans borders and politics, conflict and collaboration. Every country in the world will be incredibly adversely affected by the degradation of the earth’s natural environment in almost all aspects of life. It is for this reason that Costa Rica deserves much more praise and scrutiny from the international community for exclusively using sustainable resources.

The praise is for obvious reasons. Foremost, Costa Rica proved that attaining sustainability on a national scale is possible. As reflected in a piece written by Robert Bryce of Forbes, various political opinions and groups in every country have argued that transitioning from dependency on fossil fuels to the utilization of sustainable energy would be disastrous economically because of job loss, damages to metrics like GDP, and issues with distribution.

However, Costa Rica has experienced great financial success from investments in green technology. Because of federal incentives and an eager market, GDP per capita in Costa Rica has increased by 4.5% for the past 13 years. And, only 1.4% of Costa Rica’s population lives below the global poverty line. Costa Rica has undoubtedly been considered an economic success during its attempts at energy sustainability, demonstrating that green energy does not inherently affect a country’s economy in negative ways. Furthermore, 99.5% of Costa Rica’s population has access to electricity, clearly displaying the ridiculous nature of the assertion that running a country on sustainable energy would leave its population in the dark.

Costa Rica is clearly a model of economic and environmental success for the rest of the world. But while it is important to praise the achievements of the nation, it is just as vital to scrutinize them. For, meaningful progress and improvements are only made through the intense analysis of policies and their effects. While Costa Rica has enjoyed a level of great success, the country still has an incredible amount of work to accomplish. And, other countries of the world must have a deep knowledge of the environmental and economic conditions in Costa Rica to apply its achievements to their respective models.

Foremost, as Lindsay Fendt of The Guardian notes, Costa Rica’s ability to run on 90% hydropower is due to the consistent rainfall in the country. As Fendt discusses, this means that Costa Rica would not be having such success if it were in a time of drought as it was just months ago, and further that other countries with less rainfall would have difficulties replicating such a model. Costa Rica also only hosts approximately 200 clean energy vehicles, meaning that the country is still producing immense greenhouse gas pollution through residents’ use of cars, buses, motorcycles and other methods of transportation. Fendt also points out that Costa Rica is a relatively small nation, and a country with a larger area or population could find the transition to clean energy unattainable.

While the debate between the feasibility of certain types of clean energy in a country is completely merited, inaction and nonchalance surrounding global climate change is not. As a species, we must do what it takes to assure that our way of life does not destroy our communal home. The complete degradation of the earth’s natural environment, which as research suggests is inevitable with current fossil fuel usage rates, is morally repulsive and gravely damning.

So, no matter what specific methods or policies a country feels it can take to prevent such catastrophe, they must be heavily invested in the analysis of the problem and potential solutions. While many countries and populations have dedicated money to such causes, very few seem to have the passion required to make significant change. Costa Rica achieved more than 150 days of sustainable energy last week, but the international reaction to this beam of hope in a polluted world was disappointing. Media outlets failed to report it as anything more than a minor achievement or an interesting fact, and global leaders seem just as uninterested.

Costa Rica may be very different from every one of the world’s nations, but it undoubtedly proved that utilizing sustainable energy on a national scale is possible. Each country has different natural riches, but each has them nonetheless. Costa Rica’s monumental feat should inspire deep inquiry from each of the world’s populations to understand both the incredible achievement and ways in which they can apply Costa Rica’s policies to their own nations, towns and homes. If Costa Rican energy policies are not given such attention, the countries of the world will prove that they are not completely invested in halting mankind’s damage to the planet. This would be the gravest error ever experienced in the history of our species.

Sources

Bryce, R. (2010, May 11). The Real Problem with Renewables. Forbes.

Climate Change Synthesis Report. (2014). Intergovernmental Panel on Climate Change.

Costa Rica: A Leader in Sustainable Practice and Policy. (2016). United Nations Environment Programme

Costa Rica Unemployment Rates. (2016). Trading Economics.

Costa Rica. (2016). World Bank Data.

Fendt, L. (2015, March 30). The truth behind Costa Rica’s renewable energy. The Guardian.

Northrup, T. (2016). Costa Rica Has Only Used Renewable Energy For Electricity This Year. IFL Science.